H10 Villa de la Reina

Hay un precioso hotel escondido en Gran Vía 22 (Madrid)

Con una arquitectura y un diseño interior exquisito, H10 Villa de la Reina es pura delicadeza en la arteria más carismática de la capital.

Hay algo sorprendente en el hotel H10 Villa de la Reina: pasar casi desapercibido en plena Gran Vía de Madrid, lo cual es tan excepcional como maravilloso. Arropado por edificios de estilo neobarroco español y otros de inspiración francesa, este hotel boutique saca a relucir su fachada de inicios del siglo XX y un renovado interior de inspiración clásica combinada con toques vanguardistas y estilo afrancesado. Toda una declaración de intenciones para enamorar a sus huéspedes.

1 / 9
Un lobby de lo más elegante

Foto: H10 Villa de la Reina

1 / 9

Un lobby de lo más elegante

​Basta asomarse en el número 22 de la concurrida Gran Vía para darse cuenta de su delicadeza. La recepción, el Bar La Villa y una biblioteca perfectamente integrada dan la bienvenida al huésped en el vestíbulo con un cuidadoso estilo art déco que transporta al París de los años 20 combinado con detalles asiáticos. Una decoración elaborada de la mano del interiorista Lázaro Rosa-Violán, quien en 2015 se encargó de la reforma integral del hotel para dotarlo de todas las comodidades necesarias. Las grandes lámparas de hierro forjado que presiden el espacio recorren el lobby junto a las columnas de piedra originales del edificio. A su lado, varias alfombras turcas, sillones y bancos aterciopelados en tonos turquesas y rojos y una gran chimenea rodean el espacio y consiguen aportar la calidez que tanto identifica al H10 Villa de la Reina.

H10 Villa de la Reina

Foto: H10 Villa de la Reina

2 / 9

Como en el siglo pasado

La escalinata de piedra original conduce a un antiguo ascensor de hierro y madera todavía en uso. De esos por los que merece la pena subir aunque sea solo una vez y sentirse como uno de los inquilinos que vivían en el edificio después de su finalización en 1922.  Encargado por la sociedad Cooperativa de Crédito Banco Matritense, el arquitecto Secundino de Zuazo Ugalde tuvo que resolver el triple uso habitual de la época, donde a los locales comerciales y a las viviendas de alquiler de los pisos superiores, se sumaban las oficinas del banco promotor, que se instalaron al fondo de la planta baja.

Cada planta adquirió un uso distinto, como la carbonera y las calderas en el subsótano y los almacenes de las tiendas y el archivo del banco en el sótano. La planta baja, hoy ocupada por el impresionante lobby, incluía un comercio a cada lado del portal, las oficinas bancarias, una sala de espera y varios despachos, así como dos escaleras independientes: una de bajada al sótano para clientes y otra para empleados, que hoy continúan en funcionamiento. Los cinco pisos restantes, donde se encuentran las 74 habitaciones del hotel, conformaban una vivienda por planta.

H10 Villa de la Reina

Foto: H10 Villa de la Reina

3 / 9

Edificio histórico de Madrid

Por lo que respecta al exterior, Secundino de Zuazo Ugalde proyectó una fachada de estilo neobarroco español caracterizada por el mirador central de fábrica: un pequeño torreón flanqueado por columnas jónicas y coronado por un tímpano con óculo oval, que hoy atesora uno de los mejores balcones y, por ende, vistas del hotel sobre la Gran Vía. Otros de estos balcones dan a la parte trasera, a la Calle de la Reina, ocupando una fachada sencilla. El edificio hoy forma parte del paisaje de la Gran Vía, del patrimonio de la ciudad y de la lista de edificios históricos de Madrid. 

Habitación Grand Deluxe. Relax en el centro de Madrid

Foto: H10 Villa de la Reina

4 / 9

Relax en el centro de Madrid

Precisamente, su condición de antigua sucursal bancaria dibuja una distribución que todavía se percibe en los espacios del hotel, donde parece que a cada paso que se da, se descubra un nuevo rincón. Para empezar, los oscuros pasillos que se distribuyen entre la primera y la séptima planta contrastan con la luminosidad del interior de las 74 habitaciones. Desde las básicas hasta las suites, H10 Villa de la Reina cuenta con ocho tipos de habitaciones (Basic, Classic, Classic Gran Vía, Deluxe, Deluxe Terrace, Grand Deluxe, Junior Suite Terrace y Suite Terrace Jacuzzi) algunas con vistas a la Gran Vía, otras con excepcionales terrazas e incluso las hay con jacuzzi exterior. Todas ellas combinan los tonos claros con materiales nobles y toques modernos en el mobiliario, los tejidos y la pintura, dotando cada espacio de una naturaleza propia.

Suite

Foto: H10 Villa de la Reina

5 / 9

Con todo lo necesario

Todas ellas también están equipadas con cafetera Nespresso, minibar, caja fuerte, sistema de climatización independiente y baño completo con secador de pelo profesional, espejo de aumento y albornoces. En el baño, los amenities han pasado a mejor vida gracias a los nuevos refills de Rituals. Toda una apuesta para ser más sostenibles que también se percibe en las bebidas de cristal, los zumos naturales y la mayor parte del desayuno sin envases. Las habitaciones, además, cuentan con Smart TV con canales internacionales, carta de almohadas y bañera con ducha termostática y efecto lluvia.

Junior Suite Terrace. La terraza privada más deseada de Madrid

Foto: H10 Villa de la Reina

6 / 9

La terraza privada más deseada de Madrid

Muchas de las habitaciones se complementan con una terraza que sobrevuela la Gran Vía madrileña dotadas de hamacas, sombrillas, mesas y sillones para tomar un poco el sol o disfrutar de las luces nocturnas de la capital. ¿La mejor para experimentar todo esto? La Junior Suite Terrace, compuesta además por un dormitorio con cama King Size y sala de estar, aunque la Suite Terrace Jacuzzi, esta con vistas a la Calle de la Reina, brinda la posibilidad de darse un baño de burbujas en el exterior. Cuenta también con una estancia de 46m2 compuesta por un dormitorio con cama King Size y sala de estar con biblioteca. 

Salón Velázquez. Un guiño al arte español

Foto: H10 Villa de la Reina

7 / 9

Un guiño al arte español

Un hotel no es solo sus habitaciones, y H10 Villa de la Reina, tampoco. Se complementa con tres salas de reuniones totalmente equipadas para celebrar cualquier tipo de evento. Las salas Velázquez y Murillo cuentan con luz natural, mientras que la sala Goya incluye un patio y puede albergar hasta 50 personas. Además, el Restaurante Las Infantas se puede convertir en un espacio para eventos privados. ¿Y qué no puede faltar un hotel que lo tiene todo? Recepción abierta las 24 horas del día, atención personalizada y una recepción para quien la cercanía con el cliente forma parte de su esencia.

Restaurante Las Infantas

Foto: H10 Villa de la Reina

8 / 9

Restaurante Las Infantas

Con un diseño que combina la estética de contrastes vintage y modernos, este amplio restaurante ofrece una completa gama de opciones de desayuno con más de 60 productos diferentes, incluyendo platos sin gluten y específicos para dietas. También la posibilidad de almorzar y cenar con reserva previa con un mínimo de 10 comensales.

Bar La Villa. De regreso al Lobby

Foto: H10 Villa de la Reina

9 / 9

De regreso al Lobby

La Villa Bar, en el vestíbulo del hotel, ofrece un agradable ambiente donde tomar un cóctel o degustar ensaladas, sándwiches y tapas. También cuenta con una atractiva zona de lectura con una amplia selección de libros disponible para todos los clientes. Además, esta temporada la propuesta gastronómica del hotel se completa con el Vermut de la Reina, que además de servirse en el Bar La Villa, se ofrece también en las habitaciones con terraza. Consiste en un cóctel elaborado para la ocasión con vermut, zumo de naranja natural, ginebra y angostura, acompañado de tablas al estilo francés compuestas por una selección de quesos, ibéricos o encurtidos.

Junior Suite Terrace