¡Wow!

El hotel bendecido por los dioses ibicencos

EI W Ibiza reabre sus puertas este mes con novedades para gritar aún más fuerte su filosofia ¡Wow!

Se inauguró el verano pasado pero el W Ibiza, en la localidad de Santa Eulalia, afronta la nueva temporada convertido y a uno de los hotspots de la isla. Razones nunca le han faltado pero ahora además suma novedades

1 / 7
W Ibiza. Un hotel con mucha historia

Foto: W Ibiza

1 / 7

Un hotel con mucha historia

Hace años que las autoridades ibicencas dijeron "hasta aqui". Y es comprensible. Desde entonces ya no se pueden construir más hoteles en la isla: la única manera de abrir uno nuevo es reformando uno antiguo. Así es como nació el W Ibiza: de las ruinas de un hotel mítico de los años 80. Un alojamiento familiar de dos estrellas reconvertido ahora en un hotel de cinco. Y basta con poner un pie en él para comprobar que no le sobra ni una.

W Ibiza. Entre la fiesta y la calma

Foto: W Ibiza

2 / 7

Entre la fiesta y la calma

EI W Ibiza se encuentra en la localidad de Santa Eulalia; la preferida por aquellos amantes de la isla que también le piden a ésta un poco de tranquilidad y relax -¡Que no todo es fiesta en Ibiza!- aunque sin renunciar a la fiesta cada noche. Un poco de todo bien dosificado en un rinconcito mágico situado en primera línea de playa con una orientación que, afinando un poco la vista, permite ver Formentera sin salir de la habitación.

W Ibiza. Estilo 'Made in Ibiza'

Foto: W Ibiza

3 / 7

Estilo 'Made in Ibiza'

Cuando uno quiere Ibiza piensa en luz, espacios abiertos, blanco puro, colores claros, relax... y, en realidad, en no pensar en nada. Todo eso está aquí. Desde el diseño de las habitaciones hasta cada uno de sus restaurantes -que no son poco ni en número ni en oferta-, pasando por su espectacular piscina -con DJ en directo a cualquier hora, su gimnasio o el relajante AWAY spa y sus seis salas de tratamientos privados. Si los dioses ibicencos que están presentes en cada una de sus estancias pudieran mandar una señal, ésta seria, sin duda, un pulgar en alto. 

W Ibiza. Confort sin medida

Foto: W Ibiza

4 / 7

Confort sin medida

Las hay sencillas y otras con piscina privada, dos plantas, cocina, su propia azotea o más metros cuadrados que muchas oficinas. En total 162 habitaciones y suites para todos los bolsillos pero todas con un denominador común que deja a sus huéspedes satisfechos por igual: su amplitud, su innovadora decoración con productos naturales y locales, la comodidad de la icónica cama W y su estructura diseñada para que la luz las invada en todo momento son sólo algunos detalles. Los demás, que no son pocos, mejor descubrirlos en persona.

W Ibiza. Pide por esa boquita

Foto: W Ibiza

5 / 7

Pide por esa boquita

No importa los días que uno se aloje en el W Ibiza; podría estar desayunando, comiendo y cenando sin repetir ni un solo plato. La oferta gastronómica del hotel es apabullante. Hay de todo y para todos sea cual sea el momento. Imprescindibles los huevos Benedictine y las tortitas del desayuno; la oferta más saludable -perfecta para llevar de picnic a la playa del Ve Café; los pescados a la luz de las velas en el Chiringuito Blue; o las pizzas, las hamburguesas vegetales y los cocteles del W Lounge. Por si fuera poco, este año se suma a la oferta culinaria el restaurante La Llama, especializado en cocina a la brasa con un horno, una parrilla de llama abierta y una de las bodegas más amplias de toda la isla.

W Ibiza. ... y hasta aquí los niños

Foto: W Ibiza

6 / 7

... y hasta aquí los niños

Por si todo esto fuera poco, el W Ibiza reabre esta temporada con una novedad a tener muy en cuenta: en la azotea del hotel se estrena Glow, un espacio exclusivo para adultos que es más más que un rooftop bar. Las posibilidades son infinitas. De día: relajarse en una tumbona, clases de yoga y meditación, un baño en su piscina infinita... Y por la noche, que suene la música: desde sesiones chill-out a ritmos electrónicos con los mejores DJ's. 

W Ibiza. Que nadie se quede con dudas

Foto: W Ibiza

7 / 7

Que nadie se quede con dudas

Ojalá uno pudiera decir siempre que un plus del hotel en el que se aloja es su personal. En este caso es una verdad como un templo. Sólo hay que alojarse en el W Ibiza para comprobar que cada uno de sus empleados podría ganarse la vida como guía de la isla. En la cadena los llaman los W Insiders y los definen como "conserjes con un profundo conocimiento de todos los hot spots de la isla y de las experiencias más exclusivas". Quien los ponga a prueba comprobará que es así. Por algo ellos son los embajadores de la filosofía de la firma: el servicio 'Whatever / Whenever®', dedicado a "la creación de recuerdos imborrables para los huéspedes". Con esta premisa ¿Quién no se apunta?

W IBIZA