Un 'upgrade' con mucho sol

Cuatro maneras de mejorar el clásico sol y playa

Ahora que el destino y el plan están claros, la pregunta es ¿cómo sublimar la experiencia? Aquí las respuestas.

El punto de partida es claro: el lugar de veraneo ya está decidido. Pero, una vez que el mar, el salitre y el aftersun está garantizado surge la duda: ¿cómo darse un caprichito sin renunciar a un entorno tan mágico? La democratización de los servicios gracias a las nuevas tecnologías y la aparición de nuevos modelos de negocio están permitiendo que aquellos sueños tan inalcanzables no lo sean tanto. 

1 / 4
Alabriga-Sea-Club. Disfrutando de un 'sea club'

Foto: Hotel Alábriga.

1 / 4

Disfrutando de un día en un 'sea club'

Hay un punto intermedio entre tener una piscina propia frente al mar y tener que pelear épicamente por un sitio para dejar la toalla. Y ese son los 'sea clubs'. Nacidos como un lugar VIP para la socialité más ostentosa, poco a poco se han ido democratizado y convirtiéndose en un plan asequible para todo tipo de bolsillos. Sin ir más lejos, el Sea Club del Hotel Alábriga ofrece paquetes desde 110€ en los que incluye acceso a su piscina con vistas a la playa de San Pol en S'Agaró, un 'cloud' propio para descansar y estar tranquilo y una comida completa con bebida incluida. Otras opciones que siguen esta línea es el Marina Beach Club, que también ofrece packs de comida y hamaca, los legendarios Nikki Beach, que tienen el precio de la comida y de la hamaca por separado o el Sea Soul Beach Club de Marbella, que también trabaja con tarifas diferenciadas. 

Santa-Cristina-Day-Pass. Pasando un día en un hotel de lujo

Foto: Hotel Santa Marta

2 / 4

Pasando un día en un hotel... sin necesidad de estar alojado

Los 'day pass' han llegado para quedarse. Este servicio consiste, grosso modo, en el acceso a las instalaciones de un hotel de alta gama por un precio cerrado. Y eso, en términos veraniegos, se traduce en poder disfrutar de la ubicación, la piscina e, incluso, de otros espacios como el spa o el restaurante por un módico precio. Los hay muy variados, desde el del hotel Santa Marta en Santa Cristina (Costa Brava) o el de Meliá Tamarindos (Gran Canaria) que incluyen, también, el almuerzo buffet hasta los que ofrecen solo el acceso a la zona de aguas desde 6€. 

iStock-1128940312. Navegando sin arruniarse

Foto: iStock

3 / 4

Navegando sin arruniarse

Atrás queda la envidia que provocan los clásicos ricachones surcando los mares a bordo de sus yates. La proliferación de diferentes plataformas como Click&Boat o SamBoat permite encontrar barcos, yates y veleros con o sin patrón en los principales puertos de la costa española. Una oportunidad para mejorar el clásico viaje de amigos o de varias familias ya que, si se divide su coste entre varios, el precio no es tan inalcanzable como se presupone llegando a ser de 30€ por persona ¡o menos!. 

Es Fum. Cenando con estrella... y al aire libre

Foto: Es Fum

4 / 4

Cenando con estrella... y al aire libre

Sí, estos restaurantes con Estrella Michelin están todo el año abiertos. Sin embargo, al llegar el buen tiempo ofrecen un aliciente extra que mejora tanto la gastronomía como la experiencia: cenar a cielo abierto. Y es que con este plus se consigue un maridaje extra con la brisa del mar y el tintineo de las estrellas obrando su propia magia. Ejemplo de ello es Martin Berasategui y su nueva terraza en su casa de Lasarte, Akelarre en lo alto de San Sebastián, Els Brancs en Rosas (Costa Brava) o Es Fum en Mallorca. 

Santa-Cristina-Day-Pass

Cuatro maneras de mejorar el clásico sol y playa

Compártelo