Todo al verde

Viaje a Vuurtoreneiland, la isla-restaurante sostenible de Ámsterdam

Las estaciones rigen la ubicación de la experiencia culinaria más exclusiva de la capital neerlandesa.

Frente al pequeño pueblo de Durgerdam, perteneciente a Ámsterdam y tan solo a siete kilómetros de su centro, se halla una pequeña isla que alberga el único faro en pie de la capital y un restaurante que supone toda una experiencia en un paraje natural protegido. Vuurtoreneiland se encuentra en el lago IJsselmeer, dentro de las Líneas de agua de defensa holandesas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad, y ahora comparte nombre con el restaurante, que ocupa dos ubicaciones diferentes en invierno y en verano.

Para acceder a la isla es obligatorio reservar en el local. El histórico barco IJveer XIII se encarga de recoger a los comensales en el embarcadero frente al Hotel Lloyd y navegar durante una hora hasta Vuurtoreneiland, donde vivirán una de las experiencias culinarias más exclusivas y auténticas de la capital.

1 /4
1240-2. Una isla patrimonial

Vuurtoreneiland

1 / 4

Una isla patrimonial

Entre ovejas y patos en libertad y un entorno lleno de luz y silencio, la isla devuelve la imagen de un lugar verde y casi desierto. En ella, además del embarcadero y una pequeña casa, se encuentra el faro, de principios del siglo XVIII, y un fuerte militar. Tras la marcha del último farero y de una pareja de biólogos, el lugar quedó al amparo de la naturaleza. Hace unos años, la capital de los Países Bajos decidió darle una nueva vida, y tras organizar un concurso de proyectos, el del restaurante Vuurtoreneiland resultó ganador. Para respetar al máximo la reserva, el negocio utiliza tecnología inteligente, placas solares, bomba de calor y depuradora de aguas.

6f03c43364a0ed2364b1d9635270d605. Cocina sostenible

Vuurtoreneiland

2 / 4

Cocina sostenible

El chef Sander Overeinder es el encargado de preparar, junto a su equipo, un menú cerrado de seis platos con posible maridaje de vinos o de zumos, kéfir y kombuchas. La oferta, que varía cada mes, enfatiza mucho las verduras, pero también cuenta con carne y pescado y sigue la filosofía “de cabeza a cola”, en la que no se desperdicia nada. Los ingredientes, que provienen de productores de la zona y de temporada, se cocinan con técnicas artesanales, como el fuego abierto o el horno de leña, y entre plato y plato hay espacio para compartir y conversar.

516A7296alt web-scaled. Restaurante de verano

Vuurtoreneiland

3 / 4

Restaurante de verano

En el centro de la isla, se erige desde hace no mucho una estructura similar a un invernadero, de paredes acristalados y salpicado de mesas. Es el restaurante de verano de Vuurtoreneiland, abierto desde mediados de mayo hasta septiembre, donde se sirve la comida durante los meses donde el clima es más benigno en la capital. Comer bajo la tormenta o cenar mientras atardece se convierte en todo un espectáculo en este recinto donde cada servicio es único. La buena temperatura permite también dar una vuelta a la isla y explorar sus rincones tras degustar sus platos para redondear la experiencia.

Vuurtoreneiland Winter Annelore W. Restaurante de invierno

Vuurtoreneiland

4 / 4

Restaurante de invierno

En los meses más fríos, de octubre a mediados de mayo, el invernadero se cierra y el restaurante se traslada a uno de los fuertes que protegieron a los holandeses del ataque prusiano y que fueron rehabilitados para poder ubicar el espacio culinario. En él, la intimidad y la calidez de la piedra y el calor de la chimenea se ven reforzados por guisos reparadores, carnes a la parrilla y sabores ahumados en ese ambiente hogareño que el frío suele atraer. Los más valientes pueden sentarse alrededor de una hoguera, en el exterior, o admirar el silencio que trae el invierno a este paraje tan bello como solitario.

1240-2