Cuevas nuevas

El hotel que inunda de diseño ancestral las entrañas de Matera

Alojarse en cualquiera de las cuevas de Sextantio Le Grotte della Civitta transciende a la mera experiencia de dormir bajo tierra.

La Matera actual no se podría entender sin la importancia de sus hoteles. Los antiguos sassi, las cuevas que acogían a sus habitantes y que quedaron despobladas por culpa del progreso y de las políticas de modernización de la Italia de la Posguerra (años 50), se han vuelto a llenar de vida gracias a la proliferación de alojamientos para viajeros de todo tipo. De hecho, apenas hay viviendas en esta cavidades ya que las mejor conservadas se han destinado a la hostelería y el turismo. Un microcosmos agujereado en el que hay establecimientos que brillan con luz propia. Y uno de ellos es, por méritos propios, el Sextantio Le Grotte de la Civita.

1 / 6
008-DS-Sextantio della Civita. Sassi Baresano

Foto: Sextantio della Civita

1 / 6

La vida en los Sassi

Se tiene constancia arqueológica de que en las paredes de la Murgia Materana hubo vida desde la prehistoria. La toba, un tipo de piedra de poca dureza, permitió que aquí se asentaran pequeñas comunidades durante miles de años. Su desarrollo definitivo llegó durante el Medievo, cuando la ciudad se asentó como eje comercial gracias al fértil campo que la rodea y a que, debido a su orografía, era fácil de defender. Una combinación ganadora que hizo que proliferaran las cuevas habitadas en dos distritos anexos: el Sasso Caveoso y el Sasso Barisano. En este segundo se ubica este hotel, un barrio marcado por tener una proporción casi similar de casas rupestres y de edificios de piedra erigidos de forma tradicional. Y su hallazgo es casi epifánico por inesperado.  

IMG-4427. La esencia del vicinato

Foto: Javier Zori del Amo

2 / 6

Un 'albergo diffuso' entre 'vicinati'

En Matera está muy limitado el tráfico de coches. De hecho, en la parte moderna de la ciudad -aquella construida en los años 50 para acoger a los habitantes de los Sassi- proliferan los parkings que ofrecen un servicio de taxi hasta el hotel en cuestión. Sus conductores tiene claro que ese momento en el que se deja atrás el siglo XXI y la calle serpentea hasta abrirse en un mirador sobre la parte vieja es fascinante y suelen aminorar la velocidad. O, quizás, esto sea solo el efecto colateral de este stendhalazo. 

Apenas unas escaleras separan la única calle acondicionada para el paso de vehículos del Sextantio Le Grotte della Civita. Un pequeño cartel marca su existencia, como si fuera casi un secreto mientras que una verja añeja separa la calle de sus zonas comunes. Pero claro, no se trata de un hotel al uso, sino de un conjunto de cavidades acondicionadas como habitaciones en torno a varios vicinati, los patios que antaño eran el epicentro de toda socialización en Matera. El perfecto ejemplo de 'Albergo diffuso', de establecimiento esparcido por varias callejuelas donde nada hace intuir lo que sucede cuando se abren sus puertas. 

028-DS-Sextantio della Civita. Viejo pero nuevo

Foto: Sextantio della Civita

3 / 6

Antigüedades contemporáneas

La recepción, ubicada en la primera cueva del vicinato principal, ya preludia que este establecimiento es mucho más que un alojamiento insólito y rupestre. Es un deliberado viaje al pasado donde todo está nuevo. Y eso rápido se descubre cuando se abre cualquiera de sus 18 habitaciones y suites. A simple vista, sus suelos, su decoración y su mobiliario parecen estar embalsamados en el tiempo, como si no hubiera pasado nada en los últimos 70 años y los sassi siguieran siendo hogares. Y sin embargo, todo fue diseñado y recuperado ad hoc en la primera década del siglo XXI en una clara demotración de sostenibilidad arquitectónica. El proyecto no habría tenido sentido si recuperar los sassi hubiera supuesto llenarlos de tecnología ostentosa o de elementos minimalistas y descontextualizados. 

 

 

011-DS-Sextantio della Civita. El poder de una bañera

Foto: Sextantio della Civita

4 / 6

El poder de una bañera

Esta filosofía, que ha permitido al hotel formar parte del prestigioso sello de calidad Design Hotels, no sacrifica el efecto sorpresa. De hecho, pese a que camas, sillas, mesas, puertas y ventanas respetan la identidad rupestre, una bañera emerge como conexión entre pasado y futuro. Y es que Sextantio Le Grotte della Civita es, ante todo, un establecimiento de lujo, por mucho que la ostentación brille por su ausencia y sus detalles de calidad son invisibles (pero sí disfrutables). Eso sí, esta seña de identidad resulta poderosa, magnética y fascinante. Tanto, que rompe cualquiera de los tópico hoteleros haciendo de este elemento de baño el epicentro de las miradas y, por supuesto, de los placeres. 

020-DS-Sextantio della Civita. Noche bajo tierra

Foto: Sextantio della Civita

5 / 6

Noche bajo tierra

Es, incluso, normal que el huésped se haga preguntas que van desde el cómo han conseguido llevar el agua y la electricidad a cada rincón sin estropear las paredes calcáreas o cómo es posible que el pasado pueda resultar tan acogedor. Todo se disipa al caer el sol y es cuando entran en juego los detalles imperceptibles a simple vista como unos colchones de altísima calidad, una iluminación artificial sutil e, incluso, un silencio que resulta reparador tras una jornada conquistando escalones. 

032-DS-Sextantio della Civita. Desayuno a lo materano

Foto: Sextantio della Civita

6 / 6

Desayuno a lo materano

La experiencia de alojarse en este hotel no termina en el amanecer. En una de sus cuevas más majestuosas se sirve un completísimo desayuno que aquí es sagrado. Y lo es por varios motivos. El primero, que dicha sala se ubica en una antigua iglesia cuyo ábside aún se intuye. El segundo, porque en su propuesta gastronómica reinan los embutidos regionales, las tartas locales y, sobre todo, el pan materano. ¿Qué es lo que tienen de especial estas hogazas? Sobre todo, el tostado que le dan los antiguos hornos rupestres. Toda una síntesis de una ciudad y de un hotel que ha hecho que cualquier tiempo pasado parezca mejor. O al menos, más hedonista. 

011-DS-Sextantio della Civita