El sándwich de la reina: así era la comida preferida de Isabel II en su 'afternoon tea'

Su chef en el Palacio de Buckingham desvela que siempre elegía el mismo tentempié.

La tradición de la hora del té es algo que siempre ha estado presente a lo largo de la historia en el Palacio de Windsor. Pero, ¿cómo se celebra el típico Afternoon Tea en palacio? ¿cómo lo tomaba la reina Isabel II? 

Dejando los lujos de Casa Real y palacio a un lado, Isabel II siempre fue una mujer sencilla y el mejor ejemplo es que durante más de 90 años, la reina de Inglaterra, siempre acompañó su té de las cinco de la tarde con un bocado que se puede preparar con facilidad en cualquier cocina. Lo desveló Darren McGrady, el chef personal de la reina Isabel, la princesa Diana y los príncipes William y Harry durante 15 años, quién cuenta con un vídeo en el que explica las recetas para recrear en casa el clásico té que se sirve en el Palacio de Buckingham. 

 

 

 

Té

La Reina Isabel II Compartiendo un té con el osito Paddington en una de las imágenes inolvidables del jubileo por sus 70 años como monarca. Foto: Cordon Press

Isabel II

El sándwich de la Reina

En palabras de McGrady, la reina Isabel II cada tarde acompañaba su té con un sándwich de pan, mantequilla y mermelada de fresa. Una merienda que la ha tomado desde que tenía cinco años. Y la mermelada no era cualquiera, si no que se trataba de una mermelada que preparaban con fresas escocesas recogidas de sus jardines del Castillo de Balmoral.

Esta pasión de la reina Isabel II por este sándwich quedó plasmada en el curioso vídeo de su Jubileo de Platino por sus 70 años de reinado, donde la Casa Real difundió un vídeo en el que la reina tomaba té con el oso Paddington, un popular personaje de ficción británico creado por Michael Bond en la década de los años 50.

Isabel II disfrutando del té en una imagen de archivo de 1999.

Foto: Cordon Press

El origen del afternoon tea como liturgia royal

Casada con el Rey Carlos II de Inglaterra, el origen de la popularidad del té en el país se le debe a la princesa Catalina de Braganza, procedente de Portugal, una gran amante de esta bebida infusionada. Ella fue la que, tras su boda en 1662, llevó desde su país natal hasta Inglaterra uno de los regalos que le hizo su padre: un cargamento de lujo que incluía té. Su pasión por la bebida hizo que, en cada una de las recepciones celebradas en palacio, ofreciese a las damas de la alta nobleza un té, poniéndolo de moda entre la las clases más altas.

Sin embargo, la tradición de la hora del té se le debe a la duquesa de Bedford, quién tras un pequeño susto a mitad de la tarde en el que sintió que se desplomaba, logró recuperarse gracias a una taza de té y a algo de picar. El haber conseguido recuperarse comiendo algo y bebiendo té, hizo que la duquesa comenzara a cogerlo como tradición y a reunir amigos en su casa para disfrutar en compañía de este té de la tarde acompañado de pasteles y sándwiches y haciéndolo llamar Afternoon Tea.

Artículo relacionado

cHAI TE

Un viaje sensorial a través del té

Geografía del té chai, la infusión más icónica y global de India