Qué llevar, qué ponerse

Maleta 'made in Spain' rumbo a Mallorca

Cómo brillar en unas vacaciones en esta isla solo con firmas nacionales

La más grande de las Baleares es también una de las más visitadas los meses de verano y, sin duda una de las más glamourosas, por ser destino de familias reales, políticos o actores internacionales, entre otros ‘celebrities’. Un destino que merece una maleta solo con prendas Made in Spain, que resulte idónea para disfrutar, como se merece, de todos los encantos de Mallorca.

1 / 10

Foto: Balakata

1 / 10

Bata rosa de Balakata

Si algo tiene el verano es que el reloj parece no marcar las horas; no hay prisa para levantarse, por lo que los desayunos siempre son tardíos. Para disfrutar de ellos en la terraza de la habitación del Hotel Cap Rocat con increíbles vistas al Mediterráneo, nada mejor que una bata con estampado floral que aporte un toque desenfadado, pero chic, al pijama.  La elección de Viajes National Geographic: bata rosa con flores blancas y manga ancha de Balakata

Foto: Zara

2 / 10

Un 'total look' de Zara para la noche

Las sofisticación de las noches en Palma de Mallorca requieren un look estudiado con el que causar sensación en uno de sus locales de moda, de nombre Spot, donde reina el curry verde con langostinos y verduras o su taco de pescado con aceite verde picante. ¿Y después? A la pista de baile del Club de Mar Terrace & Night Club ataviada con un top plateado con pantalón negro con lazo de Zara. 

Foto: Good Bye Rita

3 / 10

Unas gafas para todo

Aunque preciosa en cualquier momento del día, la luz de la isla en verano precisa de una correcta protección ocular para que el sol no dañe los ojos mientras visitas cualquiera de sus calas, el cabo de Fomentor o disfrutar de un tinto de verano en Ponderosa Bar, el mejor chiringuito de Playa de Muro. Para ello nada mejor que las  gafas de sol negras modelo Honeycomb Black con montura octagonal de Good Bye Rita.

Foto: Laura Vecino

4 / 10

El look para una playa perfecta

Es actividad obligada en la isla pasar un día en la playa más bonita de Mallorca, y tal vez de las Baleares, con brillante arena blanca y aguas cristalinas, a lo largo de varios kilómetros. Esa es Es Trenc, una maravilla natural rodeada de bosque y absolutamente protegida. ¿Un tip? Para comer, reservar en el Bar Esperanza del pueblo de Ses Covetes, y disfrutar de su divertido ambiente a cualquier hora del día. Un planazo que marida con este biquini gris de Laura Vecino combinado con una bolsa de playa de Mercules roja con letras.

Foto: Papiroga

5 / 10

Los pendientes infalibles

Las calurosas noches de verano incitan a salir a cenar y disfrutar de la gastronomía mallorquina en locales con vistas. Dos perfectas opciones de un mismo restaurante, Cassai. Su establecimiento en el centro del pueblo Ses Salines en una casa mallorquina de más de 300 años de antigüedad, con las míticas paredes de piedra y patio repleto de plantas. Mientras, el local de la vecina Colonia Sant Jordi es un Beach House instalado en una antigua casa de pescadores reformada, con vistas a la isla de Cabrera. En ambos es imprescindible probar el 'Pan amb oli Cassai' que combina con un estilismo desenfadado coronado con unos pendientes modelo Grandiflora de Papiroga.

Foto: Bleis Madrid

6 / 10

Salvaje y elegante

Valldemossa es un pueblo con encanto y mucha historia, ubicado en la famosa Sierra de la Tramuntana. Por ese lugar han pasado ilustres personajes como Chopin, Jovellanos, Ruben Darío, Unamuno o Azorín, al quedar prendados por sus vistas, sus estrechas calles y su cartuja. A escasos kilómetros de allí, en el pueblo de Deià, se ubica uno de los mejores hoteles del mundo, y con más solera: La Residencia. Constituido por varios edificios de diferentes siglos es el  lugar perfecto para disfrutar de un coctel mientras se pone el sol. Un plan en el que encaja este traje de chaqueta blanco con pantalón corto de la sastrería femenina Bleis Madrid. 

Foto: Colour Nude

7 / 10

La elección para una estrella... Michelin

La gastronomía de Mallorca no tiene nada que envidiar a otras de la península. Además de las conocidas ensaimadas y la sobrasada, la cocina mallorquina tiene grandes aciertos y cuenta con muchos restaurantes con estrellas Michelin. Uno de ellos, es el de Andreu Genestra, en el seno de un hotel rural en el interior de la isla; es sin duda un coctel de sensaciones con el que merece la pena darse un homenaje y que merece un look como este vestido tricolor de Colour Nude. 

Foto: Mint & Rose

8 / 10

Y de compras...

Una tarde de shopping en Palma es también un plan perfecto. Además de las grandes cadenas internacionales, en el caso antiguo hay espacio para pequeños comercios donde encontrar piezas diferentes y únicas, de fabricación local y con mucha personalidad. Una de ellas es Rialto Living, donde se puede adquirir el famoso textil de estampado mallorquín, ideal para las fundas de los cojines, o la irresistible tienda Opia Concept Store. La elección de Viajes National Geographic: vestido estampado de Magnolya con alpargatas de Mint & Rose. 

Foto: Tita Madrid

9 / 10

Un bolso para EL BRUNCH

El nuevo hotel de la ciudad de Palma Can Bordoy House & Garden no solo seduce por ser miembro del prestigioso sello Preferred Hotels, también por con Botanic, un restaurante instalado en un maravilloso patio interior, que goza de una excelente reputación por su cocina saludable, obra del chef Andrés Benítez. ¿Lo mejor? Su table brunch de los domingos. Un plan dominical que se acompaña elegantemente con este bolso modelo Spiga Baby Blue de Tita Madrid.

 

Foto: Rita Von

10 / 10

De calas y protegidos

Y como ocurre con todas las islas, no hay mejor opción que bordear su costa, descubriendo calas inaccesibles a pie. Hay mil opciones para alquilar barco, por días o semanas: puede ser una lancha; el típico llaüt mallorquín, un yate o un velero. La excursión a la isla de Cabrera o divisar la sierra de la Tramontana desde el mar son las más demandadas. Tantas horas al sol hay que llevar buena protección, no solo para la piel, también la cabeza. La elección de Viajes National Geographic: sombrero con maxi flor de Rita Von.

Bata rosa de Balakata

Maleta 'made in Spain' rumbo a Mallorca

Compártelo