Más allá del hummus

Recetas para vegetarianos viajeros

Más allá del hummus, este recetario da la vuelta al mundo a través de los sabores más frescos de cada región.

Hoy mexicano, mañana tailandés y pasado italiano. Con infinidad de combinaciones gastronómicas, esta se ha convertido en una constante en muchos hogares. ¿Lo mejor? Que para dar la vuelta al mundo a través de la gastronomía no hace falta ir más allá del mercado. Y si se trata de platos vegetarianos, basta con una buena despensa de legumbres, especias y verduras. Este recetario es un homenaje a los platos vegetarianos que se cocinan alrededor del planeta, pero también un espacio en el que soñar con el paladar. Porque sí, al saborear se viaja. Si no que se lo digan a Proust y a su famosa magdalena recién horneada mojada en té.

Artículo relacionado

mesa

Veganeando

Cómo ser vegetariano y viajar feliz

1 / 6
Bruschetta

Foto: iStock

1 / 6

Bruschetta

Como los vegetarianos no solo basan sus tentempiés en el hummus, esta sencilla receta es un ejemplo perfecto para amenizar los mediodías y los atardeceres. No tiene mucho misterio, pero para los italianos no es solo un montadito con pan y tomate y, como toda receta, también tiene sus reglas. Estos últimos años ha irrumpido con fuerza a nivel internacional el spritz, una bebida originaria de la región italiana Friuli Venezia Giulia perfecta para acompañar la bruschetta. En Italia el aperitivo es cosa seria, y esta receta es una buena manera de iniciarse a este ritual para, a partir de aquí, lanzarse al gran mundo de los cicchetti.

INGREDIENTES

Barra de pan, tomate de rama, un diente de ajo, orégano, albahaca, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra.

RECETA

  1. Hacer dos cortes pequeños en forma de "x" en los tomates y escaldarlos en agua hirviendo durante unos 30 segundos. 
  2. Retirar la piel, cortar a dados, escurrir y quitar las semillas.
  3. Mezclar el tomate con el diente de ajo picado, hojas de albahaca picadas, una pizca de orégano, sal y pimienta negra al gusto y un chorrito de aceite. Dejar reposar unos minutos. 
  4. Cortar rebanadas de pan y tostarlo a la parrilla, en el horno o en la sartén hasta que quede crujiente.
  5. Servir el pan con la mezcla del tomate encima. 
Rösti de patatas

Foto: iStock

2 / 6

Rösti de patatas

También sin grandes complicaciones de preparación, el rösti es un básico en la cocina suiza. La patata es su base y, a pesar de que se suele mezclar con manteca, es perfectamente adaptable a un plato 100% vegetariano y está extendida la versión de cocinarla con aceite de oliva. En la actualidad, se consumen en gran parte de Europa y encuentra una versión similar en la gastronomía francesa y en la judía con el latkes. Su facilidad y versatilidad la convierten en una muy buena opción tanto para desayunar como para acompañar otros platos.

INGREDIENTES

2 patatas medianas, 1 cebolla, orégano, perejil, aceite de oliva, sal y pimienta.

RECETA

  1. Hervir las patatas enteras hasta que estén blandas. A continuación pelarlas y rallarlas.
  2.  Rallar la cebolla, agregar a la patata y añadir orégano, sal y pimienta.
  3.  Mezclar la masa, hacer bolas y aplastarlas en forma de hamburguesa fina.
  4.  Cocinar con aceite en la sartén 3 minutos por cada lado a fuego medio o en el horno 15 minutos a 200 grados.
  5.  Servir con perejil.
Dhal de lentejas rojas

Foto: iStock

3 / 6

Dahl de lentejas rojas

India es, de lejos, el país con más población que no come carne del mundo, con un 29%, según un estudio de The Green Revolution de Latern que recoge los datos del censo del Gobierno de la India. No es de extrañar, pues, que se recurra constantemente a este país asiático para cocinar platos 100% vegetales. Las famosas recetas de curry y masala se ven en varios recetarios con o sin carne; la clave siempre está en las especias. Otro de los platos más conocidos de este país es el dahl, el término sánscrito para denominar a las legumbres que se les ha retirado la piel. También es el nombre con el que se conoce a los platos que se preparan con ellas, como el dahl de lentejas rojas. Un acierto para aquellos a quién les guste el picante, aunque siempre se puede ajustar al gusto.

INGREDIENTES

250 gr. de lentejas rojas, 2 tomates maduros, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 2 cucharadas de aceite de oliva, 200 ml. de leche de coco, 1 cucharada de cúrcuma, 1 cucharadita de jengibre, 1 de comino y 1 de pimentón dulce, 1 rama de canela, sal, pimienta negra y cilantro.

RECETA

  1. Cocer las lentejas con abundante agua durante unos 20 minutos.
  2. Sofreír con el aceite de oliva la cebolla y los tomates finamente picados.
  3. Añadir el ajo picado, la pimienta, la cúrcuma, el comino, el pimentón y dejar cocinar dos minutos.
  4. Agregar las lentejas, la leche de coco, la rama de canela y sal al gusto.
  5. Cocinar 15 minutos hasta reducir la leche de coco.
  6. Emplatar y decorar con hojas de cilantro. 

 

Bibimbap

Photo by Jakub Kapusnak on Unsplash

4 / 6

Bibimbap

Este plato coreano no recibe la misma fama internacional que el ramen o el sushi de sus vecinos japoneses, pero bebe de ellos y su base de arroz lo convierte en un lienzo en blanco para crear infinidad de platos. Que sí, que el original lleva carne picada pero, ¿y qué? siempre se puede adaptar. Bibimbap significa "arroz mezclado" y consiste en un bol de arroz con un colorido mosaico de ingredientes que se pueden combinar al gusto. Y he aquí la cuestión: es el renombrado poké bowl que ha llenado Instagram de colores y postureo, pero en versión coreana. 

INGREDIENTES

100 gr. de arroz de grano corto por persona, 250 gr. de espinacas, 100 gr. de shiitake, 1 zanahoria, 1 calabacín, brotes de soja, alga guakame,1 huevo por plato (obviarlo para la versión vegana), sal, gochujang (puré de chiles) opcional y kimchi opcional. 

RECETA

  1. Saltear las espinacas, la zanahoria y el calabacín por separado con un poco de aceite y los shiitake con salsa de soja.
  2.  Hidratar las algas.
  3.  Cocer el arroz con agua salada.
  4.  Freír el huevo. Aclaración: La receta más tradicional se acompaña con una yema de huevo cruda, pero está muy extendida la versión elaborada con huevo frito.
  5.  Servir el arroz en un bol y decorar en forma de mosaico con las verduras, las setas, las algas, los brotes de soja y el huevo en medio.
  6. Opcional. Añadir salsa gouchang y acompañar con kimchi.
Chile sin carne

Foto: iStock

5 / 6

Chile sin carne

La versión vegetariana del chile con carne no tiene nada que envidiar a la receta tradicional. Una vez más, el secreto está en los condimentos. Con muchas variedades, se considera que este plato proviene de la conocida como cocina Tex-Mex, aunque hay muchas dudas respecto cuándo y dónde se originó. Venga de donde venga y se prepare de un modo u otro, está claro que el chile ha dado la vuelta al mundo por su carácter y por su sabor picante. En pleno siglo XXI, las versiones vegetarianas de este plato son infinitas y se pueden preparar con sustitutos de la carne como soja texturizada o sin ellos.

INGREDIENTES

1 bote de tomates enteros, 500 gr. de frijoles negros, 2 cucharadas de aceite, 1 cebolla, 1 pimiento rojo, 1 boniato, maíz, 1 cucharadita de comino, 1 de pimentón, 1 de perejil, 1 de orégano seco, 1 de guindilla o chile, 1/4 de pimienta, 1/4 de canela y sal.

RECETA

  1. Dejar en remojo los frijoles la noche anterior y cocer.
  2. Sofreír con aceite la cebolla, el ajo, el pimiento y el boniato troceados.
  3. Añadir las especias y la guindilla y cocinar unos minutos hasta que suelten el aroma.
  4. Verter los tomates enteros con su jugo y aplastarlos un poco con la cuchara.
  5. Añadir las judías y dejar cocinar otros 5 minutos extra. Remover para que no se pegue y agregar el maíz.
  6. Servir y decorar con perejil.
Picarones

Foto: iStock

6 / 6

Picarones

Como no podía ser de otra manera, este recetario termina con uno de esos postres que endulza cualquier mesa. Con base de harina, boniato y calabaza y al más puro estilo buñuelo pero en forma de aro, este dulce peruano es la estrella de las fiestas del país. Empezó a consumirse por influencia española tras su llegada y con el tiempo se extendió hacia Chile. El aroma de las especias y el dulzor de la miel de chancaca (de caña o panela) hace de este plato un acierto en cualquier mesa. 

INGREDIENTES

500 gr. harina de trigo, 25 gr. levadura fresca, 250 gr. calabaza, 250 gr. de boniato, 15 gr. de anís, 30 gr. de azúcar, canela, aceite de girasol y miel de caña.

RECETA

  1. Hervir durante 25 minutos la calabaza y el boniato sin piel y cortados.
  2. Triturar hasta crear un puré con el azúcar y el anís, verter la mitad en un bol con la harina y amasar.
  3. Verter la levadura en la otra mitad y dejar unos minutos para activar la levadura.
  4. Mezclar con el resto de la masa, trabajarla y dejarla reposar 12 horas.
  5. Transurrido el tiempo, hacer aros con la masa, calentar aceite en una sartén y freírlos unos 15 segundos.
  6. Emplatar, espolvorear con canela y disfrutar con miel.

Gastronomía

Recetas para vegetarianos viajeros

Compártelo