Tres países en familia

De Barcelona a Elba en coche... ¡y con niños!

Un road trip marcado por unos paisajes imponentes, unos pueblos de encanto y un final inesperado.

Planificar un viaje de estas características por estas carreteras tan estimulantes ofrece infinitas opciones. No obstante, aquí van unas cuantas propuestas adecuadas también para disfrutar en familia.

1 / 9

Foto: Sandra Domènech

1 / 9

De Barcelona a Ardèche (465 km)... con parada en Gruissan

La distancia entre ambos destinos es asumible, pero hay que tomarse el trayecto con calma para disfrutar de todo lo que ofrece la ruta. A unas 3 horas de Barcelona se encuentran las salinas de la isla Saint-Martin, en Gruissan, en el corazón del Parque Natural Regional de Narbonnaise donde el paisaje se vuelve casi extraterrestre y muy fotogénico. El restaurante de las salinas, La Cambuse du Saunier, es un descubrimiento gastronómico donde degustar unas espectaculares ostras antes de continuar el camino.

Foto: iStock

2 / 9

De Barcelona a Ardèche (465 km)

Las Gorges del Ardèche son unas gargantas talladas por el río Ardèche. Además de esta maravilla natural, esta región cuenta con preciosos pueblos medievales y con algunas de las cuevas más importantes del país, como las de la Madeleine. La visita guiada a la gruta permite que grandes y pequeños se sumerjan en un mundo mágico y misterioso, con etapas a más de 65 metros de profundidad.

Foto: iStock

3 / 9

De Barcelona a Ardèche (465 km). Dónde dormir.

La zona es ideal para plantar el primer campamento del viaje. Aiguèze o Montclus, que figuran como dos de los pueblos más bellos de Francia, ofrecen una amplia oferta de alojamientos con encanto entre sus calles estrechas y casas medievales.

Foto: iStock

4 / 9

De Ardèche a Acqui Terme (456 km)

Antes de llegar a Toscana, conviene tener previsto un alto en el camino en la región del Piamonte. Afortunadamente, es un lugar con propuestas para todos los gustos: Barolo, conocido por la calidad de sus vinos, Ivrea, donde se celebra un histórico Carnaval y la famosa Batalla de las Naranjas que tiñe de color y aromas toda la ciudad, o Acqui Terme (en la imagen), Patrimonio Mundial de la Unesco.

Foto: iStock

5 / 9

De Acqui Terme a Arezzo (378km)

En esta etapa se llega a Arezzo, una urbe ubicada en la parte oriental de la Toscana y rodeada por los Apeninos. Alojarse en una azienda o Agroturismo en alguno de los encantadores pueblos del Valle de Orcia o Chianti es una propuesta excelente para disfrutar de la naturaleza en casas solariegas o palacetes rurales.

Foto: iStock

6 / 9

Descubriendo Toscana

En el Valle de Chiana, una sucesión de colinas y valles, con joyas de arte como Monte San Savino, Lucignano y Cortona, que conserva intacto su patrimonio artístico. Además, un recorrido fuera de la ciudad conduce a las magníficas necrópolis etruscas.

Foto: iStock

7 / 9

Planes por Toscana

La Toscana es un destino genial para ir con niños: paseos en bici por Livorno, una visita a Pisa para ver la famosa torre inclinada o un curso de cocina en Florencia para aprender a preparar pizza o helado y volver a casa con un certificado de cocinero, son algunas de las opciones que ofrece la región.

Foto: iStock

8 / 9

De Toscana a Isla de Elba (225 km)

Para llegar a la última etapa de este road trip hay que coger un ferry en el puerto de Piombino. La Isla de Elba, de 28 kilómetros de largo y 19 de ancho, posee una riqueza excepcional de aguas cristalinas, playas de arena blanca y unas carreteras con curvas de vértigo.

La capital de la isla, Portoferraio, conserva el encanto del Renacimiento en sus murallas del siglo XVI, aunque uno de los rincones más auténticos de la ciudad es el puerto, donde se puede ver llegar las barcas y los pescadores con las capturas del día.

Foto: iStock

9 / 9

La isla de Napoleón... y de las playas

La isla de Elba es conocida en todo el mundo porque fue el lugar que Napoleón eligió como su lugar de exilio y desde donde reinó durante diez meses. A lo largo de toda la isla se pueden encontrar huellas de su presencia.

Capoliveri, una encantadora ciudad situada en lo alto de una colina, de estrechas y pintorescas calles, es un excelente lugar donde alojarse. El principal atractivo de la zona son las impresionantes playas como las de Barabarca, Calanova, Felciaio, Madonna delle Grazie, Margidore.

iStock-906393562 (1)

De Barcelona a Elba en coche... ¡y con niños!

Compártelo