El nuevo secreto de La Concha

El Faro de Santa Clara de San Sebastián renace con 'Hondalea' de Cristina Iglesias

La intervención artística, que abrirá a inicios de junio, reivindica la costa donostiarra y reflexiona sobre la conservación de los mares.

Hondalea es la nueva instalación artística que alberga la Casa del Faro de la Isla de Santa Clara, emplazada en el centro de la bahía de la Concha. Representa todo lo que la artista Cristina Iglesias quería transmitir desde el principio: la conservación de los mares, el cuidado del medio ambiente, la naturaleza y el agua en una obra que pusiera en valor la franja costera de San Sebastián, su ciudad natal. La intervención artística, la más importante de su carrera según señaló la misma autora, abrirá al público la primera semana de junio y podrá visitarse con cita previa. 

1 / 5
José Luis López Zubiria. Viaje a un lugar remoto

Foto: José Luis López Zubiria

1 / 5

Donostia en una obra de arte

Tras años vacía y abandonada, la Casa del Faro ha recuperado la vida gracias al conjunto escultórico Hondalea, que Cristina Iglesias ha concebido como un espacio de reflexión que recrea de forma artística el fondo original de la bahía donostiarra. Para ello, ha sido necesaria la restauración y rehabilitación del faro: en 2019 se vació el edificio para, posteriormente, ejecutar e instalar la obra, elaborada conjuntamente con arquitectos y profesionales locales, así como con expertos relacionados con la naturaleza y la ciencia para preservar la fauna y la flora de la bahía. 

José Luis López Zubiria

Foto: José Luis López Zubiria

2 / 5

El protagonismo del mar

El encargado de representar las profundidades de la bahía es el gran vaso fundido en bronce que ocupa el interior de la Casa del Faro, donde el agua fluye conforme al ritmo de las mareas. La instalación, además, influirá en la conservación de los mares tal y como sucede en la obra Estancias Sumergidas en el Mar Cortés de México, creando un refugio para la vida marina que habita y transforma la obra.

Cristina Iglesias

Foto: José Luis López Zubiria

3 / 5

Una obra comprometida

En todas sus intervenciones, la artista donostiarra toma el arte como medio para transmitir la necesidad de cuidar el medio ambiente y defender causas ecológicas, pero también para recuperar lugares o edificios que están destruidos. Un ejercicio que ya hizo con la Torre del Agua de Toledo y que ahora vuelve a desarrollar con la Casa del Faro, que escogió por la relación de su ubicación con la conservación de la naturaleza y con el agua. En este sentido, la obra pone de manifiesto la capacidad del arte de potenciar el patrimonio, cuidar el paisaje y el entorno e influir en que este cuidado sea permanente. 

José Luis López de Zubiria. Isla de Santa Clara

Foto: José Luis López Zubiria

4 / 5

Viaje a un lugar remoto

La obra también pone de manifiesto una reflexión sobre la idea de urbanismo (la isla es lo remoto en la ciudad), la bahía como plaza pública o la identidad. Y precisamente porque es remoto, juega a favor de la defensa de la isla: aborda un lugar común y público que, de esta manera, se acerca al ciudadano. La visita a la Casa del Faro está planteada como una experiencia en la que se incluye un viaje a un “lugar remoto” de la ciudad de Donostia, y que proyecta desde la intervención artística el diálogo con la naturaleza y la defensa de los mares y la costa. Una idea que toma todavía más sentido cuando se visita la obra, ya que se accede en barco y mediante unos senderos que permiten contemplar las rocas y las olas durante el trayecto.

Más allá de 'Hondalea'

Foto: FAMMILIA

5 / 5

Más allá de 'Hondalea'

En relación al valor reflexivo de la obra, su inauguración incluirá varios actos y actividades educativas y artísticas que tendrán lugar los primeros días de junio. Con la colaboración de entidades locales como Donostia Kultura, Aquarium, AZTI y UPV/EHU, se pretende que estos eventos generen la reflexión y el debate en torno al mar, la sostenibilidad y el medio ambiente. Está previsto que en el Aquarium se celebre un simposio internacional sobre arte y medioambiente: “La costa rocosa: ecología, arte y geología”.

Además, el Museo de San Telmo acogerá una exposición sobre Hondalea, en la que podrán contemplarse materiales originales y documentación relativa al proceso creativo de esta intervención, así como un audiovisual realizado por la propia artista, donde se narra la experiencia del viaje y la visita a la isla, pensada para personas que por diferentes motivos no puedan acceder.

Hondalea