Futuro sostenible

¿Hacia dónde va Noruega?

Estas iniciativas ejemplifican la apuesta del país escandinavo por el turismo sostenible.

Es, sin duda, uno de los países más sostenibles del mundo. Entre fiordos, glaciares y auroras boreales, Noruega es un faro para el resto de países en la lucha contra el cambio climático. No solo despunta por el uso de energías renovables, también apuesta por nuevas tendencias de ocio ecológico con ferries totalmente eléctricos y hoteles que producen más de lo que consumen. Noruega lanza sellos de sostenibilidad para facilitar y promover entre los turistas la identificación de planes, productos y ofertas respetuosas con el medio ambiente.

1 / 8

Foto: Sverre

1 / 8

100% eléctrico

Los coches y las bicis eléctricas forman parte del día a día de los noruegos, pero cada vez más medios de transporte se unen a ellos. Desde este verano, es posible llegar hasta los fiordos en tren eléctrico y subir a un pequeño crucero para disfrutar de las vistas sin el ruido del motor del diésel. El ferry ‘El futuro de los fiordos’, que cubre la ruta entre Gudvangen y Flam, es el primer barco 100% eléctrico del mundo y no admite coches a bordo. Eso sí, toda bicicleta es bienvenida.

Foto: iStock

2 / 8

También los cruceros

Uno de los principales atractivos del país son sus fiordos y, en consecuencia, gran parte de la actividad turística pasa por los cruceros. El Hurtigruten recorre la zona desde 1893, pero a partir de 2021 el líder mundial en viajes de exploración reemplazará los motores convencionales por motores de gas y baterías de gran tamaño en al menos seis de sus barcos. Así, los buques híbridos funcionarán con una combinación de energía eléctrica limpia, gas natural y biogás, el combustible más ecológico disponible en la actualidad. 

 

 

Foto: VisitNorway

3 / 8

Hoteles de enseuño

En 2021 abrirá sus puertas uno de los hoteles más sostenibles del mundo. El Svart, situado en el glaciar Svartisen en el norte de Noruega, aspira a ser el primero con un balance de energía positivo, generando más de la que consume. Los alojamientos noruegos no solo trabajan para minimizar el consumo de energía, sino también para evitar el desperdicio alimentario. Situado cerca de la famosa ruta de senderismo de Besseggen, el albergue de Gjendesheim sirve platos elaborados con productos locales y ha dejado de vender agua embotellada. Además, recoge a los huéspedes con un vehículo eléctrico de siete plazas y cuenta con una estación de carga para coches privados.

Foto: iStock

4 / 8

Horizonte 2030

Noruega apuesta por el uso consciente de los recursos naturales para evitar la masificación y explotación de sus paisajes. El Parlamento Noruego aprobó un plan con el fin de conseguir la neutralidad climática y que el país quede libre de emisiones de dióxido de carbono para el año 2030, dos décadas antes de lo que tenía previsto. Con un 98% de su energía procedenente de fuentes renovables, propone abandonar el gas como fuente de calefacción a partir de 2020, medida que permitirá dejar de emitir 340.000 toneladas anuales de gases de efecto invernadero. Pero hay más. Su capital quiere reducir al menos el 40% de sus emisiones para el 2030 y conseguir la neutralidad carbónica en 2050.

 

Foto: iStock

5 / 8

Oslo es verde

Elegida la Capital Verde Europea de 2019, Oslo tiene una de las soluciones ambientales más innovadoras de Europa. En el centro muchas zonas están libres de tráfico y la línea de costa, que solía estar ocupada por vías férreas y autopistas, ahora dispone de senderos por los que caminar, correr o ir en bici. Dos tercios de la superficie de la capital está constituida por bosques o por agua. Así, entre el paseo marítimo, los restaurantes y los museos, es fácil alejarse de las sensación de gran urbe. Oslo, que pone a sus ciudadanos primero, cuenta con una granja urbana abierta a cualquiera que quiera participar de proyectos agrícolas, con una ruta de senderismo por el Akerselva, uno de los pocos ríos de aguas parcialmente salvajes que atraviesan toda la capital, y con una zona de restaurantes que ocupa un edificio reutilizado en pleno muelle.

Foto: iStock

6 / 8

Cada vez más destinos sostenibles

Son trece los lugares noruegos que cuentan con la etiqueta de destino sostenible, a los que esperan unirse nueve más en 2020. Vega, Trysil, Røros y Lærdal fueron los destinos pioneros en trabajar duro por un turismo sostenible. Su historia y sus singulares especialidades culinarias garantizan una experiencia que combina cultura, actividades al aire libre y gastronomía. Para explorar la tradición noruega, Røros, Lærdal y Setesdal son el mejor destino, mientras que las islas Vega ofrecen actividades en la naturaleza todas las épocas del año. 

 

Foto: Steinar Johansen

7 / 8

La Ruta de Oro

'La Ruta de Oro' de la Península de Inderøy es la mejor apuesta de turismo ecológico. Formada por una cooperativa de empresas locales cuyo objetivo es potenciar la calidad de la experiencia turística de la zona, esta ruta se ideó en el año 1990 con el fin de impulsar la conciencia ecológica y que el protagonista fuese la naturaleza. Los turistas pueden disfrutar de una gran diversidad de actividades ecológicas y degustar la comida tradicional de la zona. En Inderøy, situada en el fiordo de Trondheimsfjord, la sostenibilidad es un estilo de vida. El paisaje se considera uno de los más bellos de la región histórica de Inherred, donde sucedieron los eventos más relevantes del nacimiento del reino de Noruega. Se puede ir en bici, hacer excursiones, nadar, pescar y navegar, pero también pasear entre obras de arte, catar cervezas o vinos locales y degustar los quesos Gangstad.

 

Foto: Steinar Johansen

8 / 8

Green Travel: una nueva forma de viajar

El turismo se reinventa. Conscientes de las consecuencias que conlleva el calentamiento global, muchos sectores han adaptado sus productos y servicios a procesos más sostenibles. Con la etiqueta ‘Green Travel’, los turistas tienen a su disposición las propuestas más sostenibles a la hora de viajar por el país de los fiordos. Con esta herramienta se pueden encontrar alojamiento, actividades y restaurantes ecológicos. Certificados como ‘Ecotourism Norway’, ‘Nordic Swan’, ‘The Green Key’ o ‘Iso 14001’ forman parte de la etiqueta ‘Green Travel’ y garantizan que las propuestas sigan unas reglas estrictas para la producción y la gestión de residuos, energía y transportes.

Oslo es verde

¿Hacia dónde va Noruega?

Compártelo