El crucero que logra transportar a 6.762 pasajeros de manera más sostenible

Propulsado por Gas Natural Licuado, el flamante MSC World Europa se estrena como el gran crucero con menos emisiones contaminantes por pasajero.

El novísimo puerto de Doha ha sido el lugar elegido por MSC Cruceros para presentar su nuevo barco: el MSC World Europa. Más allá de por sus dimensiones y por su capacidad: 6.762 pasajeros en 2.626 camarotes, este nuevo barco destaca por ser un órdago en términos de sostenibilidad ya que, entre otras medidas, consigue reducir las emisiones de CO2 en un 25% respecto a sus barcos predecesores. 

Credit MSC Cruises - MSC World Europa arrival into Doha, Qatar

Credit Anthony Devlin, Getty Images for MSC Cruises - MSC World Europa in Doha, Qatar

El impulso de Gas Natural Licuado

El Gas Natural Licuado ha llegado para quedarse entre las compañías navieras que apuestan por la preservación medioambiental. De hecho, este combustible marino es la mejor solución en la actualidad para propulsar barcos de cruceros de forma sostenible ya que, sin dejar de ser contaminante, logra reducir en un 25% las emisiones de CO2 y, sobre todo, elimina el 99% las emisiones de los óxidos de azufre y en un 85% los óxidos de nitrógeno. Esto se suma a un sistema de reducción catalítica que filtra y minimiza estos últimos gases basado en el uso de celdas de combustible de óxido sólido.

Este es el punto de partida técnico y científico con el que el nuevo MSC World Europa ha sido concebido. Algo que el viajero no percibe a simple vista, pero que es la punta del iceberg de una experiencia a bordo donde el apellido 'ecológico' está presente de diversas formas. Y es que este nuevo buque ha logrado escalar y aplicar la mayoría de las medidas de todo hotel con alma verde, desde la eliminación de los plásticos monodosis en el baño hasta la implementación de luces LED. A ello hay que añadirle otras iniciativas inherentes a la navegación, como el diseño de un casco que respeta la fauna marina así como la instalación de hélices y azipods de última generación con los que limitan al máximo el ruido submarino. Por otro lado, el agua que se usa a bordo proviene del propio mar y se usa no solo para la limpieza, sino también para elaborar una cerveza, Oceanic, cuyas tres variedades se fermentan y sirven a bordo y hacen que el pasajero pueda saborear esta filosofía en el bar Masters of the Sea.

Foto: Anthony Devlin, Getty Images for MSC Cruises

Energía al máximo

Pero el órdago de este barco no es solo el cómo se nutre, también el cómo optimiza la energía. Y es que, sin ir más lejos, el agua de las piscinas y de la ducha se calienta aprovechando el calor de los motores y su almacenaje se puede modular para controlar y equilibrar el calado del barco. La apuesta más ambiciosa, si cabe, en este sentido es con la que la propia naviera desafía a los puertos y a sus autoridades portuarias ya que el MSC World Europa está preparado para poder enchufarse al muelle, de tal modo que no necesitaría producir la electricidad a través de la combustión y esta podría venir de fuentes renovables. Ahora la pelota está en el tejado de los puertos, quienes tienen que habilitar estas gasolineras eléctricas.

La suma de todas estas iniciativas se traslada en una cifra interna que la naviera ha compartido con los medios de comunicación: el MSC World Europa emite un 28% menos de combustible y 255 kg menos de CO2 por pasajero y por crucero si se compara con los barcos de la gama fantasía. Pero esto es solo el principio ya que la compañía avanzó que dos de los nuevos buques diseñados para su nueva naviera, Explora Journeys, estarán propulsados por baterías de hidrógeno. Para verlos surcar los mares, habrá que esperar hasta 2027 y 2028.

Foto: Ivan Sarfatti - MSC World Europa

Efecto WOW

Eso sí, el verde no es solo el pantone conceptual de este nuevo barco. De hecho, el MSC World Europa logra fascinar con un diseño elegante y con una avenida interior que permite que los camarotes internos también tengan balcón. A ello le suma otros hitos como sus siete piscinas, su inmenso acuático o The Venom Drop @ Spiral, que, con sus 11 cubiertas de altura, es el tobogán a bordo más grande del planeta.

El MSC World Europa pasará la temporada de invierno en el Golfo Pérsico en un itinerario que conecta Qatar con Dubái, Abu Dhabi, Baréin y la costa nordeste de Arabia Saudí. De cara a verano de 2023 navegará por el Mediterráneo, con el puerto de Barcelona como parada clave.