¿Ma che cosa?

Molise, la región italiana que paga a los emprendedores

Cinco ideas muy difrutonas que despiertan las ganas de mudarse allí ahora mismo.

Comenzar de cero nunca fue tan apetecible. Para contrarrestar la despoblación, la región de Molise, al este de Roma, ha lanzado la sugerente propuesta. A todo aquel nuevo residente que se instale y abra su propio comercio en alguno de sus 105 municipios verá recompensada su iniciativa con 700 euros al mes durante tres años. El proyecto pretende atraer a jóvenes con ideas emprendedoras que contribuyan a la economía local impulsando a esta región en crisis. En este este recorrido por cinco de los pueblos más bellos de Molise el objetivo es doble: descubrir sus encantos e idear un negocio donde invertir ahorros y subvenciones. 

1 / 5
iStock-488246451. Un 'albergo' de montaña en Campitelo Matesse

Foto: iStock

1 / 5

Un 'albergo' de montaña en Campitelo Matesse

Si de algo puede presumir la región de Molise es de tenerlo todo en uno. El visitante podrá bañarse en el mar Adriático, navegar a través de sus lagos, pasear por sus bosques y cómo no esquiar, pues allí se encuentra la cordillera de los Apeninos. En la segunda región más pequeña de Italia, una posada sería ideal en Campitello Matese, donde se reúnen los esquiadores y aficionados al snowboard, que suben a la cumbre del monte Miletto utilizando el telesilla. Sus estaciones de esquí –también las de Capracotta– son la principal atracción de un área rodeada de extensos y silenciosos bosques, una naturaleza virgen donde habitan animales salvajes como osos pardos, lobos y jabalíes, entre otros.

iStock-92100553. Una pequeña granja en San Giovanni in Galdo

Foto: iStock

2 / 5

Una pequeña granja en San Giovanni in Galdo

En esta comarca bucólica se pueden ver ovejas, vacas y búfalos pastando en los senderos entre las montañas. No en vano, San Giovanni in Galdo se enmarca cerca de la principal ruta por la que los pastores llevan a sus ganados. Una pequeña granja encajaría a la perfección en esta comarca que, entre otros encantos, conserva un pequeño templo itálico del s. III A.C. –descubierto en los años 90–, y en cuyo casco antiguo, llamado ‘Morrutto’, es fácil perderse entre sus “muros rotos” que es como llaman los lugareños al laberinto de cámaras subterráneas.

iStock-898265004. Una tienda gourmet en Fornelli

Foto: iStock

3 / 5

Una tienda gourmet en Fornelli

Productos de la tierra es lo que ofrece la conocida como ‘ciudad del aceite’. Su paisaje destaca por la presencia de centenares de olivares, de cuya aceituna se extrae un suave aceite extra virgen, que se utiliza para freír la pasta fresca. También son reconocidas sus exquisitas trufas negras y blancas. En la entrada principal de la ciudad –cuyas murallas, con sus populares siete torres, son algunas de las mejor conservadas de Molise– se ubica el castillo, rodeado por sinuosos callejones estrechos por donde está prohibido que circulen los coches. Un lugar tranquilo y saludable para inaugurar un establecimiento en el que vender producto local de primera calidad. Además de por sus olivares, los alrededores de Fornelli regalan otros hallazgos como la abadía de San Vincenzo al Volturno (en la imagen).

Una tienda artesanal en Pesche

Foto: Shutterstock

4 / 5

Una tienda artesanal en Pesche

Las rocas forman parte de la leyenda de este pueblo anclado en el acantilado de monte San Marco y también en el pasado: muchas de sus calles estrechas esconden casas con las puertas abiertas, vacías. Sus 1.640 viviendas aparecen encaramadas en la ladera, alrededor del castillo, profusamente adornadas con piedras, y resplandecen a la luz del sol escondidas entre la exuberante vegetación. Un magnífico paisaje natural que invita a abrir una boutique con productos hechos a mano, con especial atención a la artesanía en piedra.

Un bar restaurante en Riccia

Foto: Comune di Riccia

5 / 5

Un bar restaurante en Riccia

Uno de los atractivos de este rincón de Italia es su pintoresco Festival de la uva –que ya va por su edición 88–, que atrae a todos los amantes del buen vino. El fin de la vendimia se celebra por todo lo alto, con carrozas decoradas a mano que desfilan por sus calles empedradas. Comenzar una nueva vida tras las puertas de un bar restaurante no sería mala opción en un lugar donde se apuesta por las tradiciones y recetas antiguas, regadas con vinos de Molise o rematadas por un licor Amaro, otro de los reclamos de Riccia, un digestivo amargo fabricado con hierbas de la zona.

iStock-898265004

Molise, la región italiana que paga a los emprendedores

Seguir Viajando

Italia

Destacado NG

Compártelo