Más sencillo de lo que parece

Cómo hacer un equipaje sin plástico

Porque se pueden vivir unas vacaciones 'plastic free' antes incluso de cerrar la maleta

El mundo se ahoga en plástico. Y no se trata del escenario catastrofista de la última película de ciencia ficción. Estudios científicos y evidencias sobre la contaminación de los mares lo han dejado bien claro. Afortunadamente, nadie duda de que el plástico sea ya uno de los grandes enemigos a los que declarar la guerra. Los negacionistas del cambio climático tienen los días contados.

 

El ser humano ha conquistado hasta el rincón más recóndito de la Tierra, y lo ha hecho con su basura. Quizás por eso, porque todo entra por los ojos, millones de personas en el mundo están cambiando sus hábitos diarios, incluso durante los viajes.

 

Los viajeros de hoy están dando pasos de gigante con pequeños esfuerzos. Eliminar plásticos de un solo uso no es ninguna moda, es entender el turismo de forma responsable y ya es parte de la conciencia colectiva. Viajar sin plásticos desechables es posible y cada vez hay más opciones. Aquí van algunas ideas para preparar una maleta libre de plásticos.

 
1 / 6

Foto: iStock

1 / 6

No sin mi botella

Son la mejor alternativa a las botellas de plástico. Tanto aeropuertos como hoteles y hostales ofrecen opciones para poder rellenarlas de agua. También se pueden complementar con un filtro purificante. Además mantienen el frío y se pueden llevar cómodamente en cualquier mochila o bolso.​ En caso de que, en determinados países, no sea posible rellenar la botella, la mejor alternativa es comprar garrafas de varios litros.

 

Foto: iStock

2 / 6

De tela, como toda la vida

No ocupan espacio y se pueden reutilizar las veces que se quiera tras un simple lavado. Son muy prácticas en los viajes para poder comprar a granel en cualquier mercado y también para llevar los enseres personales.

Foto: iStock

3 / 6

Personal e intransferible

En España se consumen a diario unos 13 millones de pajitas de plástico, que pueden llegar hasta 500 años en descomponerse en el mar. Eliminarlas del día a día, especialmente en los viajes, es fácil. Lo primero es pedir las bebidas sin pajita. Y luego, si se quiere, se puede usar en su lugar una de bambú o de acero inoxidable que se puede llevar en el bolso o mochila sin que ocupe nada de espacio.

Foto: iStock

4 / 6

Bien limpitos y sin ensuciar el planeta

Preparar todos los productos de aseo personal es quizás la tarea más difícil cuando se quiere eliminar el plástico desechable de la maleta. Pero son muchas las marcas que ya tienen muchas alternativas en el mercado y a precios muy asequibles. Es el caso del gel, el champú y el acondicionador en pastilla, el desodorante sólido, el cepillo de dientes de bambú o la pasta dentífrica sólida. Para las mujeres, la copa menstrual se ha convertido también en la mejor alternativa a las compresas y los tampones, aparte de las compresas de tela, que son reutilizables. Y las esponjas konjak, de origen natural, están reemplazando ya a las toallitas desmaquillantes.

 

Foto: iStock

5 / 6

Eco-lorines

Esta es una de las mejores alternativas al plástico. Están hechos de materiales naturales y ecológicos, como cera de abeja, para envolver un sándwich, frutos secos o cualquier otra comida. Con un simple lavado estarán listos para volver a ser utilizados.

Foto: iStock

6 / 6

Como los palillos, pero sin hacer malabares

Se venden sets de cubiertos, con cuchara, tenedor y palillos, tanto de bambú como de plástico reutilizable (siempre mejor la primera opción), en un estuche que es fácil de guardar y de transportar.

De tela, como toda la vida

Cómo hacer un equipaje sin plástico

Compártelo