Reabre el auditorio más famoso de Hungría

La música vuelve a brillar en la renovada Ópera de Budapest

El teatro más histórico de la capital húngara recupera el antiguo esplendor que lo convirtió en uno de los auditorios de ópera más prestigioso y también de mejor acústica de todo el mundo.

La resplandeciente Ópera de Budapest vuelve a abrir al público sus palcos tras una renovación estética y tecnológica que la ha mantenido en silencio durante los últimos seis años. Con toda la pompa que merece esta reapertura, este teatro, localizado en la céntrica avenida Andrássy, acogió el pasado 12 de marzo una gala de presentación en la que se aprovechó para avanzar la programación de la nueva temporada 2022-2023, que contará con más de 500 espectáculos operísticos y teatrales, de los que 53 son piezas de su repertorio clásico y 16 son nuevas producciones. La música invadirá de nuevo las majestuosas estancias de la Ópera de Budapest, deseosas de exhibirse renovadas. Y para quienes no vayan a acudir a sus espectáculos, puede igualmente disfrutar de las visitas comentadas que se realizan, en las que, además del recorridos desde el gallinero hasta los palcos, se descubren muchas curiosidades. ¡Que empiece el espectáculo!

1 /5
Berecz Valter opera belso (4)

Foto: Auditorio Ópera de Budapest / Turismo de Hungría

1 / 5

Historia de una restauración

Después de tantas representaciones vibrantes que se vivieron en este teatro desde que fuera inaugurado en 1884, hace seis años se decidió realizar una renovación integral que concluyó oficialmente el pasado mes de marzo. Anteriormente, este vistoso palacete había contado con dos grandes remodelaciones, en 1912 y en 1980, aunque ninguna de la magnitud como la última realizada. Ahora, con la obra culminada, en Hungría esperan la inauguración en julio de la nueva temporada 2022-2023 cuando su Ópera Nacional vuelva a posicionar a Budapest entre los destinos culturales europeos

El ambicioso proyecto ha supuesto, entre otros aspectos, la modernización de la fachada, los sistemas de ingeniería escénica y acústica, la mejora del confort del auditorio, la reconstrucción del foso de la orquesta y la restauración de elementos históricos como el vestíbulo, la escalinata principal o los dos pisos de antesala al auditorio. Teniendo en cuenta la importancia de este complejo en la historia de la ciudad, la renovación ha sido cuidada al mínimo detalle, primando la experiencia del visitante y la optimización de la acústica del auditorio. Como resultado, el aforo del auditorio ha disminuido a 1000 espectadores, que ahora disfrutarán de asientos más amplios y cómodos. Además, las filas de la planta baja están dispuestas en bloque, lo que favorece que las ondas sonoras se propaguen mejor por los laterales, optimizando la acústica.

Attila Nagy szinhazterem foto nagy attila resize

Foto: Auditorio Ópera de Budapest / Turismo de Hungría

2 / 5

Historia del edificio

El edificio de la Ópera Nacional de Hungría exhibe una arquitectura neorrenacentista. El auditorio empezó a construirse en 1875 y fue inaugurado en 1884, en presencia del emperador Francisco José I, entonces con un aforo para 1261 espectadores. Su diseño corrió a cargo del arquitecto húngaro Miklós Ybl (1814-1891). El teatro fue creado con la intención de rivalizar con las grandes óperas de París y de Viena, y rápidamente se convirtió en uno de los auditorios preferidos de la época, contando con un público exclusivo entre los que asiduamente se encontraba la famosa emperatriz Elisabeth de Austria y reina consorte de Hungría.

La primera representación puesta en escena en la Ópera de Budapest fue en 1886. Se trató de un trío para piano y cuerdas, que interpretaron el violinista Jeno Hubay, el violoncelista David Popper y Johannes Brahms, compositor, pianista y director de orquesta. Actualmente, la Filarmónica de Budapest es la orquesta residente de esta institución. 

La Ópera de Budapest es uno de los edificios más simbólicos de la ciudad, por su arquitectura y prestigio, y también por haber mantenido siempre una vocación cultural y popular: desde sus inicios, los precios de las entradas fueron y siguen siendo más asequibles que en el resto de Europa. Se sitúa, además, muy cerca de otros monumentos fundamentales del barrio de Pest, como la Basílica de San Esteban, la Sinagoga Judía, el Conjunto Artístico del Danubio y el Museo Etnográfico de la ciudad.

Berecz Valter opera belso (7) (1)

Foto: Foyer Ópera de Budapest / Turismo de Hungría

3 / 5

Un vestíbulo imponente

La Ópera de Budapest es rica en elementos decorativos renacentistas y barrocos. Este baluarte húngaro del arte y la cultura tiene una fachada decorada con 16 icónicas estatuas de famosos músicos y compositores, cuyas obras han formado parte de su repertorio. Una vez en el interior se pueden admirar un rico mobiliarios, frescos, cuadros y más esculturas, principalmente de artistas húngaros como Bertalan Székely, Károly Lotz y Mór Than.

El mismo vestíbulo cuenta con las estatuas de Ferenc Erkel, autor y compositor del himno nacional húngaro, y de Franz Liszt, el compositor clásico más famoso del país, ambas realizadas por el escultor local Alajos Stróbl. Pero en el foyer merece la pena sobre todo pasar tiempo admirando los ricos mármoles italianos que decoran suelos, paredes y las ocho columnas dóricas, así como las bóvedas de cañón cubiertas de tonos dorados, que recuerdan a los palacios italianos que se construyeron en el Renacimiento. Sobre la entrada principal también se puede ver un laúd color oro, así como retratos y medallones en relieve de músicos y personajes ilustres de la cultura húngara. Destacan la representación de las nueve musas del pintor Bertalan Székely (siglo XIX): Urania, Clio, Calliope, Euterpe, Erato, Thalia, Melpomene, Polyhimnia y Terpsichore, alojadas en marcos dorados de cuatro y ocho lados. Las musas acompañan a Apolo quien, junto con Dionisio, son dos de las figuras principales de los cuadros de la Ópera. Apolo es el símbolo de la armonía y la alegría, mientras que Dioniso encarna la desarmonía, el placer y el frenesí salvaje.

Berecz Valter opera belso (9)

Foto: Feszty Room Ópera de Budapest / Turismo de Hungría

4 / 5

Escalinata y otros salones

El emperador Francisco José I y su esposa, la famosa emperatriz Sissi, pisaron en múltiples ocasiones los peldaños de la magnífica escalinata de la Ópera de Budapest que conduce a los salones del primer piso y al auditorio. En su origen, el edifico tenía otro acceso en rampa destinado a los carruajes que se ha conservado, aunque hoy se utiliza para el material escenográfico de los espectáculos.

Los dos pasillos laterales de la escalera ornamental conducen al amplio recibidor del primer piso, donde los salones están decorados con paneles de roble y textiles azules y dorado. El magnífico Feszty Room brinda un espacio perfecto para conversar durante las pausas de los espectáculos. Esta estancia, que incluye un servicio de bar, cuenta con ornamentos que giran alrededor de Dionisio, el dios griego del vino. György Vastagh pintó el nacimiento de esta deidad y el éxtasis que provoca este elixir en los dos lados del techo dorado, con su celebración triunfal en la sección central. Las paredes están decoradas con nueve pinturas de Árpád Feszty, cada una de las cuales representa un sonido diferente: Resonancia de conchas marinas, Canto de pájaros, Arroyo balbuceante, Danza de las ninfas, Música del fauno, Tormenta, Música de Safo, Eco y El sonido de la Concha

Berecz Valter opera belso (2)

Foto: Turismo de Hungría

5 / 5

Pistas de la nueva temporada

La remodelación de la Ópera de Budapest llenará de simbolismo la inauguración de su 139ª temporada. Su programa para 2022/2023 lleva por título Myth & History, e incluye más de 500 espectáculos de teatro, ópera y danza, entre los que destacan 53 piezas de su repertorio clásico y 16 nuevas producciones, así como mucha presencia de montajes contemporáneos. Entre sus primeras premiers destacan las óperas Tosca, de Giacomo Puccini, y Dido & Aeneas, de Henry Pourcell. La petición de abonos comenzó el pasado 21 de marzo aunque las entradas individuales para la temporada no estarán disponibles hasta el 1 de julio de 2022. Mientras, el edificio de la Ópera se puede visitar a través de diferentes rutas guiadas. 

Berecz Valter opera belso (3)