Ahora más que nunca

"No canceles, posponlo": la iniciativa para mantener a flote el turismo

Cuando la vida comience de nuevo… Se volverá a las calles, a los restaurantes, a los bares… #NoCancelesPosponlo

Diez días atrás la vida fluía. Los planes de viajar alrededor del globo iban hacia adelante. También cada una de las reservas que se habían hecho en restaurantes, aerolíneas y hoteles. Pero que no cunda el dramatismo, el mundo solo ha pedido una tregua. Una tregua temporal para salvar vidas y en la que los ciudadanos tienen un papel fundamental

 

Desde entonces, una frase ha comenzado a recorrer internet desde Italia para animar el confinamiento: “A nuestros abuelos se les pidió que fueran a la guerra. A nosotros solo nos piden quedarnos en casa”. Y eso es lo que se está haciendo. Pero, ¿qué pasa con todos los planes de futuro?

 

¿Por qué renunciar a aquel viaje que tanta ilusión hacía? Mejor dejarlo para más adelante, seguir pensando en él en estos momentos en los que no se puede salir a la calle puede ayudar a pasar el tiempo en casa.Y es que, en menos de lo que parece, la vida volverá a proseguir su curso normal. Por eso, teniendo muy en cuenta el peso que tiene en la economía española el turismo, en medio del caos y del cierre de restaurantes y hoteles actuales, ha nacido una iniciativa: “No canceles, posponlo”.

cancelar

© Imagen cedida por Sergio Tarragon Guerrero

No canceles, posponlo

LA IMPORTANCIA DE POSPONER LOS PLANES

Durante el año 2018, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC), los viajes y el turismo representaron alrededor de 319 millones de empleos en todo el mundo. O lo que es lo mismo, equiparándolo al PIB -Producto Interior Bruto-, un 10% del empleo mundial. En España, según el INE, el turismo supone el 12% del PIB y el 13% del empleo del país.

Con los datos sobre la mesa y sabiendo de primera mano que España es un país que vive de la hostelería y del turismo, ha surgido un movimiento que propone posponer las reservas realizadas. Porque cuando todo esto termine, los españoles tendrán más ganas que nunca de salir a comer, de llenar las calles, de disfrutar de un buen vino y de viajar, aunque sea al pueblo o la ciudad más próxima.

terraza

© iStock

Bajo este lema se han unido muchas empresas, desde la pizzería del barrio o el hotel de un pequeño pueblo hasta el restaurante Michelin más conocido. También desde la gran aerolínea a punto de ser nacionalizada al pequeño receptivo de un país africano. Para que todos juntos, en una especie de cadena solidaria, poder salvar al sector de la amenaza que supone el coronavirus.

Ejemplo de ello -entre otros muchos, como Javi Estévez o Paco Morales-, ha sido el del cocinero onubense Xanty Elías, quién el día que decidió echar el cierre temporal de su restaurante, lanzó un comunicado en vídeo a través de su cuenta de Instagram: “A partir de esta noche el equipo Acánthum cierra de forma temporal el restaurante en honor a la responsabilidad y a la seguridad de todo el equipo y de los clientes. La situación es la que es, no podemos hacer nada más que ser responsables. Agradecemos muchísimo a los clientes que han seguido llamando para seguir reservando y los que han llamado para cambiar sus fechas para semanas más adelante. Un mensaje de apoyo a todas las personas de este sector que vamos a sufrir un palo bastante gordo, pero todos juntos con responsabilidad y consciencia de lo que está pasando podemos solucionar el problema”.

Las agencias de viaje se encuentran también entre las víctimas del coronavirus. Está en juego la supervivencia de miles empleos y un negocio de 15.000 millones de Euros. Antes de que Europa cerrara el espacio Schengen para intentar frenar el avance del virus, las agencias ya comenzaron a notar los efectos en la anulación de viajes a China y luego a Japón. Comenzaron a resentirse también los viajes a cualquier país de Asia. Pero ahora la avalancha es tal que pone en riesgo la liquidez de muchas empresas.

terraza

Volveremos a disfrutar de las terrazas al aire libre © iStock

Es tal la situación que los grupos de gestión españoles han firmado un documento conjunto de apoyo al sector de agencias de viajes en estos momentos de la declaración del estado de alarma. ¿Pero hay alguna alternativa? Sí, se puede posponer: en el sector ya se habla del bono de viaje como una posible solución. Se trata de una propuesta de ECTAA y CEAV inspirada en una solución ya implementada en Italia y que pasa por flexibilizar la normativa sobre viajes combinados.

Los receptivos de diversos países son los que están viviendo la situación en primera fila de la situación. Roberto Boem, de Destination Venice, explica que como tour operador receptivo de Italia tienen un 100 % de cancelaciones hasta finales de abril, y sólo a partir de junio tienen algunas confirmaciones de viaje. Comentan que el mayor volumen de cancelaciones llegaron con el anuncio de confinamiento que el Gobierno de Italia se vio obligado a anunciar por la crisis de salud provocada por el coronavirus: “Estamos esperando noticias para el mes de abril y Semana Santa porque -explica Roberto Boem- se podría abrir algunas opciones para el mercado turístico italiano. Japón es otro de los países castigados por la crisis. A falta de estadísticas oficiales, hay receptivos que apuntan a que la suspensión de visados por parte del Gobierno se nota en la ausencia de extranjeros en las calles del país.

Las aerolíneas fueron las primeras en sufrir el parón de esta crisis, hasta tal punto que la patronal Airlines for Europe (A4E), que concentra a las grandes aerolíneas europeas, reclamó hace pocos días un "paquete de estímulo económico” y en la normativa para poder hacer frente a las reclamaciones de pasajeros sin que falle la liquidez de la empresa. Con el fin de parar la sangría de los recortes temporales de empleo se solicita, entre otras soluciones, el aplazamiento de las tasas aeroportuarias y los impuestos de aviación a nivel nacional o de la Unión Europea (UE).

La situación de muchas de ellas está llevando a que en el sector comience a escucharse políticas de nacionalización: el Gobierno de Italia ya ha anunciado la nacionalización de Alitalia, en concurso de acreedores desde mayo de 2017, y también se escuchan rumores de que puede ocurrir lo mismo con Norwegian.

CUANDO LA VIDA COMIENCE DE NUEVO

Es momento de no salir y cuidarse en casa. Pero también es hora de cuidar la economía local, recuperando esas reservas y cambiándolas de fecha. Llegará el momento de salir a la calle, de disfrutar del sol en la cara en las terrazas, de salir a pasear a los parques, de hacer la maleta. Y para entonces, el tejido de empresas que lo haga posible será más necesario que nunca.

Por eso, parece mejor idea posponer los planes, las reservas a restaurantes, los viajes y las noches de hotel que cancelarlos. Sobre todo, porque el fin de esta crisis sanitaria que confina a todo un país en casa nos hará volver a vivir más intensamente que nunca.

Compártelo