Lavado de cara

Ámsterdam planea trasladar el Barrio Rojo

La ciudad busca un modelo turístico más sostenible y evitar la masificación de grupos en el centro.

La pregunta es fácil: qué le viene a alguien a la mente cuando le preguntan por Ámsterdam. La respuesta suele incluir: museos -el Rijksmuseum o el Van Gogh, por ejemplo-, las bicicletas -de paseo, con su cesta, o urbanas sin frenos-, los tulipanes -de cuántos colores hay-, los canales -por supuesto-, los gofres -con o sin chocolate- y, claro, luego también están los coffee shops y el famoso Barrio Rojo, aquello que forma parte de la tradición holandesa más tolerante… Pues bien, algunas cosas están a punto de cambiar.

1 / 4
iStock-868776864. Ámsterdam

Foto: iStock

1 / 4

¿Otro turismo es posible?

Todo viene porque desde hace un tiempo para aquí, el Ayuntamiento de Ámsterdam quiere que visiten la ciudad otro tipo de turistas, más interesados en los canales y menos en lo expuesto en las populares vitrinas del Barrio Rojo. El cambio viene encabezado por Femke Halsema, exlíder del Partido Verde nacional y ahora alcaldesa. Se ha impuesto como objetivo principal recuperar el centro de la ciudad, sobre todo, el De Wallen, las calles estrechas que rodean los muelles del centro, zona histórica de prostitución. De momento ya ha conseguido el voto a favor de la mayoría de los grupos políticos.

iStock-458269153. Ámsterdam y el barrio rojo

Foto: iStock

2 / 4

El sexo dejó de ser sexy

Según anunció el ayuntamiento de la ciudad, el Barrio Rojo ya no estará lleno de prostitutas en escaparates. Es decir, que dentro de poco dejará de ser rojo. No es que se pretenda correr una fina cortina de tabú sobre el trabajo más antiguo de la historia, sino que opinan que el espectáculo sexual en el que se ha convertido el barrio no es que sea una imagen muy de este siglo. Además, muchas de las trabajadoras se habían quejado ya de que los mirones las trataban como fenómenos circenses y de que los enormes grupos de tours complicaban en exceso un mercadeo que acostumbra a hacerse fuera de la vista de de los curiosos. 

La solución parece pasar por un traslado masivo a un complejo erótico a las afueras que, según explicó el propio Ayuntamiento, contará con varios pisos, salones y habitaciones que darán a un patio interior para la máxima intimidad. Se ofrecerán los mismos servicios que en el Barrio Rojo pero en un espacio controlado: restaurantes, peluquerías, salas de cine porno, sex shops y cafeterías. Para facilitar el desplazamiento hasta el nuevo lugar se está estudiando crear una línea de transporte público.

 
iStock-528895816. Coffee shops

Foto: iStock

3 / 4

"Dicen que aquí no podemos hacerlo”

Eso es lo que decía la letra de una canción de Los Rodriguez, que podían ir sin documentos, pero nunca les faltó entretenimiento para el camino. Y eso es lo que podrán cantar ahora también los visitantes de Ámsterdam cuando descubran que se va a restringir el acceso de los no residentes a los 'coffee shops' de cannabis.

La alcaldesa, Femke Halsema ha propuesto introducir el “criterio de residente” por el cual solo los locales podrán utilizar estos populares establecimientos. En la actualidad, pese a que los ‘coffee shops’ se habían reducido en un número considerable, aún seguían atrayendo a un gran número de turistas. Es precisamente el tipo de turista que ahora la ciudad quiere mantener a distancia.

 
iStock-842153010. Pedaleando por Ámsterdam

Foto: iStock

4 / 4

En definitiva: el gran reset de Ámsterdam

Estas dos medidas no son globos sonda, sino que confluyen en una línea que parece bien marcada y que busca regenerar el tipo de turismo que ha estado llegando hasta ahora a la ciudad. Ya en 2018, Ámsterdam comenzó a plantar cara al exceso de consumo de alcohol en las calles del Barrio Rojo. Las nuevas regularizaciones prosiguieron, tratando de controlar los tours por el centro, en cuanto a horarios posibles, frecuencia y número de asistentes. También se limitó el alquiler turístico en tres barrios céntricos y se ha reducido la promoción de los lugares visitados de forma más masiva para diversificar la movilidad de los visitantes. 

 

iStock-458269153

Compártelo