Relatos piedra a piedra

Cinco castillos fundamentales para descubrir Navarra

Recorrer estas edificaciones es echar la vista atrás a tiempos de cortesanos, leyendas sobre apariciones milagrosas y enfrentamientos entre bandos

Construcciones defensivas en ubicaciones de vértigo, sofisticados sistemas de aguas adornados con gárgolas, cuna de santos, caprichos de reyes medievales, batallas... Navarra manifiesta su patrimonio y riqueza artística en forma de castillos y palacios que encierran en su interior el recuerdo de su pasado. Estos son los cinco castillos que merecen una visita dentro de la Comunidad Foral:

Seguir viajando

¡Viajes National Geographic, directo en tu Whatsapp! Síguenos para descubrir lugares fascinantes, destinos sorprendentes y sabores impresionantes.

UJUE
Foto: Shutterstock

Santa María de Ujué

Esta construcción situada en lo alto de la Sierra de Ujué cumple una doble función como fortaleza y como santuario medieval dedicado a Santa María. A pesar de que ya no se conserva ningún elemento propio de la arquitectura defensiva, este templo religioso con dos torres almenadas, muros y paseos de ronda evoca la apariencia de un castillo.

UJUE
Foto: Shutterstock

En cuanto a su enfoque como iglesia, el relato popular recoge que una paloma (usoa, en euskera) guió con mucha insistencia a un campesino hasta la cueva donde estaba oculta la imagen de una Virgen. Se cree que esta talla podría ser la de Santa María Real de Uxue, lo que explicaría la conexión entre este hallazgo milagroso y el nombre del pueblo. 

 

Los orígenes de este lugar están vinculados a una capilla prerrománica sobre la que se edificó un templo románico del siglo XI. Una vez demolidas las tres naves románicas, se levantó una única nave gótica por orden de Carlos II, gran devoto de esta Virgen.

Seguir viajando

olite
Foto: Shutterstock

Palacio Real de Olite

El conjunto ocupa un tercio del casco medieval del municipio navarro, y es una magnífica representación de lo que fue el Reino de NavarraDe inspiración cortesana y militar y edificado entre los siglos XIII y XIV, este palacio se alzó como la obra más emblemática del rey Carlos III "el noble". En su época se le llegó a considerar una de las residencias reales más lujosas dentro del continente europeo: vastos jardines con todo tipo de vegetación, un sinfín de cámaras y estancias, torres, galerías, patios interiores, murallas...

 

Cabe distinguir entre el Palacio Viejo, convertido ahora en Parador Nacional de Turismo, y el Palacio Nuevo, que es el que acapara todas las miradas de los visitantes que callejean por Olite.​

Seguir viajando

javier
Foto: iStock

CASTILLO DE JAVIER

Se erigió como torre de vigilancia durante los siglos X y XI debido a su ubicación estratégica entre los reinos de Navarra y Aragón. Con el tiempo, a la Torre del Homenaje se le añadieron recintos y murallas, de modo que todos estos elementos conforman una estructura de aspecto compacto. Las paredes de este castillo vieron nacer a San Francisco Javier, patrón de la Comunidad Foral, de las misiones, de la juventud y del turismo en el territorio español, entre otros. 

 

Como memoria del nacimiento y bautismo del santo, sus propios padres encargaron la construcción de una pequeña iglesia en el siglo XV. Más adelante se vio reemplazada por una nueva basílica.

 

Algunos de los puntos de mayor interés concentrados en este castillo son la Sala de Escudos, la habitación de San Francisco Javier y la Capilla del Santo Cristo con los frescos que ofrecen una representación de la Danza de la Muerte única en España.

Seguir viajando

artajona
Foto: Shutterstock

Cerco de Artajona

Asentada sobre un cerro a casi 500 metros sobre el nivel del mar, esta fortificación medieval con siete siglos de historia despliega ladera abajo sus murallas y la iglesia-fortaleza San Saturnino de influencia francesa.

 

Según el archivo histórico, esta construcción contaba su día contaba con catorce torreones almenados, de los cuales nueve permanecen en pie. También se conservan dos portales de acceso primitivos, el de Remahua y el de San Miguel.

aguas artajona
Foto: iStock

No se puede dar concluido el recorrido sin ascender hasta la parte más alta de la iglesia, que también es la más alta de toda la localidad. En ella se encuentra el icónico tejado de Berachico con su trazado original que facilitaba la comunicación inmediata con el paseo de ronda y el vertido de aguas hacia el exterior a través de gárgolas y canales de piedra.

 

CASTILLO DE AMAIUR/MAYA

En pleno valle de Baztán se oculta este lugar dotado de un gran valor histórico por tratarse del último enclave de resistencia frente a la conquista de Navarra y su anexión a la corona de Castilla en el siglo XVI. Aunque el castillo está desaparecido actualmente, algunas excavaciones arqueológicas han permitido recuperar ciertos vestigios de sus torres.

 

Se recomienda realizar el itinerario junto a un guía que desvele los acontecimientos más relevantes del asedio de 1522, e incluso hacer una parada en el museo de la localidad de Maya.