Exposiciones para un viaje

Bilbao reúne 130 años de arte vasco en una sola exposición

El Palacio de San Nicolás acoge la muestra «Analogías. Arte vasco en la Colección BBVA», magnifica retrospectiva desde la pintura regionalista del siglo XIX a los movimientos surgidos a finales del XX.

El Palacio de San Nicolás bilbaíno es el escenario de la exposición «Analogías. Arte vasco en la Colección BBVA», centrada en destacar el valor de las creaciones de artistas locales o vinculados con el territorio. A través de 40 piezas de un elenco de 30 autores, la exhibición abarca algo más de un siglo, desde la pintura regionalista que surgió a mediados del siglo XIX a los movimientos abstractos y líricos de las últimas décadas del XX. Obras de Manuel Losada, Aurelio Arteta, Ignacio Zuloaga, Jorge Oteiza o Eduardo Chilida pueden admirarse en este palacete, sede social y cultural de la entidad bancaria, en esta muestra de acceso libre que podrá visitarse hasta el 18 de septiembre de 2022.

Exposición «Analogías. Arte Vasco en la Colección BBVA». Palacio de San Nicolás de Bilbao.

El paso del siglo XIX al XX

La exposición en Bilbao de la Colección BBVA ha sido organizada por la propia entidad con el fin de mostrar la destacada presencia de arte vasco en su fondo. Dividida en siete secciones y formada por cuarenta piezas de treinta artistas, la muestra abarca la evolución de las diversas estéticas presentes en el País Vasco durante el traspaso del siglo XIX al XX. Es, por tanto, un recorrido por las tendencias protagonistas del arte local, que a la vez influyeron en la evolución de la plástica nacional.

«Ofrenda en una ermita» (1910), Valentín de Zubiaurre. Foto David Mecha. Exposición «Analogías. Arte Vasco» Colección BBVA de Bilbao.

Pintura regionalista

En las últimas décadas del siglo XIX, en parte como consecuencia de una incipiente industrialización, surge en el País Vasco un sentimiento de nostalgia por la pérdida de las tradiciones, que provocó un interés por los temas regionalistas y la exaltación de lo perdido. Las obras de pintores como Valentín de Zubiaurre (Ofrenda en una ermita), Manuel Losada, José Arrúe o Anselmo Guinea, contribuyeron a ese intento de recuperar la identidad de un pueblo y un paisaje, a la vez que se descubre en sus trabajos cierta innovación pictórica.

«Descargadoras de carbón en la ría» (1923), Aurelio Arteta. Foto: David Mecha. Exposición «Analogías. Arte Vasco». Colección BBVA de Bilbao.

Arteta, maestro costumbrista

Aurelio Arteta, artista nacido en Bilbao (1879) y fallecido en México (1940), se consagró ya en vida como uno de los pintores más destacados de tipos y costumbres populares del pueblo vasco. A través de esta temática, creó un concepto estético personal en el que conviven clasicismo e innovación plástica, como puede verse, por ejemplo, en la obra Descargadoras de carbón en la ría (1923). El cuadro, además de retratar una escena costumbrista, fue interpretado como un elogio al papel que ejercieron las mujeres en el desarrollo de la industria vasca. Por otro lado, a nivel formal este artista es un ejemplo de la incipiente modernidad, caracterizada por la simplicidad estructural y el uso de colores puros.

«Danzas suletinas» (1956), José M. Ucelay. Foto David Mecha. Exposición «Analogías. Arte vasco». Colección BBVA de Bilbao.

Estética realista

Como continuidad de la pintura regionalista, surgió un grupo de artista que recuperaron temas vascos, pero con una estética renovada. Es el caso de Gaspar Montes Iturrioz, Menchu Gail o José María Ucelay, cuya obra Danzas suletinas (1956) es una pieza destacada de la exhibición de Bilbao y uno de los trabajos más significativos en la trayectoria del pintor nacido en Bermeo en 1903. En él se aprecia su estilo caracterizado por la minuciosidad técnica y la importancia de la luz, que juega un papel fundamental para potenciar la gama cromática. La escena representa a un grupo de dantzariak, de gran realismo tanto en su indumentaria como en los instrumentos musicales y en el paisaje montañoso típico de Euskadi.

«Puerto de Bilbao» (1908), Darío de Regoyos. Foto David Mecha. Exposición «Analogías. Arte vasco». Colección BBVA de Bilbao.

Rumbo a la modernidad

Los nuevos movimientos plásticos llegaron al territorio de la mano de artistas principalmente extranjeros, pero activos en el entorno cultural vasco. A través de ellos se mantenía el contacto con la renovación europea que también se dio en el cambio del siglo XIX al XX. La buena acogida de estas tendencias impulsó iniciativas, como las Exposiciones de Arte Moderno en Bilbao o la creación de la Asociación de Artistas Vascos, que sirvieron de canales de expresión de la ansiada modernización plástica. Entre los protagonistas de esa etapa de transformación, en la exposición pueden verse obras de Francisco Iturrino, Aurelio Arteta, Ignacio Zuloaga o Darío de Regoyos, muy activos en este capítulo del arte vasco. La misma sección acoge a un grupo de pintores que, desde los años veinte y hasta los cincuenta, recuperaron los temas vascos bajo una estética de modernidad. Impulsados por la figura de Daniel Vázquez Díaz, la mayoría de creadores locales, sin abandonar del todo la figuración, configuraron un nuevo lenguaje basado en la interpretación personal de las vanguardias, como hicieron José María de Ucelay, Gaspar Montes Iturrioz o Menchu Gal.

«Triángulo azul» (1978-1979), Bonifacio Alfonso. Foto David Mecha. Exposición «Analogías. Arte vasco». Colección BBVA de Bilbao.

La irrupción de lo intangible

En la sección de la exposición dedicada a los años cincuenta del siglo XX, se aprecia el cambio desde la pintura costumbrista a la realista para desembocar en el expresionismo abstracto. Tras una etapa gris provocada por las guerras en España y en Europa, aquella fue una época con presencia de muchos artistas internacionales que pasaron por el País Vasco o influyeron en sus artistas. El motor de aquellos creadores era desarrollar un arte desvinculado de la figuración. Entre los protagonistas vascos de aquel movimiento se hallan Jorge Oteiza y Eduardo Chillida quienes, partiendo de sus investigaciones en torno a la materia, el volumen y el espacio, consiguieron inventar un estilo que superaba lo corpóreo, entrando en un lenguaje artístico de otro nivel.

«Aundi II» (1970), Eduardo Chillida. Foto David Mecha. Exposición «Analogías. Arte Vasco». Colección BBVA de Bilbao.

Chillida, icono de la abstracción

Eduardo Chillida fue una de las principales figuras de la abstracción vasca. Dentro de esta tendencia se inscribe una de sus litografías que puede verse en la exhibición. La pieza pertenece a la serie de tres estampas de gran formato Aundi (Grande), editada en 1970 por Maeght Éditeur en París. Se trata de una excelente traducción de su lenguaje escultórico a las dos dimensiones. Mediante sus investigaciones con las técnicas del aguafuerte y del aguatinta, Chillida consiguió generar una superposición de formas en las que prima el equilibrio entre los elementos.

6

Una mirada lírica del paisaje

Entrados ya en las décadas de los setenta, ochenta y noventa del siglo XX, surge un grupo de artistas que, reaccionando a la abstracción de las décadas anteriores, apuestan por retomar la figuración. Su objetivo era recobrar el espíritu del regionalismo y reinterpretar la herencia del arte vasco, con una estética realista y recurriendo a una iconografía ligada al progreso urbano e industrial. Ejemplo de ello son las obras de Jesús Mari Lazkano y Juan Ramón Luzuriaga, quienes destacan por la creación de atmósferas evocadoras. En este apartado también pueden verse trabajos de mujeres artistas como Marta Cárdenas y Mari Puri Herrero, impulsoras de una pintura esencialmente lírica y un estilo más íntimo, de naturaleza casi melancólica, en el que el color y los efectos lumínicos generan un escenario poético.

«Caput mortuum. La ría en el Abra» (1987-1988), Mari Puri Herrero. Foto David Mecha. Exposición «Analogías. Arte vasco». Colección BBVA de Bilbao.

Final de siglo a lo «pop-art»

Y la exposición llega a su fin con las tendencias de las dos últimas décadas del siglo XX. Aquí se plasma como, paralelamente a los artistas vascos que apostaban de nuevo por recuperar la figuración, otros autores dieron continuidad a la abstracción iniciada en los años sesenta, incorporando influencias foráneas posmodernas, como el arte pop, el minimalismo o el arte conceptual. Entre ese elenco, la Colección BBVA ha elegido para la muestra de Bilbao trabajos de pintores como Carmelo Ortiz de Elgea, Bonifacio Alfonso o Darío Villalba quienes, sin pertenecer a movimientos concretos, aportaron a la plástica vasca un lenguaje contemporáneo de carácter más plural e innovador.

La exposición de la semana

«Analogías. Arte vasco en la Colección BBVA»

  1. ¿Dónde?

    Palacio de San Nicolás. Colección BBVA
    Plaza de San Nicolás, 4.
    48005 Bilbao.

  2. Fechas y horario.

    La muestra podrá verse hasta el 18 de septiembre de 2022. El museo abre de lunes a domingo, desde las 11h a las 19h.

  3. Precio

    Entrada libre. Visitas guiadas gratuitas, previa inscripción. Se ha creado también un recorrido virtual.