Gastronomía apóstata

Tel Aviv:
vegano (y) azul

Aquí la comida ejemplifica a la perfección el espíritu cosmopolita de una ciudad imposible de definir.

Tel Aviv es una joven ciudad asomada al Mediterráneo. Una esponja dentro de una burbuja. En su interior admite, admira y se apasiona con casi todo. Tiene esa curiosidad infantil que aspira a saber, conocer y aprender siempre un poco más. Una urbe moderna, ecléctica y gentrificada en la que proliferan hoteles, cafés y restaurantes. Su cocina picotea un poco de sus vecinos sin drama. En esa Colina de la Primavera que es Tel Aviv lo vegano es tendencia y pasarlo muy bien una ordenanza municipal. Su ambiente de noche, su fiesta del Orgullo Gay y ser sede de una nueva edición de Eurovisión son solos unas muestras que avalan las ganas de marcha de los telavivíes. Gente que intenta que la realidad de Israel no les defina.

1 / 12
Al principio fue un puerto

Photo by Shai Pal on Unsplash

1 / 12

Al principio fue un puerto

Antes de que crecieran como setas en Tel Aviv las casas estilo Bauhaus, escuela alemana que zarandeó el mundo del arte y la arquitectura del siglo XX, la población árabe que había se concentraba en la zona del puerto de Yafo. Con la construcción de Israel, un estado adolescente con 71 años de historia recién cumplidos, la ciudad hebrea pasó a denominarse Tel Aviv-Yafo. Hablábamos al principio de burbuja, de excepción, porque la ciudad parece pertenecer a otro país.

Caretas fuera

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

2 / 12

Caretas fuera

A primera vista, Tel Aviv es laica y relajada, nada que ver con la impresión que se tiene de Jerusalén, religiosa y tensa. Normal que la comunidad gay haya escogido a Tel Aviv como la ciudad en la que celebrar su desfile del Orgullo. Un evento al que el año pasado asistieron doscientas cincuenta mil personas, por algo es el destino gayfriendly por excelencia de los últimos años en el mundo. Antes del próximo desfile arcoíris, tendrá lugar en la ciudad una nueva edición de Eurovisión, acontecimiento en el que gobierno y población se han volcado. Pocas veces se tiene la oportunidad de ser el centro de todas las miradas dentro y fuera del país.

Un hummus para gobernarlos a todos

Foto: iStock

3 / 12

Un hummus para gobernarlos a todos

Si en Tel Aviv hay jarana, variedad de comida no falta. El Hummus (pasta de garbanzo), el falafel (bolas fritas de harina de garbanzo) y el batido de granada son la Santísima Trinidad de la gastronomía local. Bocados idolatrados por veganos y vegetarianos y del agrado, incluso, de carnívoros concienciados. Aunque estos últimos también pueden hincar el diente a un shawarma (carne de cordero asada).

Bauhaus gastronómico en Carmel

Foto: iStock

4 / 12

Bauhaus gastronómico en Carmel

Darse una vuelta por el mercado de Carmel computa como una práctica de la clase de teoría del color que impartía el profesor Wassily Kandinsky en la escuela de la Bauhaus (1922-33). En los puestos que dan vida a este espacio gastronómico callejero, las frutas, verduras y hortalizas están pintadas con los colores primarios. Que adopten las formas geométricas de un cuadrado, triángulo y un círculo depende de las gafas con las que estemos mirando. Entre el bullicio, los vendedores tratan de captar la atención de posibles compradores ofreciendo sus productos: quesos, pan, dulces, como el pastel de hojaldre, especias y zumos de frutas recién exprimidos.

Comer en Carmel

Photo by Nicole Baster on Unsplash

5 / 12

Comer en Carmel

En el mismo mercado o en las calles adyacentes, uno puede probar platos típicos de la zona en restaurantes internacionales y/o kosher (en los que se utilizan alimentos aptos, limpios, elaborados y servidos conforme a las leyes dietéticas del judaísmo. Por ejemplo, está prohibido comer cerdo y moluscos y tampoco se puede mezclar carne con derivados lácteos) o si lo prefiere puede tomar tranquilamente un café o té con el susurro frenético del Carmel de fondo.

¿A qué sabe el primer barrio judío lejos de Yafo?

Foto: Meshek Barzilay

6 / 12

¿A qué sabe el primer barrio judío lejos de Yafo?

En Neve Tzedek, el primer barrio judío que hubo fuera de la ciudad portuaria de Yafo, las calles son estrechas y los patios de las casas se esconden y dan sombra. Los bajos de sus edificios de corte oriental hoy están ocupados por cafés, pequeños talleres de artesanos locales y tiendas con encanto en las que venden desde ropa y accesorios hasta recuerdos con gusto. Callejeando, y con suerte, es posible que en tu camino te cruces con Meshek Barzilay.

De la granja a la mesa

Foto: Meshek Barzilay

7 / 12

De la granja a la mesa

Otra opción es ir alguno de los restaurantes veganos y vegetarianos que hay repartidos por la ciudad en los que la comida (sin gluten y cruda, en ocasiones) viaja de la granja a la mesa. Locales en los que tierra y productos frescos están conectados y arman menús orgánicos muy saludables. Cultivar y consumir es su lema. Se recomienda reservar si uno quiere pasar el viernes por la noche o a lo largo del sábado.

De huerto de lechugas a restaurante de referencia

Foto: Meshek Barzilay

8 / 12

De huerto de lechugas a restaurante de referencia

Un restaurante que en su origen fue un huerto de lechugas. Después de varias generaciones, el negocio continúa en plena forma. Aquí se viene a comer panqueques, pizzas veganas, thali indio, ensalada de coliflor asada y crujiente de fresa. Para beber no faltan los batidos verdes y si se quiere se puede desayunar.

No muy lejos de Rothschild

Foto: Bana

9 / 12

No muy lejos de Rothschild

Muy cerca del animado bulevar de Rothschild, en una calle que corta, se encuentra Bana. Un restaurante que basa su menú en las plantas. Sus dos cocineros, Dan Arvatz y Chanoch Shechter, hacen uso de todo su conocimiento para extraer lo mejor de los productos que da la tierra.

Entorno a Levinski

Foto: Opa

10 / 12

Entorno a Levinski

En los alrededores del mercado Levinsky están: Opa, una oda al reino vegetal hecha restaurante en el que solo se cocina con verduras, frutas y semillas. El Caffe Kaymak, mucho más informal que el anterior. Además de la comida vegana y vegetariana se puede disfrutar de la música en vivo los noches de los sábados. Nature Boys, restuarante de comida rápida vegana, no frita.

La vidilla entorno a Dizengoff

Foto: iStock

11 / 12

La vidilla entorno a Dizengoff

En la zona de mayor concentración de casas estilo Bauhaus, en los alrededores de la plaza Dizengoff, están: el Anastasia Café, sitio que también cuenta con una tienda que vende productos veganos envasados, y el Rainbow, otro restaurante de comida rápida vegana, donde los platos estrellas son las hamburguesas y brochetas de soja y champiñones y shawarma de tofu. En ambos las mascotas son bienvenidas. 

Fiebre del Sabbath noche

Photo by Avi Naim on Unsplash

12 / 12

Fiebre del Sabbath noche

A la hora de escoger las fechas para visitar Israel es importante tener en cuenta que el Shabbat es el día sagrado en el país y que, por tanto, es jornada de descanso y reunión familiar. No hay transporte público y la mayor parte de los negocios cierran. Tel Aviv es una excepción, luego es más fácil encontrar restaurantes y bares abiertos durante este día de la semana.

¿A qué sabe el primer barrio judío lejos de Yafo?

Tel Aviv:
vegano (y) azul

Compártelo