Abrigados sí, pero sin agobios

Chaquetas que entran fácilmente en la maleta

Gracias a estas prendas, el entretiempo ha dejado de ser el peor rival de los equipajes de mano.

Las siempre divinas azafatas de Pan Am no darían crédito si vieran las cada vez más locas restricciones, prohibiciones y condiciones, en lo que se refiere al equipaje, impuestas por ciertas aerolíneas en los últimos tiempos. Para sufrir lo menos posible, lo mejor es preparar la maleta a lo Marie Kondo: calcetines dentro de los zapatos y camisetas enrolladas como si fueran un burrito. En cuanto a las chaquetas, se acabó la tortura de no saber cómo meter un anorak de plumas en una maleta diminuta.

Chaquetas que se convierten en almohada de viaje y otras que se doblan y se guardan en un pequeño bolsillo son algunas de las novedades que Viajes National Geographic propone para un otoño viajero.

1 / 7
Hunter

Foto: Hunter

1 / 7

Festivales bajo la lluvia

La Bomber Original de la reconocida marca británica Hunter es una chaqueta fabricada de caucho ligero y de un deslumbrante color amarillo chillón. Su capucha protege del viento y la lluvia. Este modelo es Ideal tanto para una excursión por la campiña como para ir de festivales este otoño. Comprometidos con el medio ambiente y la sostenibilidad, sus prendas tienen el certificado vegano.   

 

StormLineStretchRainShell

Foto: BDry

2 / 7

Impermeable al 100%

La chaqueta StormLine Strecht Rain Shell está confeccionada con BDry, una membrana impermeable que garantiza una total sequedad. Por otra parte, su capucha es ajustable y compatible con un casco. El fabricante es la empresa Black Diamond y son expertos en equipos de esquí y deportes de montaña. 

Fácil de plegar, se puede guardar en el bolsillo que tiene en el pecho y se puede comprar aquí. 

 

Haglofs

Foto: Haglofs

3 / 7

Minimalismo puro

Los suecos Haglöfs saben bastante de frío y de la lluvia. Y de disfrutar de la naturaleza, también. Tecnología puntera para unas chaquetas de aires minimalistas con las que disfrutar de actividades al aire libre. No importa si la temperatura baja unos cuantos grados o si caen chuzos de punta, la chaqueta L.I.M. Proof no traspasa. Y sólo pesa 270 gramos, así que se puede doblar fácilmente.

Uniqlo

Foto: Uniqlo

4 / 7

Un plumífero para vestir

¿Quién dice que una chaqueta de plumas no puede ser elegante? Los plumíferos de Uniqlo son cálidos, ultra ligeros, resistentes al agua y muy fáciles de guardar en la bolsa que incluyen.

 

Tumi

5 / 7

Dos chaquetas en una

Reversible, ligera e impermeable, la chaqueta Clairmont esconde un extra maravilloso: se puede convertir en una almohada de viaje gracias a un bolsillo que tiene escondido en el cuello. Además, la compañía belga Tumi garantiza el bienestar de las ocas y los patos de los que provienen los plumones y las plumas utilizadas en la fabricación de sus prendas.

 

Columbia

Foto: Columbia

6 / 7

Para un destino de aventura

La norteamericana Columbia sabe lo que se hace y para muestra, un botón: la chaqueta Tampanga Trail es perfecta para perderse por el bosque, no pesa nada y es transpirable. ¿Que llueve? pues que llueva, su capucha de tormenta es ajustable y plegable y protege de los chaparrones. Se puede doblar y guardar en uno de sus bolsillos. De venta aquí. 

 

Mientras no vuelve el calor…

Foto: O'Neill

7 / 7

Mientras no vuelve el calor…

La chaqueta Shoftshell Breakup de O’Neill es una prenda de abrigo para lucir desde que caen las primeras hojas hasta que el calor comienza a hacer acto de presencia. Además de tener un diseño molón, cuenta con el recubrimiento exclusivo O’Neill Hyperdry DRW, que mantiene la impermeabilidad al 100%. Se puede adquirir aquí. 

 

Columbia

Chaquetas que entran fácilmente en la maleta

Compártelo