No solo tacos

El restaurante clandestino de Ciudad de México que sabe a hogar

Producto de temporada, platillos creativos y una ubicación tan bonita como secreta forman Esquina Común.

La chef Ana Dolores tiene muchos méritos a sus espaldas, pero no presume de ninguno. Para empezar, fue ella quien, como jefa de cocina, posicionó en lo alto de la gastronomía mexicana el restaurante Expendio de Maíz, llegando a ser nombrado, incluso, mejor nuevo bistró de la ciudad. Aquí, foodies y curiosos se daban cita para sentarse frente a una cocina abierta donde todo giraba en torno al maíz en mitad de un local de aspecto brutalista y merecida fama conseguida gracias al “boca a boca”. 

image00003

Foto: Lorena G. Díaz

clandestino

Cansada y un poco aturdida, la chef abandonó Expendio de Maíz cuando estaba en lo más alto ante una profunda necesidad de explorar su creatividad. Tras un tiempo de parón total, ella y su pareja, el madrileño (aunque nadie lo diría) Carlos Pérez-Puelles, dieron con el ingrediente secreto para continuar su carrera y hacer lo que más le gustaba: sorprender a los comensales a través de una cocina con otros sabores e ingredientes más allá del maíz. El resultado de toda esa inquietud se llama Esquina Común, un restaurante clandestino ubicado en el segundo piso de un precioso edificio de una calle repleta de árboles en colonia Roma donde se sirven platos de cocina mexicana, por supuesto, pero con influencias latinas provenientes, por ejemplo, de la gastronomía peruana.

En menos de un año, Esquina Común ha pasado de ser un proyecto para convertirse en el hogar en el que Ana Dolores siempre quiso recibir a sus amigos, familia, etc., donde los platos se cocinan con cariño y se sirven con autenticidad: ella decide, ella cocina (acompañada por su madre, Betty) y, por qué no, hasta acerca los platos a la mesa bajo la atenta mirada de Carlos, su pareja, jefe de este "salón" de la casa.

Esquina común

Cómo disfrutar de la experiencia

  1. Horario

    Esquina Común solo abre los fines de semana, de viernes a domingo.

  2. Reserva

    Es obligada y se hace a través del perfil en Instagram del restaurante (@esquinacomun).

  3. Ubicación exacta

    Horas antes de la comida o la cena, el comensal recibe un mensaje con la ubicación exacta del local.

Tu casa en Ciudad de México

Ana y Carlos tenían claro que querían un lugar donde tener la sensación de hogar. Lo encontraron en un precioso piso del distrito de Roma en el que todo anima, claro, a sentirse como en casa. El salón del apartamento es ahora el comedor del restaurante, que cuenta con una capacidad para 14 personas. Desde los suelos hasta el techo así como la propia decoración de la que Carlos, un apasionado de las antigüedades, se ha encargado personalmente, aportan un ambiente cálido, e incluso se pueden ver fotos familiares y objetos personales por todas partes.

image00001
Foto: Lorena G. Díaz

Con suculentos platillos alejados completamente de lo que la chef elaboraba en el anterior restaurante y cocinados en lo que era la propia cocina de la casa, completamente abierta al salón, el menú de Esquina Común cambia constantemente adaptándose a los productos de la temporada. Una cocina de autor que Ana Dolores eleva a los altares gastronómicos, sobre todo cuando entre dichos platillos se encuentran las croquetas de plátano macho rellenas de queso con chimichurri de hoja santa (recordando al estado de Veracruz de donde proviene parte de la familia de González Serrano); unos hongos de temporada con papa y fideos, una tostada colmada de 1001 lentejas y servida con cúrcuma, ensalada de zanahoria, durazno, pepino y coco; o la crema de pimiento rostizado, burrata, guanciale frito y durazno asado. Puro México, y puro hogar, servido en el plato.

image00006
Foto: Lorena G. Díaz