Pasado y futuro modélico

Lanzarote: más de 100 años de sostenibilidad

En los últimos 100 años, esta isla ha pasado de ser un territorio hostil e inhóspito a construirse a sí misma como un destino turístico sostenible de primer nivel mundial, que es visitado cada año por más de 3 millones de turistas.

Lanzarote, que siempre ha huido de la fórmula, ya obsoleta, de vender únicamente sol y playa (a la que están sometidas la mayoría de islas del mundo), ha conseguido posicionarse como un destino atractivo y comprometido con el medioambiente, en el que el paisaje es el auténtico reclamo.

1 / 7
iStock-654210712. Gracias a César Manrique

1 / 7

Gracias a César Manrique

Y es que la mejor manera de descubrir la Isla es la de dejarse llevar por sus encantos naturales, con el volcán, el viento y el mar como protagonistas. Lanzarote lo tiene claro, el equilibrio entre desarrollo y protección medioambiental es la fórmula del éxito. Su hijo más célebre, César Manrique, así lo defendió siempre, y hoy la isla no podría entenderse sin su obra. El artista, junto a muchos anónimos lanzaroteños, dibujó una Lanzarote en completa armonía con el medio. Y su legado ayuda a comprender la personalidad de una tierra en la que cultura, turismo y medioambiente se estrechan la mano. En su fundación se pone de relieve esta labor y se sintetiza su pensamiento y su visión futurista y armoniosa del futuro de este lugar.  

iStock-916796740. Naturaleza y cultura

Foto: iStock

2 / 7

Naturaleza y cultura

Quienes visiten Lanzarote, pueden disfrutar del primer museo submarino de toda Europa (la isla es un paraíso para los amantes del buceo) o asistir a un espectáculo musical en el centro de la tierra. Se celebran conciertos en el interior de sus tubos volcánicos, como la Cueva de los Verdes o los Jameos del Agua, con una acústica que envidiarían los mejores auditorios del mundo.

iStock-653491742. Vino Km. 0

Foto: iStock

3 / 7

Vino Km. 0

También pueden conocer las tradiciones y el estrecho vínculo de sus gentes con el territorio en la Casa-Museo del Campesino y, cómo no, asombrarse ante la espectacularidad de La Geria. Allí los agricultores desafiaron las condiciones climatológicas y geográficas adversas para cultivar el volcán. Sí, así es, han sacado vida de la ceniza volcánica. Y el lugar ahora es cuna de reconocidos vinos, los Malvasía Volcánicos. ¡Es imposible resistirse a estos deliciosos caldos!

 

Lanzarote. Siempre a la vanguardia

Foto: iStock

4 / 7

Siempre a la vanguardia

El desarrollo de esta isla es absolutamente fascinante. No se puede entender la visita a Lanzarote sin conocer un poco su historia y su carácter y, por supuesto, su espíritu revolucionario. Allá por los años 60 recibía la primera desaladora de agua de toda Europa y ha visto cómo los molinos de viento fueron dando paso a los parques eólicos, o los camellos a las bicicletas eléctricas. Y hace ya 25 años que se convirtió en el primer lugar de España, junto a Menorca, en ser declarado Reserva de la Biosfera para la totalidad de su territorio.

iStock-666050772. Un futuro sostenible y realista

Foto: iStock

5 / 7

Un futuro sostenible y realista

Ahora, volcada en el cambio de modelo energético, la Isla de los Volcanes, a través de su red de Centros de Arte, Cultura y Turismo, está capitaneando proyectos pioneros, como el de transporte ecológico y autónomo en las Montañas del Fuego en Timanfaya o el de Smart Island, que permitirá mejorar la experiencia del visitante y apostar por un turismo sostenible y de calidad.

iStock-517706298. Urbanismo armonioso

Foto: iStock

6 / 7

Urbanismo armonioso

Todos estos elementos e hitos históricos se conjugan para crear una Lanzarote que conquista por su sencillez y su energía. Sus casitas blancas, con puertas y ventanas azules en costa y verdes en medianías salpican tímidamente el manto negro de su paisaje volcánico. Tan coqueta y salvaje a la vez. En ella confluyen los 4 elementos: tierra, aire, agua y fuego. Es naturaleza y también es arte. Una isla a la vanguardia de la sostenibilidad, una isla en constante reinvención y transformación, una isla comprometida.

iStock-1134192429. Una isla viva

Foto: iStock

7 / 7

Una isla viva

Lanzarote siempre ha sido, y ha querido ser, un laboratorio donde se pongan en práctica acciones medioambientales que puedan servir de referencia para el resto de islas del mundo. Al igual que el volcán, que destruye y construye, Lanzarote se hace y rehace a sí misma. Los que se animen a descubrirla, conectarán con ella, con sus paisajes y sus gentes, y caerán rendidos ante su ritmo y su fuerza. Como dice el artista conejero Juan Gopar, en Lanzarote se duerme bien, porque "la isla está viva y te mece durante la noche". Pero a Lanzarote no sólo hay que conocerla y quererla, hay que cuidarla y respetarla.

Lanzarote

Lanzarote: más de 100 años de sostenibilidad

Compártelo