Todo sobre la TEFAF

Maastricht y su feria de arte: un poderoso idilio

Cómo la ciudad más meridional de Holanda ha acabado organizando una de las ferias de arte más prestigiosas del mundo.

Aunque el mes de marzo suele llegar cargado de eventos y ferias, amantes del arte y de los viajes vuelven a hacer coincidir sus dos pasiones con un destino. Las coordenadas son: TEFAF Maastricht (siglas de The European Fine Art Fair). Todo un imprescindible. Lo que comenzó como una pequeña feria dedicada al arte antiguo pasó a convertirse en una de las ferias de arte y antigüedades más influyentes del mundo. Algo así como un museo viviente que se repite cada año, al que acuden los más prestigiosos galeristas y coleccionistas de arte de todo el mundo.

5 3 TEFAF Maastricht 2019 - Entrance. Image credit Mark Niedermann

Foto: Mark Niedermann

Vetting-2019

¿Pero qué tiene tan de especial?

TEFAF reúne a más de 250 anticuarios y marchantes de diferentes nacionalidades que llegan atraídos por la calidad de las obras de arte que se presentan en la feria y que pasan una exhaustiva criba que asegura su estado y autenticidad. "La feria busca la excelencia en todas las secciones del mercado del arte, que presentan 7.000 años de historia del arte explican a Viajes National Geographic desde la dirección de TEFAF. El centrarnos en crear una feria de alta calidad ha significado que mantengamos una posición sólida en el mercado del arte".

Desde la pasada edición, se han introducido nuevas reglas para garantizar la imparcialidad de la investigación de obras de arte con el fin de elevar aún más la rigurosidad. Así, ahora a los expertos que se dedican a examinar y autentificar las obras ya no se les permite tener ninguna relación con casas de subastas y otros negocios similares. Es por ello que para la mayoría de los expositores es todo un logro estar en la feria.

Vetting-2019

Foto: TEFAF

Otro de los factores que distingue a TEFAF Maastricht de otras ferias es la diversidad de los expositores participantes y los objetos y obras de arte que presentan. Hay de todo, desde pinturas de grandes maestros a antigüedades clásicas, pasando por obras contemporáneas, fotografía, joyería y objetos de diseño.

Una ciudad que siente pasión por el arte

No sólo con la feria, Maastricht cuenta con una vibrante escena artística y cultural durante todo el año. Eso sí, cuando TEFAF llega a la ciudad el espíritu artístico brilla en cada rincón. Amantes y coleccionistas de arte de todo el mundo llegan dispuestos a vivir la cultura y el arte en toda la intensidad: es un plus de creatividad. Entonces, las jornadas de la feria se complementan con muchas otras actividades, exposiciones y cenas. Como indican desde la dirección de la propia feria, "Maastricht ha acogido a la comunidad artística, siendo un cálido anfitrión para nuestros expositores y visitantes".

Galerie-Karsten-Greve-AG-414hNL

Foto: TEFAF

La visita a TEFAF es una gran oportunidad para conocer Maastricht, una ciudad con personalidad distinta a la del resto de ciudades holandesas, excepto por sus bicicletas, que aquí también se ven por todos lados. Será la ciudad más meridional de Holanda, pero también es la más europea. Se nota al recorrer su casco histórico, un ecosistema animado de terrazas, cafés, restaurantes, museos y tiendas. Además, "tiene conexiones cercanas con Alemania, Bélgica y Francia. Por lo tanto, la ciudad es el mejor lugar posible para que realicemos nuestra feria insignia", anuncian desde la dirección de TEFAF a Viajes National Geographic.

Maastricht ha sabido reunir lo mejor del pasado y del presente. La mejor síntesis de ello es una de las librerías más bellas del mundo, la Book Store Dominicanen. Sin duda, una ciudad que es capaz de convertir una iglesia gótica en una librería dice mucho de la creatividad que desprende.

Su reconocida Universidad es otro de los núcleos alrededor de los cuales gravita la pasión por el arte. Los estudiantes convierten Maastricht en una urbe de atmósfera joven. Basta pasar por alguno de los bares de ambiente universitario algo fácil cuando se presume de tener el mayor número de bares por kilómetro cuadrado de todo el país para tomar el pulso vibrante de la ciudad.

El encuentro de Maastricht con el arte no ocurre sólo una vez al año. En la ciudad, la cultura es objeto de disfrute: lo es en las muchas salas de arte que se reparte por el centro como por la agenda de exposiciones que se presentan periódicamente en el Bonnefantenmuseum. Por eso, el cierre de TEFAF cada año se convierte en la promesa de lo que vendrá en la siguiente edición, de mientras, queda mucho arte por disfrutar.

Compártelo