‘Venice in Oil’

Banksy irrumpe en Venecia

El famoso grafitero se cuela en la Bienal de Venecia para criticar el turismo de masas.

Venecia

Sí, Banksy ha estado paseándose por Venecia, camuflado entre las hordas de turistas. Hace pocos días, apareció un mural en el barrio de Dorsoduro: un niño, parece un migrante de tantos que cruzan el Mediterráneo, con un chaleco salvavidas y sosteniendo lo que parece ser una bengala rosa. No tardaron los gondoleros en ver el potencial y comenzaron a improvisar rutas hasta el que afirmaban que era un Banksy auténtico. La verdad es que la temática y el estilo así parecía confirmarlo.

Banksy-venice

¿Eso es un Banksy?

Foto: iStock

Lo cierto es que el de Bristol aún no ha reconocido la autoría subiendo la obra en sus redes sociales, pero lo que ha hecho ha sido aún más revolucionario. El artista anónimo más famoso del mundo acaba de subir a Instagram un vídeo confirmando, al menos, que sí, que ha estado en Venecia coincidiendo con las primeras semanas de la Bienal.

Banksy y el 'Tourist go home'

En el vídeo, que ha subido con el mensaje "Preparando mi puesto en la Bienal de Venecia", aparece supuestamente él, disfrazado con una gabardina, bufanda y sombrero. Se ve cómo va exponiendo algunos lienzos en un puesto callejero típico de la Plaza de San Marcos de Venecia. Una vez ordenados los lienzos, se ve la imagen de un gigantesco crucero en el canal, con gran desconcierto de los gondoleros que salen a su paso. En un cartel se puede leer el título de la obra: "Venice in oil".

Banksy-venecia

¿Ese señor es Banksy?

Foto: API

La lectura es clara. Banksy se suma a las críticas contra la masificación turística y sus aspectos más negativos, y escoge Venecia por dos motivos: porque la ciudad de los canales representa todos los males del turismo y porque la Bienal es un foco mediático internacional. Allí donde va, sabe destacar.

Al final del vídeo se observa cómo la policía le pide que retire su puesto callejero porque no tiene permiso para ocupar la plaza. El misterioso personaje recoge y se le ve de espaldas arrastrando su carrito. Se despide con una frase lapidaria: “A pesar de ser el evento artístico más grande y prestigioso del mundo, por alguna razón nunca he sido invitado”.

Compártelo