oro, incienso y mirra

Leyendas y curiosidades de la cabalgata de Reyes Magos más antigua de España

Joya cultural de España, se celebra en Alcoy desde 1885 pero existen antecedentes documentales que se remontan a 1866.

Lo bueno de celebrar los Reyes Magos es que, cuando crees que todo ha pasado, que el año llega a su fin y que con él, todas las fiestas navideñas, todavía quedan excusas para celebrar. Son cinco o seis días de enero que se arañan con los dedos al calendario de festividades. Con permiso de la Navidad (y Papá Noel) o de Nochevieja, el 5 de enero es una de las noches más mágicas del año. Generación tras generación, las tradiciones continúan. A veces intactas, otras más sofisticadas. Ir a ver la cabalgata, saludar a tu Rey Mago favorito entre gritos y sollozos, abrir los regalos con felicidad e impaciencia...

Son escenas que ocurren en todos los rincones de España. Sin embargo, hay un lugar por el que Sus Majestades de Oriente pasaron primero. Su nombre es Alcoy y esta ciudad alicantina ostenta el título de celebrar la cabalgata de Reyes más antigua de España. Cada año, cientos de visitantes no quieren perderse esta fiesta declarada Bien Inmaterial de Interés Cultural, que se viene realizando de forma continuada desde 1885, aunque existen antecedentes documentales que se remontan a 1866

AlcoiCiutatdelNadal2023
© Alcoy Turismo

Seguir viajando

Palomitas de maíz para todos

Tal como explica el historiador de arte Jordi Linares a Viajes National Geographic, la cabalgata de Alcoy se remonta al siglo XIX. Surgió durante la Revolución Industrial, debido a “la necesidad de dar una tarde de gloria a los niños y niñas proletarios” que vivían en general en malas condiciones. Antes de la organización de la cabalgata tal como se conoce, se cuenta que un personaje local, conocido como el Tío Piam, indicaba a los niños las puertas de la ciudad —por entonces amurallada— por las que entrarían los Reyes Magos. Mientras estaban fuera, “los vecinos aprovechaban y hacían palomitas de maíz, el regalo que se encontraban los pequeños al volver a casa”, apunta Linares. Una leyenda que en realidad tiene poco de leyenda, ya que como afirma el historiador, incluso una tía abuela suya recordaba que “al volver, su casa olía a azúcar quemado”.  
 

Tirisiti Alcoy Alcoi Costablanca ComunitatValenciana
© Alcoy Turismo

No sólo de reyes vive la Navidad de Alcoy

La agenda cultural de la Navidad alcoyana está repleta de actos durante el mes de diciembre —como El Betlem de Tirisitii, representación de marionetas declarada también Bien de Interés Cultural— y culmina en enero por la puerta grande. A diferencia de otras ciudades, la cabalgata de Alcoy es “solo” uno de los actos que componen varios días de tradiciones y mucha emoción. La tarde del sábado 30 de diciembre por la tarde —otros años se ha celebrado el domingo previo al 5 de enero— tiene lugar el acto de Les Pastoretes (Las pastorcitas), un desfile infantil que recrea la procesión de los pastores que se acercaba al portal con sus ofrendas y que data de 1889.

Pero, sin duda, uno de los eventos más singulares es el Bando Real, conocido popularmente como “Dia de la Burreta”. Se celebra cada 4 de enero, sobre las 18:30h, desde el año 1923 y es la ceremonia que marca la llegada de sus altezas a la ciudad. Este año, por primera vez en su historia, será una emisaria la que recite “El Bando”, la pieza literaria que anuncia al pueblo su inminente llegada ante un público que llena las calles. Al final del discurso, se incorporan unas burritas cargadas con buzones sobre sus lomos para que todos los niños y niñas depositen ahí sus cartas y deseos.

EN ALCOY BALTASAR VA EN MEDIO (Y EN CAMELLO)

Otra de las singularidades de este desfile es que en Alcoy, Sus Majestades van en camello, en lugar de carrozas. Una experiencia de proximidad en la que “los niños pueden besar a los Reyes Magos”, apunta Linares. “Cada uno tiene su propia banda de música y una canción asignada —que nunca cambia—”, por lo que las primeras notas ya anuncian su llegada. “Es muy emocionante ver cómo levantan a los niños en los aires, casi volando, para poder tocarles y saludarles”, cuenta a Viajes National Geographic Núria Agulló, una alcoyana que, a pesar de vivir en Barcelona, nunca se pierde esta celebración. Aunque lo que más puede sorprender a los visitantes es el orden de llegada. Sí, Melchor sigue encabezando el desfile, pero es Baltasar quien le sigue y Gaspar concluye la comitiva. 

 

Alcoy

LOS REGALOS QUE SE DAN SON DE VERDAD

Tras depositar las cartas en los buzones, sus protagonistas se dirigen al Campamento Real, el lugar donde prepararán todos los presentes que se darán al día siguiente. Allí “los más pequeños podrán visitar el campamento y observar de cerca las jaimas, los camellos y sobre todo localizar su nombre en alguno de los paquetes que serán entregados por la noche”, cuentan a Viajes National Geographic desde Alcoy Turismo. Al día siguiente, los pajes reales entregarán en mano los regalos a los niños. ¿Cómo? Subiendo por unas largas escaleras para acceder a los balcones de las casas que coinciden con el recorrido de la cabalgata. 

“Participar en la cabalgata es algo que todos los jóvenes de Alcoy hemos querido vivir alguna vez porque la emoción de ir repartiendo felicidad es incomparable”, cuenta Ada Blanes. Mientras que los niños que no viven en el recorrido del desfile, encontrarán sus regalos en casa a su vuelta. “Esta es otra de las grandes diferencias, ya que aquí los regalos se abren la tarde del 5 de enero, en lugar del 6 por la mañana como en el resto de España”, señala Jordi Linares. 


EL RECORRIDO de la cabalgata de Alcoy

Los Reyes Magos hacen su entrada solemne en la ciudad montados sobre sus camellos sobre las 18:00h desde el Camí, pasando por la Calle de Sant Nicolau y finaliza a las 20:00h en la Plaça d’Espanya. Un desfile en el que participan centenares de músicos, antorcheros, pastorcillos, pajes y otros personajes clásicos de la tradición local alcoyana. Un acontecimiento que tiene la adoración al Belén viviente que espera en la plaza y los fuegos artificiales como broche final.