Aquí no hace falta playa

Cáceres es un paraíso acuático de pozas cristalinas

Esta provincia cuenta con una veintena de lugares donde disfrutar de un baño diferente en verano.

La provincia de Cáceres cuenta con una veintena de piscinas fluviales en las que está permitido el baño. Son zonas de Extremadura con buenas sombras, acceso por carretera, pasarelas o escaleras en la orilla, y también restaurantes, chiringuitos o zonas de pícnic que invitan a pasarse un día entero en remojo. 

 

Los Pilones
Shutterstock

Los Pilones

La Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, en la cabecera del Valle del Jerte y al pie de la sierra de Gredos, es una de las zonas más espectaculares de Extremadura. El río cae en escalera por una serie de pozas que se convierten en piscinas naturales en la zona denominada Los Pilones. Rodeada de verdor, la piedra pulida intensifica aún más el color hielo del agua y da pistas acerca de su refrescante temperatura.

Para leer más: Así es Candeleda-Gredos, el primer parque natural deportivo de España

Charco de la olla
Shutterstock

Seguir viajando

Charco de la Olla

En la comarca de Las Hurdes hay varias zonas de baño perfectas para los días más calurosos. Una de las menos conocidas es el Charco de la Olla, un rincón que forman los ríos Batuecas y Ladrillar cuando confluyen en una alquería del municipio de Las Mestas. El "charco" está prácticamente pegado a la carretera EX-366, cerca de un antiguo molino de agua y dos puentes de pizarra. Cada verano se instala una presa desmontable que se convierte en la piscina natural de Las Mestas.

Para leer más: El meandro de la «perpetua felicidad»

Madrigal de la Vera
Madrigal de la Vera | Getty Images

Madrigal de la Vera

Un puente del siglo XVIII y hasta seis zonas de baño componen el conjunto accesible de la Garganta de Alardos. Se trata de una piscina fluvial muy frecuentada por familias. Tiene aparcamiento de pago y restaurante.

Para leer más: Ras de Terra, de secadero de tabaco en La Vera a residencia para artistas emergentes

iStock-178091924
Foto: iStock

Puente del Parral

Jarandilla de la Vera tiene un par de piscinas muy populares por su fácil acceso, servicios y amplios espacios. Uno es la Garganta de Jaranda, antes de llegar al pueblo de Aldeanueva de la Vera. El otro es el Puente el Parral, en el antiguo camino que unía Jarandilla con Aldeanueva y que, al parecer, cruzó Carlos V de camino a su retiro en el monasterio de Yuste en torno a 1556. 

Losar de la Vera
iStock

Garganta de Cuartos

Valle famoso por su pimentón, La Vera tiene varios enclaves naturales en los que está permitido el baño. La Garganta de Cuartos es una de ellas. En Losar de La Vera, junto a la carretera EX-203 hay un rincón perfecto para ello cerca de un puente medieval, con un camping y un restaurante a muy poquita distancia.

shutterstock 1994297330
Foto: Shutterstock

El Jevero

En plena sierra de Gata, el municipio de Acebo presume de una de las zonas de baño más bonitas de Extremadura en el arroyo de Jevero, con tres piscinas de aguas cristalinas y muy frescas. El área recreativa se halla a solo dos kilómetros del pueblo y se puede acceder a pie, en bicicleta o en coche. De allí parte el Camino Natural del río Rivera de Acebo, una red de siete sendas que discurren junto al río, suben hasta miradores y permiten contemplar la cascada de La Cervigona, de 62 m de altura. 

Para leer más: La maravilla rural más votada de 2018

Cantera de Alcántara
Foto: Shutterstock

La Cantera de Alcántara

Una antigua cantera de granito al norte de Alcántara, cerca del embalse de José María de Oriol, es ahora una insólita cala de interior, además de una piscina de medidas más que olímpicas. Este lago artificial de 100 m de profundidad permite no solo bañarse, bucear y zambullirse, sino también dar paseos en kayac o en balsas neumáticas.

Garganta de las Nogaleas
Garganta de las Nogaleas | iStock

Navaconcejo

La Garganta de las Nogaleas o de las Nogaledas es una excursión de ida y vuelta de unos 2,5 km que encadena varias cascadas y algunas pozas en las que darse un baño. Es uno de los rincones refrescantes que alberga el municipio de Navaconcejo, en el Valle del Jerte. El pueblo también cuenta con zonas de baño urbanas muy populares, como la llamada Benidorm, la de El Pilar y la piscina de El Cristo.

Para leer más: Todo lo que hay que saber sobre la fiesta del Cerezo en Flor en el Valle del Jerte

piscina natural de casas del monte
Foto: Visit Ambroz

Garganta Ancha

El Valle del Ambroz es, junto al del Jerte y La Vera, uno de los enclaves más bucólicos de Cáceres. Pueblos medievales, montañas de más de 2000 m, bosques con árboles centenarios y agua en abundancia que forma cascadas y piscinas naturales. Como las de los pueblos de Gargantilla, Segura del Toro, Baños de Montemayor o Casas del Monte. En este último se halla la Garganta Ancha, perfecta para familias pues cuenta con una zona de baño para niños y otra de aguas más profundas, además de dos chiringuitos, un albergue y aparcamiento. 

El Chorrerón
Foto: Juan Antonio B.N. via Wikimedia Commons

El Chorrerón

Moraleja, la capital de la comarca cacereña de Sierra de Gata, invita a disfrutar de un día de lo más refrescante, sumergidos hasta la cintura (por lo menos) en el río Rivera de Gata. El paraje de El Chorrerón, una cascada espectacular del río Árrago, garantiza sombra, rutas senderistas y servicios para pasar una jornada entera. Cerca se halla el Parque Fluvial Feliciano Vega, con una piscina natural.