Ici

Francia aprueba prohibir los vuelos nacionales continentales de corta distancia

Como parte de un plan para reducir las emisiones de carbono, la nueva ley propone sustituir los trayectos aéreos por rutas en tren.

Aquellos vuelos internos que pueden realizarse en tren en menos de 2 horas y media podrían tener los días contados en Francia. El pasado sábado, los legisladores franceses votaron la suspensión de estos vuelos como parte de un proyecto de ley más amplio sobre el clima que pretende reducir las emisiones de carbono francesas en un 40% en 2030 con respecto a los niveles de 1990. Este proyecto de ley, no exento de polémica, deberá ser aceptado por el Senado antes de una tercera y última votación en la cámara baja. 

 

Charles de Gaulle

Charles de Gaulle

La medida, que llega en uno de los momentos más críticos para la industria de la aviación, se aprobó poco después de que se anunciara que el gobierno francés duplicaría su participación en Air France con una recapitalización por valor de 4.000 millones de euros con la que la aerolínea espera recuperarse. Por su parte, el sector de la aviación afirma que no es el momento más adecuado para limitar los vuelos, mientras que varios sectores ecologistas sostienen que la prohibición no es suficiente. A pesar de todo, la ley se aprobó.

Para la ministra de Industria, Agnes Pannier-Runacher, no existe una contradicción entre el rescate y la ley del clima: "Sabemos que la aviación es un contribuyente de dióxido de carbono y que debido al cambio climático debemos reducir las emisiones. Igualmente, debemos apoyar a nuestras compañías y no dejar que se queden en el camino", afirmó.

¿A qué rutas afecta?

A pesar del ruido que ha generado la medida, ¿cómo afectaría realmente la nueva legislación? Se aplicaría a cinco de las 108 rutas nacionales de Francia: de París Orly a Burdeos, Lyon, Nantes y Rennes y de Lyon a Marsella. Los vuelos desde París Charles de Gaulle no se verían afectados.

Tren
Foto: iStock

Esta iniciativa es sólo el último intento de Francia por reducir las emisiones de carbono que generan los aviones. Algunas aerolíneas ya se han comprometido por su propia cuenta a reducirlas, mientras que por parte de los consumidores, ya se estaban viendo señales de cambio en 2019, donde el tren tomaba más protagonismo. Otras ideas que se barajan son prohibir los vuelos con conexiones de tren de menos de cuatro horas, e incluso prohibir la construcción de nuevos aeropuertos y la ampliación de los existentes. Aunque de momento se atienden a las 2 horas y media.

Con la aprobación de este proyecto de ley, a nivel práctico habrá más conectividad entre la red de trenes y de aviación y quizá una disminución del precio, así como un mejor despliegue de la red ferroviaria francesa.

De cara al viajero internacional, se espera que la tramitación de esta ley promueva una política de billetes de tren más barata, mayor conectividad ferroviaria entre las diversas urbes y, pese a la crisis derivada de la COVID-19, una descentralización de los vuelos a este país, propiciando más líneas directas internacionales a las principales urbes del país.