Ciao bella

Los cruceros de Venecia dejarán de navegar por delante de San Marcos

El Gobierno italiano apuesta por una nueva ruta temporal por Porto Marghera no exenta de polémica.

Coincidencia o no, el mismo día que Venecia celebró su 1600 aniversario, el Gobierno de Italia acordó un plan para desviar temporalmente el tráfico de los cruceros de Venecia hacia Marghera hasta la realización de un plan definitivo que saque los barcos de la Laguna. Esta medida, anunciada en una nota el día 25 de marzo de 2021 por los ministros de Tránsito Ecológico, Patrimonio Cultural, Turismo e Infraestructura, quiere que los barcos dejen de pasar por San Marcos "para proteger un patrimonio histórico y cultural no sólo de Italia, sino de todo el mundo". Asimismo, durante la reunión celebrada, los cuatro ministros decidieron "lanzar un concurso de ideas para sacar los amarres de la laguna y resolver de forma estructural y definitiva el problema del tránsito de grandes barcos en Venecia".

1 / 6
Venecia. Adiós a San Marco

Foto: Cordon Press

1 / 6

Adiós a San Marcos

Hasta la fecha, los grandes buques pasaban por el Canal de la Giudecca, con Punta della Dogana y San Marcos a un lado y la iglesia San Giorgio Maggiore al otro, donde hace un par de años un crucero chocó contra una pequeña embarcación. A partir de ahora y tras 9 años de protestas, los barcos de más de 40.000 toneladas dejaran de pasar por este canal para hacerlo por el Canal dei Petroli, al menos provisionalmente.

A la práctica, los cruceristas atracarán a Porto Marghera, un zona industrial ubicada al oeste de la ciudad histórica, para, acto seguido, llegar hasta Venecia en vaporetto o taxi acuático. Durante años, los grandes buques atracaban en el puerto de Santa Croce (muy cerca del barrio de Dorsoduro) y se despedían de la Serenissima con una última postal panorámica de esta a través del Canal de la Giudecca, ofreciendo también una impactante imagen para los que están en la isla. Ahora ya no será así: saldrán por la zona oeste, descendiendo desde Porto Marghera por el Canal dei Petroli mediante la ruta Malamocco-Marghera con Venecia a la izquierda, hasta alcanzar Lido Pallestrina al sur y ya salir a mar abierto. 

 

Venecia. Una decisión bienvenida...

Foto: iStock

2 / 6

Una decisión aplaudida...

La historia entre Venecia y los grandes barcos no es ni sencilla ni lineal; tampoco la idea de sacar a los cruceros del Canal de la Giudecca. Ya en 2012, el entonces ministro de Medio Ambiente, Corrado Clini, poco después de la tragedia del Nave Concordia, impidió el arqueo en plaza San Marcos para los barcos de más de 40 toneladas. En 2017, el Comité Interministerial para Venecia, más conocido como Comitatone, había reiterado la decisión (y la necesidad) de sacar los grandes barcos de allí, una resolución que no llega oficialmente hasta ahora. 

"Recibimos con satisfacción el compromiso del gobierno Draghi y de los ministros, pero no es la primera vez que el gobierno toma compromisos solemnes sobre la cuestión de los barcos de crucero, que arrastra por ahora de 9 años, y esperamos que esta vez siga con actos reales y medidas concretas", expuso Vladimiro Tommasini, presidente de la Cooperativa Portabagagli del Porto y del Comitato Venezia Lavora.

Venecia. ¿?

Foto: iStock

3 / 6

... pero con muchas objeciones

"La decisión de realizar un terminal fuera de la laguna no nos sorprende porque hace tiempo que vemos obstaculizadas las propuestas dentro de esta: Canal Contorta, Vittorio Emanuele y Marghera. La solución definitiva indicada por el Gobierno nos lleva a mirar con mayor interés los proyectos que contemplan la ubicación de una terminal en Bocca di Lido más allá de las puertas de Mose", concluye Tommasini. Queda claro, pues, que a partir de ahora los cruceristas deberán acceder a Venecia mediante otro medio de transporte.

Por su parte, el comité No Grandi Navi, autor de a las numerosas manifestaciones y protestas que se han llevado a cabo tanto en el centro de Venecia como en medio de la laguna para buscar soluciones durante todo este tiempo, expresa que "la retirada definitiva de los grandes barcos de la laguna de Venecia es una victoria". Sin embargo, defiende la necesidad de demostrar que la identificación de Porto Marghera como solución transitoria es compatible desde el punto de vista medioambiental con la posibilidad de que los buques se desvíen al Canale dei Petroli. Es decir, el proyecto debe someterse a VIA (Evaluación del Impacto Ambiental).

El problema de Porto Marghera

Foto: Cordon Press

4 / 6

El problema de Porto Marghera

Existen simulaciones que ponen de manifiesto los límites de la navegación a lo largo del Canal de Malamocco-Marghera, por donde tendrán que pasar los cruceros a partir de ahora, debido a las condiciones del canal, a los vientos y a su contexto industrial preexistente. En conclusión, el proyecto debe evaluar la realidad industrial y comercial de las zonas de Porto Marghera, tanto por el uso previsto como por el nuevo trazado por el Canal dei Petroli, así como la seguridad de los pasajeros y de su traslado hasta la isla de Venecia. "Está claro que la solución transitoria no puede representar una excepción a la seguridad ni tampoco puede responder solamente a la viabilidad económica y a los intereses de las empresas". En este marco, el comité No Grandi Navi invitan a toda la ciudadanía y a los representantes de los órganos competentes a participar en la mesa de debate el próximo 10 de abril en el campo Santa María Formosa. 

Venecia

Photo by Drew Harbour on Unsplash

5 / 6

El futuro de Venecia debe ser sostenible

La asociación ambientalista Legambiente aplaude la decisión del gobierno definiéndola como una "ocasión única para hacer reiniciar la portualità, el turismo y la economía veneciana en dirección de un futuro sostenible" y una oportunidad para "recalificar adecuadamente y relanzar la zona del antiguo polo industrial".

Por su parte, Cinzia Zincone, comisaria extraordinaria del Puerto defiende que "es esencial que la Autoridad Portuaria, responsable de la promoción y el desarrollo del principal motor ocupacional y productivo de la ciudad metropolitana de Venecia y de la Región, confirme la legitimidad y la bondad de aquellos planes y procedimientos que pretenden hacer del puerto una escala a la vanguardia desde el punto de vista medioambiental. Un acto debido tanto más hoy que Venecia, desde hace siglos lugar paradigmático del auténtico y armonioso equilibrio entre las actividades humanas y el medio ambiente, celebra 1600 años de su fundación".

Venecia y los cruceros, en cifras

Foto: Cordon Press

6 / 6

Venecia y los cruceros, en cifras

Según la Autoridad Portuaria, antes de la pandemia, de abril a octubre unos 32.000 pasajeros de cruceros desembarcaban en la isla diariamente, mientras que en agosto, otros 465.100 visitantes llegaban a la ciudad para pasar solo un día, lo que se sumaba a todos los turistas que sí que pernoctan, según datos de la Agencia Nacional de Turismo. Unas cifras que sobrepasan el límite de lo que Venecia puede soportar. Según estudios elaborados por Venice Project Center, la laguna tiene capacidad para aguantar hasta 55.000 turistas diarios o, lo que es lo mismo, un total de 20 millones anuales. Ante esta situación de colapso, en noviembre de 2017 el gobierno italiano aplicó la prohibición de que los cruceros de más de 100.000 toneladas dejaran de entrar por el Gran Canal de Venecia para desviarlos por Marghera. Cuatro años después, también se prohibe que pasen por el Canal de la Giudecca, dejando la laguna un poco más tranquila. Aunque el trabajo debe continuar.

Artículo relacionado

Venecia

Poniendo orden

Venecia, en primera línea contra la masificación turística

Venecia

Compártelo