"Strike a (goat) pose"

En esta granja de Oregón se puede practicar yoga con cabras

Esta práctica estrambótica no solo tiene beneficios para la salud, también para la economía rural de la Costa Oeste.

El verano de 2016, una granja de Oregón empezó a realizar sesiones de yoga con cabras. Cuatro años más tarde, la lista de espera supera los tres meses y las granjas que ofrecen esta práctica se han multiplicado por los Estados Unidos hasta alcanzar 15 localidades. Pero, ¿cómo empezó todo? Con Original Goat Yoga y su fundadora Lainey Morse que, tras ser diagnosticada de una enfermedad, empezó una granja con seis cabras para hacer lo que realmente deseaba. Laney cuenta que así encontró "cómo afrontar la adversidad, pudo reconectar con las raíces rurales y ayudar a otros a alcanzar sus sueños". Este pequeño acto que realizó hace cuatro años se hizo viral y se ha acabado convirtiendo en un negocio que, según el medio de comunicación CNBC, en 2016 ya facturó 160.000 euros y esperaba duplicar la cifra en 2017. 

 

Original Goat Yoga

Original Goat Yoga

Original Goat Yoga

¿Cómo se practica el yoga con animales?

Básicamente, consiste en hacer una clase de yoga en la naturaleza, con la peculiaridad que las cabras campan a sus anchas por alrededor, siendo incluso común que se coloquen en la espalda o en los brazos de las personas. Fue esto lo que lanzó al estrellato esta práctica: el contacto con los animales y la interacción que se crea con los humanos. En Oregón, Original Goat Yoga imparte clases de 90 minutos para yoguis de diferentes niveles desde 35 dólares por persona, y ahora ya lo hace en muchas otras localidades.

Existe una rica relación emocional y evolutiva entre las cabras y las personas.

Cabras para la terapia y la economía local

Estos animales consiguieron aliviar el estrés de Laney. Así, Original Goat Yoga se presenta como una experiencia enriquecedora para mejorar la salud mental y física a través de los poderes curativos de la naturaleza y los animales. Para la fundadora, "las cabras, probablemente, fueron los primeros animales domesticados, y como tal, existe una rica relación emocional y evolutiva entre las cabras y las personas". La organización apuesta por las cabras dados los beneficios físicos y emocionales que ejercen sobre los practicantes de yoga. Sin embargo, no existen evidencias científicas sobre los efectos de hacer terapia con cabras y, frente a esto, la The Goat Yoga Foundation ha iniciado una investigación para analizar los beneficios, los riesgos para la salud y el vínculo de la terapia.

Original Goat Yoga

Original Goat Yoga

Además, también pretende ser un ente importante para el desarrollo económico de los espacios rurales y las granjas familiares a través del agroturismo. "El yoga de cabra está permitiendo que los hogares rurales y las granjas familiares complementen sus ingresos, diversifiquen sus fuentes de ingresos y brinden beneficios económicos a sus comunidades", expone.

Las cabras no están obligadas a ponerse boca arriba ni a hacer trucos.

Popularidad, negocio y ética

De hacerse viral a la fama, y de la fama al éxito empresarial. Así fueron los inicios de Original Goat Yoga. Para Laney, todavía es difícil entender cómo su pequeño retiro se ha convertido en lo que es hoy en día, pero está claro que sus 20 años trabajando en el sector del negocio han dado sus frutos. Ante tal popularidad, han sido más los países que se han apuntado a la práctica del yoga con cabras. Y, con ella, también han surgido las críticas.

En 2018, la Organización PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) de Reino Unido publicaba un artículo sobre los motivos por los que no se deben hacer este tipo de clases a raíz de las denuncias por maltrato animal que había recibido un zoológico de mascotas de Australia, en el que había cabras para eventos de yoga. Exponían que "las cabras son animales inteligentes, son madres pacientes y cariñosas, no son accesorios para selfies". Ante esto, Original Goat Yoga defiende que sus cabras "no están obligadas a ponerse boca arriba ni a hacer trucos. Nuestras clases no son un ejercicio obligatorio para ellas."

Compártelo