Desde Dallas, con arte

El palacio barroco de Valéncia que se ha llenado del mejor arte actual

Razones (y curiosidades) que explican el porqué del fulminante éxito del recién inaugurado Centro de Arte Hortensia Herrero.

Javier Molins, director artístico del recién estrenado Centro de Arte Hortensia Herrero (CAHH, en Calle del Mar, 31), se encontró con Hortensia Herrero, mecenas y coleccionista de arte, muy lejos de casa. Concretamente en Dallas, donde asistían a la exposición Sorolla y América, de la mano de la Hispanic Society of America, y visitaron el conocido Distrito de las Artes de Dallas (Dallas Arts District) y el Opera House, diseñado por el aclamado arquitecto Norman Foster.

Fue en ese momento, “en una conversación de pasillo y sin saber que íbamos a colaborar juntos en el futuro”, cuenta Molins, cuando ambos hablaron sobre su pasión por el coleccionismo y la posibilidad de crear un centro de arte en València para acercar el arte contemporáneo nacional e internacional a la población valenciana (y también a sus visitantes), que trajera a la terreta las grandes obras que suelen exhibirse en capitales como París, Nueva York o Londres. Semanas después de ese casual encuentro, el actual asesor artístico recibió una llamada que permitiría hacer ese sueño realidad. 

Seguir viajando

Un sueño que se ha fraguado a fuego lento durante más de diez años —entre búsqueda de localizaciones, obras, restauraciones y selección de obras— y que por fin ha resultado en la apertura del CAHH en pleno centro de la capital del Turia. Sin prisa, pero sin pausa para “hacer las cosas bien”, señala Molins a Viajes National Geographic.

 

¡Viajes National Geographic, directo en tu Whastapp! Síguenos para descubrir lugares fascinantes, destinos sorprendentes y sabores impresionantes.

 

 

POMPAS DE JABÓN MULTICOLOR Y HASTA LA CREMÀ DE UNA FALLA Jaume Plensa
Foto: Centro de Arte Hortensia Herrero

MÁS DE CINCO AÑOS DE RESTAURACIÓN Y 40 MILLONES DE PRESUPUESTO

No hay duda de que este proyecto ha sido concebido para perdurar en el tiempo y, por tanto, tampoco se ha escatimado en gastos. La restauración integral ha supuesto un trabajo de más de cinco años y el presupuesto total —tanto para la rehabilitación del edificio, como para las intervenciones arquitectónicas y artísticas realizadas— ha alcanzado un coste de 40 millones de euros. ¿El resultado? Un espacio expositivo de 3.500 metros cuadrados, dividido en cuatro alturas y un total de 17 salas. Su interior alberga una colección con más de 100 obras de más de 50 artistas de renombre internacional como David Hockney, Joan Miró, Juan Genovés, Manolo Valdés, Anselm Kiefer o Anish Kapoor.

07 CAHH ERRE arquitectura ┬® ERRE arquitectura
Foto: ERRE arquitectura

DE CARNICERÍA JUDÍA A PALACIO, IMPRENTA Y HASTA UNA DISCOTECA CON LEONES

Antes de hablar del contenido, hay que hablar del continente. Y es que la ubicación del centro artístico no ha sido fruto del azar. Esta emblemática construcción forma parte del pasado, presente (y ahora también futuro) de la ciudad del Turia. Se trata del antiguo Palacio Valeriola, un noble edificio de estilo barroco construido en el siglo XVII, que también esconde un misterio. Una leyenda sobre el asesinato de un padre, la injusta acusación de su hijo y un fantasma que vaga su muerte.

Pero no acaba aquí su historia. Si antes de convertirse en palacete, este lugar albergaba las carnicerías del barrio judío; después, en el siglo XIX, también fue la sede y la imprenta del periódico más antiguo de Valéncia, Las Provincias. Un siglo después, pasó a ser una discoteca, pero no una cualquiera... Los vecinos de la época todavía recuerdan las jaulas con leones y leonas que aguardaban en el interior del club nocturno Juan Sebastián Bach.

Seguir viajando

UN CIRCO ROMANO AGUARDA EN SU INTERIOR 2
Foto: Centro de Arte Hortensia Herrero

UN CIRCO ROMANO AGUARDA EN SU INTERIOR

El proyecto de restauración de la sede del CAHH se podría considerar una excavación arqueológica en sí misma. Según avanzaba la obra, las capas que conforman la ciudad salían a relucir y la primera de ellas correspondía —cómo no— al origen romano de la urbe. Para su sorpresa, el equipo descubrió un circo romano del siglo II d. C., la construcción más importante de la antigua Valentia. Su superficie superaba por entonces los 350 metros de largo y 70 de ancho —tres veces más que un campo de fútbol— y ahora, parte de su muralla y otros hallazgos se pueden visitar en el subsuelo del palacio como parte del itinerario.

 

 

01 CAHH ERRE arquitectura ┬® ERRE arquitectura
Foto: ERRE arquitectura

ROMANA, JUDÍA, CRISTIANA… UN PASEO POR LA HISTORIA DE VALÈNCIA

El antiguo Palacio Valeriola resume la historia de la ciudad de València en todas sus etapas. Desde la época romana, hasta la visigoda, la islámica o la cristiana. El circo romano no es el único yacimiento que se ha recuperado en este viaje al pasado. El solar del actual centro fue en otra vida el patio de la gran casa islámica de Haçach Habinbadel, y se ha podido conservar una de sus fuentes de ocho puntas. Este edificio de mil caras, también supone el último vestigio de la judería. Situado al lado de lo que fue la antigua Sinagoga y perteneciente a la familia judía de los Valeriola, en su interior también se puede ver parte de un callejón del barrio judío, e incluso un horno medieval. 

 

POMPAS DE JABÓN MULTICOLOR Y HASTA LA CREMÀ DE UNA FALLA Olafur Eliasson
Foto: Centro de Arte Hortensia Herrero

POMPAS DE JABÓN MULTICOLOR Y HASTA LA CREMÀ DE UNA FALLA

Artistas de talla mundial, como Cristina Iglesias o Sean Scully, han creado para la ocasión grandes instalaciones en puntos estratégicos del centro artístico. Una manera de comunicar las cuatro plantas y diecisiete salas, y no perder ni un solo rincón (u oportunidad) para mostrar arte. Nada más entrar, el visitante se topa con las pompas de jabón multicolor en forma de tetraedros y dodecaedros ideadas por Tomás Saraceno o con la amalgama de letras a gran escala y alfabetos de todo el mundo de Jaume Plensa o el pasillo arco iris de Olafur Eliasson y sus 1035 cristales. Mientras que el punto de tradición y folclore lo ha aportado el británico Mat Collishaw con una videoinstalación de la cremà de una falla y las llamas devorando todo

 

LA OBRA MÁS INSTAGRAMEABLE DE ARCO
Foto: Centro de Arte Hortensia Herrero

LA OBRA MÁS INSTAGRAMEABLE DE ARCO

Como ocurre con museos contemporáneos de todos los rincones del mundo, la interacción por parte del público y la viralidad es un elemento clave en esta era digital. Solo hay que ver casos como el Moco Museum en Ámsterdam y Barcelona, o la reciente exhibición de Felipe Pantone en el Centro del Carmen de Cultura Contemporánea (CCCC). Entre algunas de sus obras más dinámicas se encuentra Random Triangle Mirror de Anish Kapoor, un espejo con efecto de ojo de mosca que invita a jugar mientras lo admiras, y que fue la obra más fotografiada e instagrameable de ARCO, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid.

 

UNA ALDEA DE JAPÓN QUE CAMBIA CON EL TIEMPO DE VALENCIA Team Lab
Foto: Centro de Arte Hortensia Herrero

UNA ALDEA DE JAPÓN QUE CAMBIA CON EL TIEMPO DE VALÈNCIA

Fundado en Japón por Toshiyuki Inoko, el colectivo teamLab —formado por artistas, programadores, ingenieros y hasta matemáticos— conjuga la innovación y la tradición en obras de arte animadas. Sus trabajos se pueden visitar en Los Ángeles, Sídney, Nueva York, San Francisco y, ahora también, en la Comunitat Valenciana. The World of the Irreversible Change (“El mundo del cambio irreversible") representa una aldea medieval japonesa que está conectada con la meteorología de la ciudad. Si en València llueve —aunque no suele hacerlo demasiado—, en esta aldea también habrá chubascos; y ahora en invierno, los árboles están secos, pero con la llegada de la primavera, los almendros florecerán. Una divertida propuesta que también invita —aunque no demasiado— a la interacción del visitante: se dice que pulsar o jugar excesivamente con la pantalla puede desatar una guerra entre sus protagonistas —labradores y samuráis— que reducirá el poblado a cenizas, y que no volverá nunca su estado original ya que, como ocurre en la vida, aquí tampoco hay vuelta atrás.

 

CUANDO DAVID HOCKNEY DESCUBRIÓ EL IPAD CUATRO ESTACIONES
Foto: Centro de Arte Hortensia Herrero

CUANDO DAVID HOCKNEY DESCUBRIÓ EL IPAD

David Hockney, uno de los artistas más cotizados de la actualidad, también tiene su sitio en el Centro de Arte Hortensia Herrero. Un nombre clave en la revolución artística londinense en los años sesenta y que, tras la pandemia, decidió dar un salto al mundo digital armado con su Ipad y el programa Paint como únicas herramientas. Lo que empezó solo como una sustitución de sus antiguos cuadernos de notas acabó por convertirse en cuadros que ahora cuelgan de las paredes del museo. Entre las obras más novedosas del inglés, también destaca Las cuatro estaciones, un video wall con 36 pantallas sincronizadas con 36 vídeos diferentes, donde se puede ver el bosque del este de Yorkshire durante las cuatro estaciones del año.