God save the city

Diez novedosas razones para volver a Londres

Exposiciones, hoteles, restaurantes, barrios y otros lujos sorprendentes más allá de los topicazos.

Una de las mejores cosas que suceden en Londres es su continuo movimiento. El flujo y el requeteflujo de su agenda cultural, sus hoteles y sus barrios aporta a la ciudad un aire fresco del que no muchos destinos pueden presumir. Es un hecho que la tendencia actual de la capital del Reino Unido viene marcada por todo lo nuevo que sucede en la ciudad, donde se incluyen hoteles, exposiciones, restaurantes y mercados por donde merece la pena husmear y sentarse a disfrutar desde una cerveza hasta un lujoso afternoon tea. Si lo sirven bueno, no tardará en ponerse pronto de moda.

1 / 10

Foto: Adrien Dirand

1 / 10

Dior en el Museo V&A

No es ninguna casualidad que el museo Victoria & Albert haya decidido ampliar siete semanas más la exposición más importante del año en Londres: Christian Dior: Designer of Dreams, originalmente programada para concluir el 14 de julio de 2019. Y es que desde su apertura el 2 de febrero de este año, casi 200.000 boquiabiertos visitantes han experimentado la belleza de la muestra, la mayor y más completa retrospectiva de la casa Dior que se ha realizado en el Reino Unido. 70 años de historia, lujo y sueños que el museo Victoria & Albert ha conseguido plasmar en un recorrido único por la historia de la maison en una exposición más que convincente.

Foto: Franklyn Hotel

2 / 10

'Afternoon Tea' en el hotel Franklin

Tal ha sido la huella de la exposición Christian Dior: Designer of Dreams en la ciudad,  que establecimientos como el coqueto hotel Franklin, ubicado en Egerton Gardens, ha diseñado una propuesta a la altura con forma de afternoon tea que contiene un menú especial de delicias saladas y dulces que hacen referencia a la obra del diseñador. Algunos de los ejemplos más logrados son la propuesta J’adore, compuesta por crema de cacahuete y chocolate que se sirve junto a un vaporizador relleno de Calvados, un aroma muy vinculado a la casa de Dior en Normandía. Por supuesto ninguna propuesta de Afternoon Tea tendría sentido sin el té que acompañada la comida. En el Franklin ofrecen más de 20 variedades diferentes de tés que van desde el típico té british proveniente de Ceilán (Sri Lanka), hasta apuestas más actuales como el Matcha Latte.

Foto: iStock

3 / 10

Brick Lane

La arteria que divide, y esto es una licencia periodística, el corazón del barrio de Shoreditch es una calle, un mercado y un punto de paso imprescindible en Londres donde comer los mejores bagels de la ciudad (siempre en Beigel Bake). Todo en Brick Lane es muy mainstream, sobre todo si se visita en domingo cuando la zona es (aún) más popular, un ecléctico lugar donde se mezclan los puestos de frutas con las tiendas vintage y un sutil olor a curry, ya que aquí se encuentran los mejores restaurantes donde comerlo.

Foto: iStock

4 / 10

Old Spitafields

Un mercado de finales del XIX enmarcado dentro de un edificio victoriano que encierra, además de mucha historia, un buen puñado de puestos con una envidiable selección de arte, moda o antigüedades. Ubicado entre Brick Lane y Bishopsgate, se trata de uno de los mercados más queridos y visitados por los londinenses en fin de semana. Bastó con que Alexander Mcqueen eligiera Shoreditch como sede de su estudio de moda para que la popularidad de este barrio londinense se elevara a los altares. Con un marcado carácter artístico, hay grafitis por todas partes, y un elevado precio por alquiler, Shoreditch es el lugar perfecto donde dar rienda suelta a la vida nocturna.

Foto: Tamarind

5 / 10

Welcome back, Tamarind

El que fuera el primer restaurante indio en recibir una estrella Michelin en Londres ha vuelto a encender sus fogones tras unos meses de reforma (y alguna época de hastío). Y aunque ya no luce el preciado astro, Tamarind está mejor que nunca. Una espléndida cocina vista abastece las dos plantas del restaurante y un equipo humano a la altura cuida de los paladares más exigentes. Hay quien piensa que la mejor comida india no está en la India, sino en Londres, y Tamarind puede ser un buen ejemplo de ello. Un festival de colores, sabores, texturas y sonrisas aderezado por una carta de cócteles que, como todo en el nuevo Tamarind, sorprende. Hay que probar ensaladas, sí, ensaladas, como la de kale, y platos como el kebab, aunque puede que sea la deliciosa lubina la que se lleva el premio gordo. El restaurante también cuenta con un horno taandori de donde salen delicias como su pollo taandori que maridar, por ejemplo, con un buen plato de daal (lentejas) con el punto justo de picante.

Foto: Mandarin Oriental

6 / 10

115 años de historia no son nada en el hotel Mandarin Oriental

Por los muros de uno de los hoteles más lujosos de Londres, el espectacular Mandarin Oriental en Hyde Park, ha pasado de todo. Este fue uno de los hoteles preferidos de Churchill, la reina de Inglaterra aprendió a bailar en uno de sus salones y la fiesta de despedida del príncipe Guillermo también fue aquí, con toda la realeza como testigo. Y aunque un terrible incendio obligara al establecimiento a cerrar sus puertas y acometerse a una profunda renovación, hoy el Mandarin Oriental vuelve a brillar con los mismos recuerdos y un poco más de brillo, si cabe. En esencia, nada ha cambiado en este fabuloso hotel convertido en icono, y mucho menos su fachada eduardiana esculpida en ladrillo rojo en 1889 ni en sus recién renovadas 181 habitaciones.

Foto: iStock

7 / 10

La C-I-T-Y

Si hay un adjetivo que descalifique inmediatamente a un barrio, ese es “financiero”. Pero eso no sucede en la City, el distrito ejecutivo por antonomasia que es una ciudad dentro de otra ciudad por la que bien merece la pena dejarse caer. Sobre todo si es a través de sus enormes rascacielos futuristas como el Lloyd’s, diseñado por Richard Rogers.

Foto: Antrathite

8 / 10

Anthracite, brindis con glamour

Que las cosas están cambiando en la zona de King’s Cross no es una frase hecha. La creciente demanda de locales ‘bien’ en esta área de la capital británica hace que estén proliferando nuevos restaurantes, bares, etc., donde comer y beber bien, o de maravilla. Es el caso de uno de los recién llegados, Anthracite, que, con nombre de superhéroe de Marvel, es ya uno de los más deseados. Aquí se viene a charlar, a ponerse cómodo, a relajarse y, cómo no, a disfrutar de uno, o los que sean necesarios, de sus aclamados cócteles. La carta es poco menos que infinita, así que lo mejor es pedir ayuda a cualquier miembro del equipo. Maderas nobles, telas de alta calidad y mucha gente guapa dan vida a este Martini Lounge que promete, y cumple, pasar un buen rato.

Si el hambre apremia, el restaurante Plum & Spilt Milk, ubicado al lado de Anthracite e igualmente perteneciente al Great Northern Hotel, es un buen local donde disfrutar de auténtica cocina británica con el sello justo de modernidad.

Foto: iStock

9 / 10

Regent's Canal

Esta es la prueba fehaciente de que Londres también puede ser flotante. Fuera completamente del circuito turístico encontramos este idílico canal que recorre Londres de oeste a este y que, de acuerdo que no es comparable con Ámsterdam o Venecia, resulta interesante recorrer (en barco, a pie o en bicicleta) por un par de siglos de historia y ecléctica arquitectura.

Foto: iStock

10 / 10

Southwark

Aunque ahora sea conocido como la meca del afterwork, este distrito de Londres ubicado en la orilla sur del Támesis es uno de los mayores emblemas de la capacidad de reciclaje que tiene la ciudad, abanderado por uno de sus edificios más carismáticos, la Tate Modern. Tampoco hay que perder de vista aquí el Millennium Bridge ni el delicioso Borough Market.

V&A Christian-Dior-Designer-of-Dreams-exhibition The-Garden-section-(c)-ADRIEN-DIRAND-(3)

Diez novedosas razones para volver a Londres

Compártelo