En vehículo y a lo 'slow'

Grand Tour de Catalunya: así es la nueva ruta circular para descubrir Cataluña

Más de 400 propuestas a lo largo de 2.000 km para recorrer toda la región en vehículo propio y al ritmo que cada cual decida.

Inspirado en aquellos grandes viajes literarios que se iniciaron a mediados del siglo XIX, el Grand Tour de Catalunya se acaba de presentar como la primera ruta circular con la que poder hacer una inmersión en los principales atractivos catalanes. Una atractiva propuesta en la que se combinan los kilómetros al más puro estilo de las road movies de Hollywood, donde el descubrimiento, la aventura y los paisajes llenan la pantalla. un viaje que, en realidad, son muchos viajes a la vez y que ponen al alcance de los viajeros, como si fueran aquellos aventureros clásicos, cultura y patrimonio, naturaleza, placeres del paladar, rincones rurales o sorprendentes escenarios urbanos. Para vivir tal aventura solo hace falta un vehículo propio, un GPS y una buena lista de canciones para reproducir mientras se devoran los kilómetros.

 

En total se cuenta con más de cuatrocientas propuestas enfocadas en un turismo sostenible y responsable que busca revelar tanto las costumbres como la cultura del territorio, la pequeña gran vida local y los productos de proximidad. Según, el Grand Tour de Catalunya es un modelo de ruta que atiende a la diversidad territorial que, según declaraciones del director de la Agencia Catalana de Turismo, David Font, desarrolla un modelo de “turismo distribuido de forma equilibrada por todo el territorio, diversificado y de calidad”.

 
1 / 6
iStock-1213148829. La ruta icónica o por tramos

Foto: iStock

1 / 6

La ruta icónica o por tramos

De las olas del Mediterráneo a los paisajes del Pirineo, así es esta ruta que guarda la esencia diversa del territorio catalán en 1.496 km y 13 etapas. Una ruta capaz de cumplir con los intereses de los más urbanitas, con Barcelona como inicio de ruta, tanto como los de los más apasionados buscadores de espacios naturales, con lugares como el Parque Natural de del Cadí Moixeró y la Val d’Aran. Carreteras escénicas al encuentro de algunos tesoros conocidos y otros no tanto, siguiendo las huellas de genios como Gaudí o Dalí, descubriendo tradiciones ancestrales y modernos restaurantes donde se combina el pa amb tomàquet con las elaboraciones prestigiosas de las estrellas Michelin que se reparten por todas las provincias. Si no se quiere elegir esto o lo otro, la ruta icónica del Gran Tour Catalunya es la mejor opción para conocer Cataluña de una sentada

 

Aunque tal vez se prefiera más el detalle que abarcar mucho. En ese caso, lo mejor es escoger alguno de los cinco tramos en los que se divide el  Grand Tour de Catalunya. Cada uno de estos tramos, que se pueden realizar en 5 o 7 días, tiene como punto de inicio una gran ciudad para, tras marcar un recorrido por carreteras secundarias que brindan algunos de los paisajes más escondidos y sorprendentes del territorio, ir uniendo diversos puntos de interés. Esta es la opción si se prefiere hacer una ruta personalizada y en modo slow.

 
iStock-1249624716. Mar, montaña (y ciudad)

Foto: iStock

2 / 6

Tramo 1: Mar, montaña (y ciudad)

  •  Barcelona – Tarragona (462 km de recorrido y 6 etapas)

Barcelona y su patrimonio modernista son el punto de partida de este primer tramo que avanza a través de los kilómetros y también del tiempo hasta llegar a la gran ciudad de Tarraco que Augusto elevó a la categoría de mito urbano durante el Imperio Romano. Pero antes de llegar a Tarragona, diversos altos en el camino como: Montserrat, más que una montaña, todo un icono de Cataluña; a su alrededor, los paisajes de viñedos y bodegas del Penedès; la bohemia de Sitges; el legado humanístico de Pau Casal en su casa-museo de El Vendrell; y las playas del Garraf y norte de la Costa Daurada donde pasar un feliz jornada playera en caso de que se realice el viaje en verano. 

 
iStock-1015524204. Un viaje en el tiempo y delicias gastro

Foto: iStock

3 / 6

Tramo 2: Un viaje en el tiempo y delicias gastro

  • Tarragona – Lleida (418 km de recorrido y 7 etapas)

Desde la Tarraco romana, hoy epicentro de la Costa Daurada, hacia el interior, dejando a la espalda el mar y buscando lugares de interior que guardan sorpresas como las bodegas modernistas del Priorat, auténticas catedrales del vino, o los monasterios del Císter, como el de Poblet. Este tramo brinda la oportunidad de hacer una inmersión plena en lo mejor de la gastronomía catalana de inspiración marinera en Cambrils o la tradición del vermut de Reus. Para los más activos, aparecen en el mapa caminos de ronda junto al litoral o la Vía Verde De la Val de Zafán, a la que se accede desde la Horta de Sant Joan, donde, además, aguarda la huella imperecedera de Picasso.

 
iStock-1188044817. Tramo 3: Pueblos medievales y mucha montaña

Foto: iStock

4 / 6

Tramo 3: Pueblos medievales y mucha montaña

  • Lleida – La Seu d’Urgell (357 km de recorrido y 5 etapas)

La Seu Vella de Lleida pone la inspiración medieval en el arranque del tercer tramo del Grand Tour de Catalunya. Desde allí, se parte al encuentro de los Pirineos de Cataluña.  Tras pasar por Balaguer, llega a Àger y la sierra del Montsec, donde se puede disfrutar de uno de los mejores cielos nocturnos de la comunidad, se llega a la Vall de Boí, pura esencia montañera, donde además de practicar el senderismo por el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, aguardan las fabulosas iglesias románicas, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Desde allí, un pequeño salto más para caer en otro de los valles de los Pirineos de Cataluña, la Val d'Aran, donde los rótulos aparecen además en aranés, su lengua propia. Sus pueblos de piedra son cada uno de ellos un destino propio de este viaje. Para quienes busquen emociones fuertes, el río Noguera Pallaresa es uno de los mejores para la práctica del rafting.

 
iStock-513991618. Tramo 4: entre volcanes y montañas mágicas

Foto: iStock

5 / 6

Tramo 4: entre volcanes y montañas mágicas

  • La Seu d’Urgell – Figueres (357 km de recorrido y 5 etapas)

Del encanto medieval de la Seu d’Urgell a Figueres, centro del surrealismo europeo con Dalí.  Bordeando el Parque Natural del Cadí Moixeró, se podrá contemplar la inconfundible silueta del Pedraforca, una de las montañas míticas de Cataluña. Aparece en el camino también la Zona Volcánica de la Garrotxa y sus 40 volcanes. Los guisantes negros con panceta o el trinchado de col serán toda una sorpresa en el Berguedà para los viajeros más foodies que, a buen seguro, se harán fieles al esmorzar de forquilla para comenzar con energía cada etapa. Entre los secretos naturales que revelan este tramo está el nacimiento del Llobregat, uno de los ríos más importantes de la comunidad. Hacia el final del tramo, sale al encuentro del viajero el monasterio de Santa María de Ripoll, cuya portada monumental se conoce como la biblia en piedra.

 
iStock-1250614368. Tramo 5: Del Surrealismo al Modernismo

Foto: iStock

6 / 6

Tramo 5: Del Surrealismo al Modernismo

  •  Figueres – Barcelona (525 km de recorrido y 7 etapas)

Desde Figueres se vuelve a mirar a Barcelona. Lo que espera es un viaje emocionante que se adentra por la Costa Brava, donde disfrutar de sus pueblos marineros y bohemios, como Cadaqués. Pasear por los Caminos de Ronda es una bella forma de conocer esta zona de Cataluña abierta a la más pura esencia del Mediterráneo. Y no solo postales con el mar de fondo, también auténticas maravillas medievales como el pueblo de Peratallada en los que disfrutar del preciosismo y de los detalles más cuidados. Para los amantes de la naturaleza, el Parque Natural del Montseny, declarado Reserva de la Biosfera, se presenta como todo un territorio que descubrir a través de las numerosas rutas senderistas que vertebran el parque. De nuevo Barcelona como destino, pero antes, todos los secretos del litoral del Maresme, con sus playas familiares y esa otra arquitectura modernista de los indianos más intimista que sirve de contrapunto a la que se encuentra en la Ciudad Condal. Por el camino, los embutidos de Vic, las fresas de Vallalta o los vinos de Alella de los que ya Plinio el Viejo cantó maravillas. Porque eso es precisamente lo que regala el Grand Tour de Catalunya: maravillas.  

 

Montserrat