A la sombra, por favor

Restaurantes en Madrid para comerse julio

Cuando el calor aprieta, en la capital solo hay dos opciones, terraceo o interiores bien fresquitos.

Las azoteas de Madrid cotizan caro los meses de verano, igual que los restaurantes con cocina fresca, ligera y de temporada. Julio es un mes para disfrutar en la capital, en una ciudad un poquito más amplia para los que viven aquí de continuo -mientras el resto huye del asfalto-, y conocer de cerca espacios que hasta ahora eran imposibles de reservar. Rooftops como el del Círculo de Bellas Artes o Picalagartos en la categoría de terraceo, e interiores como Asian Army, para un viaje alrededor de un continente; Arallo Taberna, donde descubrir el producto de temporada gallego; Bar de Fuegos, una nueva apertura que pone sus ojos en la parrilla; o Treze, con su afamado menú del día.

1 / 6
Azotea del Circulo de Bellas Artes

© Azotea del Circulo de Bellas Artes

1 / 6

Azotea del Circulo de Bellas Artes

Posiblemente, la Azotea del Círculo de Bellas Artes sea una de las más increíbles de la capital, especialmente por sus vistas al atardecer y por la panorámica que se visualiza de toda la ciudad. Y es que, a 56 metros de altura, Madrid se visualiza de otra forma. Además, no es una azotea que solo abra al atardecer, si no que sus puertas acogen visitantes desde el desayuno o el brunch hasta bien entrada la noche, convirtiéndose en un lugar en el que disfrutar a cualquier hora del día.

Todas sus cartas, creadas para cada momento del día, han sido diseñadas por el chef del grupo Azotea, Manuel Berganza, considerado el chef español más joven en lograr una estrella Michelin fuera de España en el restaurante neoyorqueino Andanada 141, en el año 2014.

Recomendaciones: Boquerones marinados en vinagre de Jerez, torreznos de Soria crujientes, alcachofas asadas con queso manchego, coca de berenjenas, queso de cabra, rúcula y miel y steak tartar de solomillo con milhojas de patatas.
Precio medio: 40€.

Azotea del Circulo de Bellas Artes
Calle del Marqués de Casa Riera, 2.
https://www.azoteadelcirculo.com/

Bar de Fuegos

Bocadillo a la parrilla de panceta yakiniku © Bar de Fuegos, @mikeandvictor

2 / 6

Bar de Fuegos

Las parrillas de leña y carbón son las protagonistas de la propuesta gastronómica de Bar de Fuegos, el nuevo local que ha abierto sus puertas en pleno barrio de Chueca. A sus mandos está Mauricio Giovanini, un chef argentino con identidad propia, que combina un profundo conocimiento del producto con un gran manejo de los fuegos y la experiencia de la técnica ganada en Messina, un restaurante con estrella Michelin de Marbella.

Toda su carta, que está centrada en la parrilla desde los entrantes a los postres, fusiona la sencillez y complejidad de una técnica con productos y platos nada habituales. De ahí que sorprendan sus bocadillos a la parrilla, sus ensaladas de verduras asadas, sus currys a la brasa, los nems y, por supuesto, sus cortes de carne.

Recomendaciones: Chipá con tomatito semiseco, ensalada de coliflor asada, nems a la parrilla, curry de calamar a la brasa y bocadillo a la parrilla de panceta yakiniku. De postre, no puede faltar la piña asada o su plátano a la brasa con dulce de leche.
Precio medio: 35€.

Bar de Fuegos
Calle de Barbieri, 7.
https://www.bardefuegos.com/

Picalagartos Sky Bar & Restaurant

Vistas desde Picalagartos Sky Bar & Restaurant

3 / 6

Picalagartos Sky Bar & Restaurant

En las últimas plantas del Hotel NH Collection Gran Vía, con unas espectaculares vistas a una de las calles más fotografiadas de Madrid, se ubica un restaurante con rooftop al aire libre que hace las delicias de locales y visitantes: Picalagartos Sky Bar & Restaurant.

La última planta es una terraza 360° en la que disfrutar de las vistas de Madrid y de su atardecer con un vino o una copa en mano, mientras el restaurante -ubicado en la planta de abajo- cuenta con zona de terraza y otra interior para disfrutar de su gastronomía y unas vistas que quitan el hipo a los comensales.

Recomendaciones: Croquetas de queso azul y emulsión de membrillo, selección de embutidos -cecina de wagyu, morcilla patatera, lomo ibérico y paletilla ibérica-, tartar de atún rojo con yema de huevo de caserío y trufa. Y, como dulce, la torrija glaseada con yema, helado de leche fresca y leche ahumada.
Precio medio: 40€.

Picalagartos Sky Bar & Restaurant
Calle Gran Vía, 21.
https://www.picalagartos.com/

Arallo Taberna

Bocadillo de cigalas © Arallo Taberna

4 / 6

Arallo Taberna

En pleno centro de Madrid, en el barrio de Chueca, se encuentra una taberna gallega que a través de su cocina es capaz de trasladar al visitante a un viaje por su costa. Su cocina moderna, nada tiene que ver con la cocina tradicional gallega, pero sí bebe de ella. Ejemplo de ello son sus gyozas de cocido gallego -elaboradas con ropa vieja y servidas con el caldo que preparan en el restaurante La Molinera de Laín (Pontevedra)-, el sashimi de lubina con consomé de sus espinas o los chipirones a la parrilla japonesa con crema de brócoli. Su cocina, que se elabora al 100% con despensa gallega, se trabaja a través de técnicas vanguardistas e inspiraciones viajeras que mezclan la mejor materia prima con inspiraciones viajeras.

Recomendaciones: Para compartir las gyozas de cocido gallego, las croquetas-nigiri de corvina y salsa verde y el tartar de carabinero y gambón con emulsión de sus cabezas y encurtidos. Pero, sin duda alguna lo que no puede faltar es el bocata de cigala con mayonesa de ajo y kimuchi.
Precio medio: 35€.

Arallo Taberna
Calle Reina, 31.
www.arallotaberna.com

Asian Army

© Asian Army

5 / 6

Asian Army

En la planta baja del Mercado de Antón Martín hay una pequeña cantina asiática que es capaz de trasladarte a través de su cocina a un viaje por la Asia más auténtica. Sus dueños, que a penas hablan castellano, focalizan su carta en las elaboraciones del sudeste asiático con las que recorren a base de bocados algunas de las gastronomías más interesantes del continente. Tailandia, Vietnam, Indonesia, Malasia y Singapur son sus destinos predilectos y los lugares que guían los sabores de su carta.

Recomendaciones: Murtabak -unos bocados de la cocina típica callejera indonesa-, rollitos vietnamitas fritos, mie ayam happy -fideos de huevo con setas, verduras y pollo-, char kwat teow -fideos de arroz gruesos con verduras, pollo y albóndigas de pescado-. Y, como dulce, sus mochis de hoja de pandan y ube con helado de vainilla.
Precio medio: 23€.

Asian Army
Calle Santa Isabel, 5. Mercado de Antón Martín, planta baja.
www.asianarmymadrid.com

Treze

Guiso de morro de ternera y manita de cerdo con oreja de cochinillo crujiente © Treze

6 / 6

Treze

La cocina cinegética y de mercado son las estrellas de la cocina de Saúl Sanz en Treze. Un espacio con terraza en el que, en cada estación, las materias primas de temporada son el centro de las miradas, especialmente las verduras como las alcachofas, los espárragos, las habas y los puerros, las cuales pone en valor junto a otros productos como sus albóndigas de buey y cerdo ibérico, las mollejas de ternera, el arroz con conejo y verduritas o el ssam de faisán César style.

Otro de sus grandes atractivos es su menú de mediodía, considerado por muchos como uno de los mejores de la capital. Disponible de martes a jueves, este menú está formado por tres tapas, plato principal, bebida, pan y postre, se ha convertido en una de sus principales señas de identidad.

Recomendaciones: Alcachofas confitadas y ligeramente ahumadas, guiso de morro de ternera y manita de cerdo con oreja crujiente, salteado de vainas y verduras asadas a la brasa, sardina ahumada y pesto y focaccia de tomate y anchoas de Hondarribia. Como segundos no pueden faltar sus albóndigas de buey y cerdo ibérico, el pichón asado con gyozas y portobello o el costillar de corzo con chalotas y chirivía.
Precio medio: 40 €.

Treze
Calle General Pardiñas, 34.
https://trezerestaurante.com

Azotea del Circulo de Bellas Artes