Microguía gastro

La ruta perfecta para comer(se) Albacete

Desde una bodega histórica a uno de los restaurantes que está rompiendo moldes en la gastronomía española.

El mundo culinario albacetense no hace más que evolucionar hacia delante sin dejar de mirar al pasado. Los nuevos conceptos gastronómicos resurgen en la ciudad fusionando la alta gastronomía con la nouvelle cuisine al tiempo que los espacios históricos logran mantener su esencia del pasado. Bodegas, queserías, barras de tapas y restaurantes gastronómicos; la revolución culinaria de Albacete acaba de comenzar.

1 /4
Cocina manchega con técnicas francesas

Pato azulón en 3 servicios © Ababol

1 / 4

Cocina manchega con técnicas francesas

Con un mes de vida, Ababol acaba de llegar al centro de la ciudad para revolucionar la gastronomía albaceteña. En manos del joven cocinero Juan Monteagudo, natal de la capital, su propuesta se centra en la cocina tradicional manchega combinada con platos y técnicas provenientes del recetario francés, influencia de su pasado familiar galo y de su pasión por la nouvelle cuisine.

El producto de temporada, que proviene de su propio huerto y de proveedores de los alrededores, es donde el chef hace especial hincapié al tiempo que trabaja en recuperar algunos de los sabores franceses que se han ido perdiendo. Un local cuya carta combina lo aprendido entre ababoles, viñedos y llanuras manchegas con una historia de antepasados marcada por el exilio en Francia durante la Guerra Civil Española.

Ababol
Calle Calderón de la Barca, 14, 02002 Albacete, España.

Cañitas Maite

Foto: Cañitas MAite

2 / 4

La revolución gastro de la provincia

El pasado año el mundo gastronómico español se puso patas arriba de la mano de Javier Sanz y Juan Sahuquillo, dos jovencísimos cocineros que desde entonces han puesto en el mapa a Casas-Ibáñez, un pueblito de 4000 habitantes a 40 minutos de la capital, como un destino gastronómico obligado con su restaurante Cañitas Maite.

Los ganadores del premio Cocinero Revelación 2021 en Madrid Fusión, además del concurso a la Mejor Croqueta y al Mejor Escabeche, han creado una propuesta que se adapta a todos los públicos con una carta de barra basada en el tapeo informal pero gastronómico, una carta de producto muy enfocada a la cocina tradicional, a los arroces y a los pescados y carnes a la brasa y un menú degustación centrado en el producto de temporada con lo mejor de sus dos propuestas anteriores, combinando la alta gastronomía con el lado más divertido y canalla de su cocina.

Cañitas Maite
Calle Tomás Pérez Úbeda, 6, 02200 Casas-Ibáñez, Albacete, España.

Espacio histórico

© La Bodega de Serapio

3 / 4

Espacio histórico

En 1892 abrió sus puertas en pleno corazón de Albacete una bodega en donde se elaboraba vino en su interior. Un espacio ya histórico, de sobra conocido en la ciudad, que ha logrado mantener su esencia de antigua bodega con el paso del tiempo conservando elementos tan representativos como su fachada, las tinajas, el suelo original, el pozo e, incluso, su barra.

Esta bodega, convertida hoy en una de las más emblemáticas de Albacete, es el lugar donde encontrar más de 90 referencias de vinos nacionales procedentes de todas las regiones de España además de una carta de picoteo marcada por los ibéricos, los quesos y los productos del mar y de la huerta. Además, han logrado recuperar conceptos ya desaparecidos como el vino a granel extraído directamente de los depósitos y el descorche de botella. Para completar esta oferta, Bodega Serapio ha creado un calendario con actuaciones en directo, catas de vino y exposiciones de arte, para que todos sus clientes además de comer y beber bien, disfruten del ambiente de la bodega desde otro punto de vista. 

La Bodega de Serapio
Calle Méndez Núñez, 8, 02001 Albacete, España.

Experiencia quesera

© El Sueño del Quesero

4 / 4

Experiencia quesera

Cruzar la puerta de El Sueño del Quesero es acceder literalmente a una cámara de maduración de quesos en la que el intenso olor y el fresquito propio de una cueva lo inundan todo. Este concepto innovador de quesería mantiene el espacio a una temperatura de 10ºC y a una humedad que va entre el 70 y el 80%, con el objetivo de permitir que los quesos estén expuestos en el mostrador, y no tras una vitrina, dejando experimentar a los clientes las sensaciones que se viven en los lugares donde maduran los quesos.

Más de 100 clases de quesos llegados de diferentes puntos de España y del extranjero conforman un catálogo complicado para indecisos. Sin embargo, Juanra y Marisa lo hacen fácil, ayudando al cliente en la decisión de su compra en base a los gustos personales y dándoles a probar sus diferentes referencias. Y, además de quesos, vinos, cervezas artesanas, sidras, mermeladas, panes de todo tipo, frutos secos, membrillos o miel completan una oferta perfecta para armar en casa una tabla de quesos perfecta

El Sueño del Quesero
Calle Rosario, 58, 02003 Albacete, España

 

ababol