Gastronomía de territorio

Lo que hay que comer en cualquier viaje a Toledo

Las tres culturas también están presentes en su gastronomía.

Influencias moriscas, sefarditas y cristianas, así es la cocina toledana. Una gastronomía mestiza marcada por las tradiciones, la caza y el pastoreo. Todo eso se puede percibir en cada uno de sus platos, en cada uno de sus bocados, y es que la historia, la cultura y la artesanía de Toledo van de la mano con su gastronomía. Estos productos y platos son los que no hay que perderse en cualquier viaje a la ciudad de las tres culturas.

1 / 7
Carcamusas

Guiso de ternera con verduras © iStock

1 / 7

Carcamusas

Posiblemente el plato típico toledano por excelencia sean las carcamusas. Una receta a base de un guiso de ternera o cerdo cortado en taquitos o desmenuzado que se guisa con salsa de tomate, jamón, chorizo y guisantes -aunque también hay quién le añade cebolla, zanahoria, patatas y otro tipo de verduras-. Además, no solo se encuentra en las cartas de los restaurantes, si no que en los bares también lo sirven como tapa de aperitivo.

El tesoro de La Mancha

Azafrán © iStock

2 / 7

El tesoro de La Mancha

El condimento español por excelencia es el azafrán, una de las joyas de esta tierra introducida por los musulmanes durante el Califato de Córdoba. El azafrán de esta zona cuenta -utilizado en multitud de recetas- cuenta con Indicación Geográfica Protegida, siendo la única especia con este reconocimiento a nivel nacional. Su precio lo determina su cultivo, recolección, tostado y envasado, una cadena de producción que al 100% se realiza de forma artesanal.

Perdiz a la toledana

© iStock

3 / 7

Perdiz a la toledana

La caza es una parte fundamental de la gastronomía en la provincia de Toledo, de ahí que uno de sus platos de más conocidos sea la perdiz a la toledana. Un plato muy sencillo, pero que se ha convertido en una de las recetas estrella de su cocina. Se trata de un estofado de perdiz que se hace a fuego lento sobre una base de ajo, cebolla y laurel a la que se añade vino, vinagre y hierbas aromáticas.

 

Oro verde

Aceite de oliva virgen extra © iStock

4 / 7

Oro verde

La variedad de aceitunas Cornicabra, cuyo cultivo se concentra en diversos municipios del valle del Tajo -incluyendo la provincia de Toledo-, es la oliva que ha llevado al aceite Montes de Toledo a contar con Denominación de Origen. Se trata de un aceite con mucho carácter, con tonalidades que van desde el dorado al verde intenso, y con un sabor intenso afrutado pero equilibrado con notas a manzana y almendra.

Cochifrito

© iStock

5 / 7

Cochifrito

Aunque este plato también es emblema de la cocina castellana, el cochifrito es considerada una receta típica toledana. Es un plato basado en taquitos de cochinillo frito con muchos ajitos, vinagre y especias que se suele servir acompañado de patatas fritas y pimientos. Un bocado crujiente por fuera y jugoso por dentro que hay que probar en cualquier viaje a Toledo.

Vino de la tierra

© iStock

6 / 7

Vino de la tierra

La Denominación de Origen La Mancha, en términos vitivinícolas, está considerada la mayor superficie de terreno y volumen de producción del mundo. Esto es así porque cuenta con 30.700 kilómetros cuadrados de extensión que agrupan 192 municipios de las diferentes provincias que forman parte de la comunidad.

Dulces a tutiplén

Diferentes tipos de mazapanes © iStock

7 / 7

Dulces a tutiplén

La mezcla de culturas que pasaron por la ciudad y la provincia de Toledo dejaron sus raíces, no solo en la arquitectura y el arte, también en la gastronomía. Por eso no sorprende la cantidad de elaboraciones que hay en esta zona a base de mazapán, siguiendo la misma receta que trajeron los musulmanes a España.

Las más conocidas son los mazapanes en sus diferentes versiones: las figuritas de mazapán, hechas artesanalmente una a una; las llamadas anguilas de mazapán, rellenas de cabello de ángel; las castañas, con forma de este fruto y cubiertas de una fina capa de chocolate; las empiñonadas, bolas de mazapán envueltas en piñones; o las pastas de almendra, elaboradas con mazapán, huevo y almendra.

Carcamusas