¡Vamos de vermut!

Cómo elevar el aperitivo casero al siguiente nivel

Ideas para un aperitivo "Do It Yourself" en el que todos los productos tienen una historia que contar.

No tiene porqué ser aburrido, ni escaso, ni apagado. El aperitivo puede ser lo que cada uno quiere que sea. Puede ser un picoteo que termine en comida o una comida de picoteo. La hora del vermut es para disfrutarla despacio, como la sobremesa, con buena conversación y mejores productos. Porque las mejores historias ocurren en torno a una mesa.

1 / 7
LA BASE DE TODO

© Bodegas Vegamar

1 / 7

LA BASE DE TODO

Uno de los requerimientos básicos de cualquier aperitivo es el vermut. Con gas o sin gas, dulce o seco, el vermut debe formar parte de la lista. Aunque suene raro, en Valencia se elabora un vermut artesano de hierbas aromáticas, las naranjas de la tierra y flores de diversas procedencias, con un toque a canela, que envejece en toneles de roble americano para conseguir una elegancia y complejidad única. Se llama ¡Oh lala! y lo produce Bodegas Vegamar en el Alto Turia de Valencia. Un trago con el que han logrado transmitir para el aperitivo los aromas de la serranía valencia.

TOMA PAN Y MOJA

Pan de queso azul, Edam y semicurado © Levaduramadre

2 / 7

TOMA PAN Y MOJA

Los panarras entenderán la importancia de este elemento en la mesa. Un buen pan puede hacer que una comida se torne al siguiente nivel o, en cambio, termine por perder puntos. El pan dice mucho del lugar en el que comes y de la comida que vendrá después. Es el preludio de la tragedia, como ese documental de David Hart, o la antesala de la comida perfecta. Si hay que elegir un pan que sea el de Levaduramadre. Panes de vino, nueces y pasas; queso azul, Edam y semicurado; chocolate y naranja; o algunos más vistos como los de aceitunas, cebolla, maíz, centeno o espelta.

UNA NUEVA ADICCIÓN

© Nutnut

3 / 7

UNA NUEVA ADICCIÓN

Los amantes de los frutos secos tienen un lugar al que peregrinar. Un espacio en el que los frutos secos son el centro de todas las miradas. Se llama Nutnut y se trata de una boutique de frutos secos en el que cualquiera es feliz en su interior. Es un viaje a través de los sentidos en el que la sorpresa está asegurada. Su producto se trae de los mejores productores del mundo entero y se tuestan y hornean a la forma tradicional libanesa en sus propios hornos. Pero no sólo los ofrecen crudos, también tostados, con cobertura de sabores salados -ahumados, BBQ, limón & pimienta, con wasabi, con queso manchego curado o con chili- y con cobertura de sabores dulces -bañado en chocolate con leche y jengibre, en tiramisú, en chocolate con leche, chocolate negro o un mix-. Además de en su propia tienda, sus productos se pueden comprar en el Club del Gourmet de El Corte Inglés.

SABORES DIFERENTES

© Lolea

4 / 7

SABORES DIFERENTES

Para los que no sean de vermut, las sangrías de Lolea son un tiro al blanco. Son la bebida que te traslada de un brinco directamente al verano, a la playa y al chiringuito. Y no, no es una sangría cualquiera. Su elaboración es artesana, combina fruta y vino con un toque frizzante y la hay tinta, blanca, brut y rosé. Cada una con sus diferentes matices y en diferentes versiones: para los amantes del dulce, para los que lo prefieren algo más seco y para quienes buscan una bebida frutal, picante y ecológica.

EL PUNTO CRUNCHY

© Bonilla a la Vista

5 / 7

EL PUNTO CRUNCHY

Tras aparecer en Parásitos -el film coreano ganador del Óscar a la Mejor Película de 2020-, las patatas fritas Bonilla a la Vista están conquistando el mundo. Corea se ha vuelto loca y los encargos desde ese país no paran de crecer. De ahí que sea uno de los must de este aperitivo. Su origen es gallego y, aunque se comercializan en bolsas, las latas de medio kilo son las que más triunfan. De hecho, gracias a la película, han empezado a comercializar latas de 275 gramos en exclusiva para sus clientes de corea del Sur.

UN POCO DE SUR PARA…

© iStock

6 / 7

UN POCO DE SUR PARA…

… No perder el norte. O para tener la excusa perfecta de probar las aceitunas aloreñas de Málaga, uno de los productos típicos dentro de la gastronomía malagueña. Se trata de un tipo de aceituna muy especial, con Denominación de Origen Protegida, que se aliña con plantas aromáticas propias de la comarca como el tomillo y el hinojo y trocitos de pimiento rojo y ajo.

DE LO MEJOR DE ESPAÑA

© Quesería Cultivo

7 / 7

DE LO MEJOR DE ESPAÑA

Nunca puede faltar un queso en un buen aperitivo y Quesería Cultivo eso lo pone fácil. A través de la venta online se puede comprar cada uno de sus productos. Solo hay que entrar y elegir en función de si lo que buscas es una pasta blanda, una corteza lavada, queso azul, fresco, torta, hecho con leche de cabra, vaca u oveja… Las propuestas que ofertan son seleccionadas cuidadosamente, provienen de productores artesanos -la mayoría nacionales- a los que conocen de primera mano y han ido a visitar. Además, en su web también tienen la posibilidad de comprar las tablas de quesos, mantequillas, yogures ecológicos y leche fresca. Toda una delicia para los fans de los lácteos.

LA BASE DE TODO

Cómo elevar el aperitivo casero al siguiente nivel

Compártelo