Con las botas puestas

Guía para que el Acqua Alta no estropee un viaje a Venecia

Cuando Venecia se inunda hay que tomar las precauciones necesarias y saber qué zonas son las más adecuadas para visitar.

Al visitar Venecia entre noviembre y diciembre, las posibilidades de experimentar el Acqua Alta aumentan. No siempre aparece pero, cuando lo hace, la ciudad de los canales se transforma. Son muchos los que, al vivirlo por primera vez, salen a la calle con botas de agua y se plantan en medio de San Marco para sacarse fotos imposibles. Sin embargo, esta semana las inundaciones están superando récords. Han alcanzado los 187 centímetros, cifras que no se daban desde el noviembre del año 1966, cuando se registraron 194 cm. Los venecianos han convivido siempre con este fenómeno que, en ocasiones, puede ser desastroso. En general, los picos de la marea duran algunas horas. Después, Venecia vuelve a la normalidad (aunque sea con los pies mojados).

Acqua alta

Foto: iStock

Acqua alta

Para quien lo experimenta por primera vez, hay que saber que no todas las inundaciones son iguales. Es a partir de los 80 cm que se considera acqua alta, un fenómeno provocado por factores astronómicos como la atracción de la Luna, pero también por agentes meteorológicos como fuertes lluvias y vientos que afectan la marea, sin dejar de lado el aumento del nivel del mar causado por el cambio climático. De hecho, los estudios alertan que el calentamiento global agravará este fenómeno año tras año.

A pesar de que se pueden experimentar ligeras inundaciones durante otras épocas del año, es en otoño e invierno cuando Venecia se transforma y se cubre de agua. Y sí, en noviembre suelen darse los picos más altos. Es en este mes cuando las sirenas dan la alerta y las autoridades venecianas colocan las pasarelas de paso en las principales zonas para que los peatones puedan caminar. Y, junto a esto, los locales siguen las medidas adecuadas para sobrellevar el acqua alta.

Acqua alta

Foto: iStock

  1. Descargar la aplicación. No podía ser de otra forma. El siglo XXI ha llevado a la Laguna otra forma de experimentar este fenómeno que lleva siglos actuando: a través del móvil. Junto a las páginas webs oficiales de meteorología que informan de las horas, el viento, los centímetros y la temperatura, entre otros aspectos, aplicaciones como Hi!Tide Venezia son el elemento perfecto para afrontar estos días y ver en tiempo real como está la situación.
  2. Consultar las páginas oficiales de transporte. Antes de salir a la calle hay que conocer bien la situación. Y no solo la de las calles, sino también la de los canales. Si se quiere coger el vaporetto, hay que consultar las páginas oficiales de ACTV para saber si la ruta escogida transita en ese momento.
  3. Calzarse las botas. Y, al salir de casa, no se contempla una acqua alta sin botas de agua (a no ser que se quiera coger un resfriado de los buenos). En todas las casas, residencias e incluso algunos hoteles, los armarios tienen botas altas de goma, que se convierten en el outfit de moda entre los venecianos durante estos meses.
  4. Transcurrir por las pasarelas. Las calles principales de la isla también se equipan, y lo hacen con unas pasarelas elevadas para que los peatones no pisen directamente el suelo y se mojen los pies. Durante todo el año, en las calles más transitadas de la ciudad se pueden ver estas pasarelas amontonadas, preparadas para cualquier momento que sean necesarias.
  5. Conocer las zonas que más sufren el acqua alta. Del mismo modo que se aconseja pasear por estas pasarelas, también hay que tener en cuenta qué zonas son las más afectadas. San Marco se lleva la palma, ya que cuenta con el suelo más bajo e Venecia, seguido por el sestiere de Dorsoduro. A pesar de que ir a San Marco para ver la plaza con aqcua alta es muy tentador, hay que tener presentes los picos más altos y estar informado para saber cuando es el mejor momento para ir.
  6. Y las que menos para refugiarse allí. Pero hay otras zonas en las que cuando se da este fenómeno la marea no aumenta tanto. Cannaregio es una de ellas. De hecho, este sestiere se inunda con dificultad. Así que, visitar Cannaregio cuando el agua está más alta, es una buena manera de aprovechar el tiempo.

Compártelo