La mar salada... y su litoral

Salinas de Es Trenc, la alternativa salada a un día de playa en Mallorca

Visitar este complejo es sumergirse en los secretos de un producto gourmet que ha perpetuado una explotación milenaria.

El cabo de Salinas, la punta más meridional de la isla de Mallorca, ya da pistas con su nombre del tesoro natural de esta zona: la flor de sal de Es Trenc. Y aunque en verano la llamada de la playa sea irresistible, vale la pena detenerse a visitar estas salinas de producción ecológica y artesana, un espacio que invita a descubrir no solo el proceso de cosecha y el valor gastronómico, sino que permite observar más de 200 especies de aves acuáticas.

1 /6
shutterstock 1284820636. 2.500 años de historia

Foto: Shutterstock

1 / 6

2.500 años de historia

La actividad salinera en Mallorca empezó con los fenicios, en el siglo V a.C., y se mantuvo en forma de pequeñas parcelas familiares hasta el XIX, cuando las salinas de Es Trenc se abandonaron. En 1950 se retomó la explotación, de forma artesanal como se hace hoy, aunque con la ayuda de animales para cargar los cestos. Con la entrada del siglo XXI, las salinas de Es Trenc empezaron a cosechar la flor de sal, su producto estrella, y comenzaron a ver reconocida su calidad con sellos de garantía nacional e internacional.

IMG 0043. Todo por la flor de sal

Foto: Salinas de Es Trenc

2 / 6

Todo por la flor de sal

La flor de sal son los cristales que quedan en la superficie de la salmuera (agua con gran densidad de sal) que se acumula en los bancales por evaporación gracias a la acción del sol, el viento y la humedad ambiental. El agua llega directamente del mar a través de un canal, se distribuye por estanques interconectados y se evapora lentamente. El resultado es una capa salina que a primera vista parecen flores finas, líneas brillantes bajo el sol, como los cristales de nieve solo que estos granos no se diluyen al tacto, tienen una textura crujiente y aportan sabor a los platos. La flor de sal no se apelmaza, carece de olor y su sabor salino es más sutil que la sal corriente de mesa, por eso es tan apreciada en la gastronomía.

FLORDESAL-13-066. Cosecha todo el verano

Foto: Salinas de Es Trenc

3 / 6

Cosecha todo el verano

En las salinas de Es Trenc se cosecha de junio a septiembre, cada día y a mano. Con la ayuda de unos rastrillos se recoge la fina capa superficial. Esta se vierte en cestos de mimbre para que acaben de escurrir el agua y finalmente se extiende sobre mesas para que, bajo el sol del verano, acaben de secarse. Ver cómo se recolecta la flor de sal en las salinas de Es Trenc es una experiencia ideal para hacer en familia. Pequeños y mayores pueden probar a recoger los preciosos cristales de flor de sal, con el rastrillo y el sombrero de paja, por supuesto.

FLOR DE SAL SIN MOSCA.mp4.Imagen fija002. Unos estanques... ¿rosas?

Foto: Salinas de Es Trenc

4 / 6

Unos estanques... ¿rosas?

El paseo por las salinas se adentra en la cuadrícula de balsas de agua rojiza cubierta por una capa de sal. Se puede realizar de forma libre con la ayuda de una serie de paneles que explican el proceso de formación, la recolección, los utensilios que se usan y también curiosidades como la razón del color rojo del agua.

El causante es la artemia, un crustáceo que vive en aguas hipersalinas y que se alimenta de Dunaliella salina, una microalga que produce carotenoides y que es muy valiosa para la industria cosmética. La artemia salina, cargada de betacaroteno, alimenta a su vez a peces y aves que como los flamencos muestran un plumaje rosado al llegar a adultos.

El itinerario llega hasta una laguna en la que es posible ver muchas de las más de 200 especies de aves (residentes y migradoras) que frecuentan la zona. Unos carteles con dibujos permiten identificar los pájaros, algunos fáciles de reconocer como los flamencos.

133035019 4303717349656597 3091304022119117235 n. Con aroma a limón, chile o shitake

Foto: Flor de sal de Es Trenc

5 / 6

Con aroma a limón, chile o shitake

La última etapa de la visita a las salinas de Es Trenc debería ser la degustación de algún plato con su flor de sal, incluida en el Catálogo de Alimentos Tradicionales deIslas Baleares. En la tienda y cafetería los botes y latas de distintos tamaños y colores llenan los estantes. Hay flor de sal con especias, picante, ahumada, con limón y lavanda, con chile, azafrán, tomate, remolacha e incluso shitake. Chefs de la isla, del resto de España y también internacionales ya los han incluido en sus creaciones. Uno de los más entusiastas es José Cortés del restaurante Buscando el Norte de Palma, pero hay más: Carme Ruscalleda, Paolo Casagrande, Maca de Castro, Tomeu Caldentey o Ramon Freixa.

Los productos de la tienda contribuyen con dos entidades sin ánimo de lucro mallorquinas: Save the Med, dedicada a la protección de las áreas marinas de Baleares; y Hope Mallorca, entidad que ayuda a las familias en situación de riesgo económico a causa de la pandemia de la COVID-19.

iStock-1137828702. Todo en un parque natural, terrestre y marino

Foto: iStock

6 / 6

Todo en un parque natural, terrestre y marino

Las salinas de Es Trenc ocupan una tercera parte del humedal del Parque Natural Marítimo Terrestre Es Trenc Salobrar de Campos. Este nombre tan largo denomina una extensión de 1.441,06 hectáreas terrestres y 2.327,20 hectáreas marinas que abarcan playas con dunas, marismas y, bajo el agua, praderas de posidonia que alcanzan la isla de Cabrera, otra de las reservas naturales baleares más valiosas.

shutterstock 1284820636