Mapas olvidados

La iniciativa que ha recuperado 79.000 km de senderos en Inglaterra y Gales

La organización The Ramblers y miles de voluntarios han identificado 79.000 km de caminos que quieren incorporar a la red de mapas oficial para que no desaparezcan.

Hace justo un año, a inicios de 2020, la organización The Ramblers hizo un llamamiento a la población para identificar 16.000 kilómetros de senderos históricos que faltan en los mapas modernos de Inglaterra y Gales. En tan solo seis semanas lo consiguieron y, meses más tarde, los resultados fueron abrumadores: se recopilaron un total de 79.000 kilómetros, casi cinco veces más de lo que esperaban identificar en un inicio. El siguiente objetivo es seleccionar los más relevantes e incorporarlos a los mapas oficiales antes de 2026, la fecha límite establecida por el Gobierno para incluirlos en la red de senderos oficial. 

1 / 4
The Ramblers

Foot: The Ramblers

1 / 4

El poder de los voluntarios

El objetivo se superó con creces gracias a miles de voluntarios y a la "Don't lose your way" (No te pierdas) una herramienta de cartografía online que crearon con el objetivo de dividir Inglaterra y Gales en 154.000 cuadrados de un km2. Cada uno de ellos fue encargado a dos usuarios voluntarios que compararon los mapas actuales con dos mapas históricos de hace 120 años. Más de una quinta parte de los caminos registrados se encontraron en el suroeste de Inglaterra, sobretodo en el condado Devon, que encabeza la lista con más de 4.745 kilómetros, seguido de North Yorkshire y West Midlands. De los 79.000 kilómetros, más de 12.000 pertenecen a Gales.

Mapa The Ramblers

Foot: The Ramblers

2 / 4

El mapa de los senderos abandonados

Entre los hallazgos, que aparecen en azul en el mapa, se han descubierto caminos que conducen hasta mercados e iglesias, antiguas rutas de peregrinaje, senderos que que seguían pastores y su ganado e itinerarios costeros de contrabandistas, siendo así un proyecto que no solo preserva el patrimonio natural, sino también cultural.

Algunos de los caminos que faltan por cartografiar se siguen utilizando, pero otros presentan condiciones de degradación o son completamente inutilizables. Lo que sí que tienen en común es que no figuran en los mapas oficiales que se elaboraron en la década de 1950.

Chilterns, Buckinghamshire

Foto: Shutterstock

3 / 4

Horizonte 2026

Un año después de que se diera inicio a la búsqueda e identificación de senderos, la organización ha cambiado su objetivo por el de priorizar, investigar y solicitar que los caminos se restauren antes del 1 de enero 2026, fecha límite fijada por el gobierno para poder añadirlos a la red de senderos oficial. Ahora, necesitan priorizar aquellos caminos que aporten un mayor beneficio para la gente e investigarlos para determinar si se pueden o no restaurar en este período de tiempo. Y, una vez más, solo será posible gracias a la ayuda de los ciudadanos.

Entre enero y mayo de este año, la organización se propone completar el mapa, empezar a trabajar con los voluntarios para dar prioridad a ciertos caminos, recoger las solicitudes de los voluntarios y desarrollar plantillas y un programa de orientación y formación online para ayudar a los voluntarios en el proceso.

Por primera vez, este proyecto cartográfico da una imagen real de los caminos que faltan a los excursionistas y habitantes de Inglaterra y Gales, permitiéndoles empezar a priorizar los que serían más útiles, investigar las pruebas históricas y hacer solicitudes a las autoridades locales para que las añadan al mapa. Una vez registrados legalmente como senderos y añadidos al mapa definitivo, estarían protegidos por la ley para que la gente los use y disfrute indefinidamente.

Devon

Foto: iStock

4 / 4

"Love it. Save it"

En una reciente investigación, The Ramblers asegura que para la gente, poder caminar y acceder a la naturaleza y a los espacios verdes de su vecindario inmediato es más importante que nunca después de COVID-19, y el 60% asegura que contar con más y mejores rutas de senderismo cerca de donde viven mejorarían su calidad de vida. De hecho, muchos de estos senderos podrían mejorar la red de caminos existente, creando nuevas rutas circulares para caminar o conectando más fácilmente a la gente con los espacios verdes locales, la naturaleza y el campo, según la organización.

Según Jack Cornish, director del proyecto, "a medida que reconocemos cada vez más los enormes beneficios de poder salir al aire libre y acceder a la naturaleza, salvar estos caminos es todavía más urgente". Por lo tanto, ha sido imprescindible hacer que la gente sienta suyos estos senderos y luche para salvarlos, tal como plasman en su campaña "Love it. Save It" (Quiérelo. Sálvalo).

Para conseguir el objetivo, han lanzado un crowdsourcing junto a Cotswold Outdoor, con una contribución de 10.000 libras, y una campaña de crowdfunding para recaudar 49.000 libras (54.000 €).

Devon

Compártelo