Cuestionario en modo avión

Aritz Moreno: "La comida japonesa es la mejor del mundo y eso que soy vasco"

El director debuta con una de las películas más fascinantes del año, ‘Ventajas de viajar en tren’. Mejor excusa para compartir aventuras, imposible.

Aritz Moreno (San Sebastián, 1980) debuta en la dirección con la sofisticada y demencial Ventajas de viajar en tren, basada en la excepcional novela de Antonio Orejudo. Este valiente thriller, una de las sorpresas del año del cine español, está protagonizado por un gran reparto, formado por Luis Tosar, Pilar Castro, Ernesto Alterio, Belén Cuesta, Quim Gutiérrez y Macarena García, entre otros. La trama arranca en un tren, con el encuentro casual entre dos de los personajes, lo que desencadenará la rocambolesca peripecia. De viajes, eso sí, menos inquietantes que los de esta ficción, habla Aritz Moreno, un apasionado de Japón y amante de la buena mesa, que no duda en hacer la maleta siempre que puede.

Aritz Moreno, director de Ventajas de viajar en tren

Foto: David Herranz

Aritz Moreno, director de Ventajas de viajar en tren

Siendo de Donosti, te sientes más identificado con el norte, ¿no?

En efecto, soy más de mar, de costa… pienso en Donosti. El norte me sugiere frío, lluvia y buena comida. Podría estar horas hablando de la excepcional gastronomía que tenemos en el norte. Para el que no haya estado en San Sebastián recomiendo el mejor local de pintxos, que es el Borda Berri (Fermín Calbetón, 12). Para comer está el bar Nestor (Arrandegi, 11), y si quieres chuleta, el Ganbara (San Jerónimo, 19). Otro esencial en mi lista sería el restaurante Kokotxa (Campanario, 11), imprescindible.

Y el sur, ¿qué te sugiere entonces?

Me inspira diversión, especialmente, Andalucía. Aunque he de reconocer que conozco más bien muy poco. He estado solo en Sevilla y Almería, pero me apetecería descubrir más ciudades, como Cádiz y Granada. Tengo muchas ganas de mirar al sur.

Y si hablamos de este y oeste, ¿con cuál te quedas?

El oeste me intimida más, no sé por qué. Me quedo con el este, y, en concreto, con Japón. Suelo ir mucho para allá. Es curioso porque cada vez que viajo allí tengo la sensación de que vuelvo a casa. Como que vivo allí y aquí, en España, estoy de trabajo. Es muy extraño.

¿Qué es lo que te seduce más del país nipón?

La primera vez que fui fue en 2013 y, desde entonces, siempre me ha atraído Japón. No sabría explicarte el motivo. Me flipa estéticamente, esa mezcla entre lo industrial y futurista con lo más tradicional. Me gusta cómo viven, es todo muy conveniente, muy cómodo. Me siento muy a gusto. Y, por supuesto, me encanta la comida. Para mí la comida japonesa es la mejor del mundo y eso que soy vasco.

Japón me flipa estéticamente, esa mezcla entre lo industrial y futurista con lo más tradicional.

Entre tus prioridades, ¿qué importancia le das a viajar?

Lo que más me gusta es viajar, con eso te lo digo todo. Viajando descubres muchas cosas y, sobre todo, aprendes. Me encanta comer, así que mi principal objetivo es probar la cocina allí adonde voy. Me encanta descubrir esta clase de cosas, y también gente nueva.

VDVET

Aritz Moreno y Luís Tosar en el rodaje de Ventajas de viajar en tren 

¿Qué tipo de viaje propones en tu película?

Es un viaje, sobre todo, intenso. De mucho movimiento, con turbulencias (risas).

Parafraseando el nombre del filme, ¿cuáles crees que son las ventajas “reales” de viajar en tren?

Viajo mucho en tren. No tengo carnet de conducir, así que las ventajas de viajar en tren son todas. Me siento y me olvido. Puedo leer, ver películas, voy más relajado.

¿Has pensado cómo sería la reacción de los pasajeros de un tren si pusieran tu película?

No creo que la pongan (risas), pero si algún día la emiten no me iría a la cafetería, al contrario, me quedaría mirando las caras de los pasajeros para comprobar sus reacciones.

Si algún día emiten la película en el tren me quedaría mirando las caras de los pasajeros para comprobar sus reacciones.

Siempre se dice que rodar en el interior de un vagón es muy complicado, ¿lo fue?

Sí. Planificar dentro de un tren era complicado por el espacio, sobre todo a la hora de poner la cámara. Significa que tienes que desmontar el tren y ocupar el espacio de los asientos. Resulta engorroso y muy lento.

¿En qué películas te inspiraste –o recomendarías– ambientadas en un tren?

Me vi películas muy diferentes, desde El pasajero, con Liam Neeson, que está muy bien rodada, a Código fuente, con Jake Gyllenhaal. Me flipa especialmente Breve encuentro, de David Lean, mi director favorito. Y de Alfred Hitchcock, la clásica Extraños en un tren. Añadiría El secreto de sus ojos porque comienza en una estación de tren.

Hablando de estaciones, ¿hay alguna que te haya impactado?

Nunca olvidaré la estación Gare du Nord en París. Es espectacular, a nivel de cine es muy referencial. Allí rodé una especie de videoclip documental un poco raro (risas).

Aritz Moreno, director de Ventajas de viajar en tren

Aritz Moreno, director de Ventajas de viajar en tren 

Echando la vista atrás, ¿cómo recuerdas tus primeros viajes?

Éramos una familia de viajar en coche, a la Rioja, al pueblo, en verano. Mis mejores recuerdos no son tanto del viaje en sí como cuando llegaba al sitio nuevo, el poder recorrerlo y descubrirlo por primera vez.

¿Y alguna escapada adolescente memorable?

La primera vez que fui a Londres con los amigos. Tocaban los Black Keys, un grupo que me gusta mucho. Nos juntamos cuatro colegas y nos fuimos para Londres a verlos. Este tipo de viajes me gustan también mucho. Nos quedamos un par de días recorriendo la ciudad.

¿Eres de los que te llevas algo de recuerdo de cada ciudad a la que vas, un imán, una postal…?

Yo suelo comprarme siempre ropa allá donde voy. Encuentro cositas majas, me gusta pensar en la ropa como un souvenir. Ir andando por la ciudad pero llevar unos zapatos que me recuerdan a otro lugar. Ahora voy vestido cien por cien de Japón, todo (risas).

Me gusta ir andando por la ciudad pero llevar unos zapatos que me recuerdan a otro lugar.

¿Ahora se viaja mejor o peor que antes?

Creo que se viaja mejor. Se está más cómodo, ha mejorado todo, aunque nos podemos pasar de vueltas porque en los aviones ahora hay mucha más gente y los asientos son cada vez más estrechitos, estamos ya en el límite.

¿Sueles compartir imágenes de tus viajes en redes sociales?

No tengo redes sociales, soy un poco vago. Me da un poco de pena que por culpa de alguna foto en Instagram se explote una zona hasta ese momento desconocida. Y, especialmente, la gente que viaja a través del móvil. No me sale.

¿Cuál ha sido tu último destino y cuál será el próximo?

Hace dos días estaba en Tokio. Presenté la película en japonés, idioma que hablo un poquito. Ya ha sido mi cuarta vez. Pero he de confesarte que las ciudades grandes como Tokio me angustian un poco. En dos semanas vuelvo, me voy de vacaciones, y ya será mi novena vez en Japón. Mi mujer es japonesa y solemos quedarnos en su ciudad, Okayama, que es pequeñita, una especie de San Sebastián nipón. Se come increíble. Lo que no tiene en común con Donosti es que siempre hace sol. Estoy muy tranquilo, cogemos el coche y nos movemos por la zona. Para mí viajar allí es un privilegio.

Seguir Viajando

Actualidad

Compártelo