A cuerpo de reyes

De palacio a hotel y paraíso de las antigüedades en Cantabria

Helguera Palacio Boutique & Antique es una excusa para cuidarse, desconectar en medio de la naturaleza cántabra y empaparse de historia.

Recorriendo los caminos serpenteantes de la Cantabria interior, entre Torrelavega y Puente Viesgo, se encuentra un palacio del siglo XVII que ha logrado volver a brillar gracias a una pareja que encontró en él -más bien, logró hacer de él- un lugar en el que cuidar y hacer disfrutar a todo aquel que pasa por allí. Esta es la esencia de Helguera Palacio Boutique Antique, un hotel íntimo, ubicado en plena naturaleza, que ha sido convertido en anticuario.

1 /8
A primera vista

Acceso al hotel © Helguera Palacio Boutique Antique

1 / 8

A primera vista

A Helguera Palacio Boutique Antique se llega atravesando parte de las colinas verdes que componen los valles pasiegos y, una vez se accede a su interior, el ritmo baja y la desconexión comienza.

Desde el exterior, la piedra de la muralla y las enredaderas adelantan que su interior esconde algo grande: un palacio ordenado construir originalmente por el Conde de Santa Ana de las Torres, donde el patrimonio y la naturaleza se fusionan a la perfección con una cuidada decoración y las comodidades y el lujo moderno propio de la nobleza. Tal es su minucioso y pensado interiorismo que hasta podría decirse que, más que un hotel, es un museo de antigüedades en el que poder pasar los fines de semana o las vacaciones, y hasta quedarse a vivir.

Paredes con historia

Los jardines del hotel © Helguera Palacio Boutique Antique

2 / 8

Paredes con historia

No es ninguna sorpresa que los más de cuatro siglos de antigüedad que tienen las paredes de este palacio convertido en hotel boutique, cuenten la historia de sus antepasados no solo a través de sus muros, si no también a través de una decoración y de los detalles que visten cada una sus suites. Empezando por el nombre.

11 historias para 11 habitaciones

Habitación Virreina de Nueva España © Helguera Palacio Boutique Antique

3 / 8

11 historias para 11 habitaciones

Virreina de España, Duque de Wellington, Regente Gabriel Ciscar, Barón de Puerto Rico, Conde de Gomera o Conde de las Torres son algunos de los nombres de las 11 habitaciones que tiene este palacio. Por supuesto, nombres y apellidos y títulos nobiliarios nada elegidos al azar, puesto que todos tienen alguna relación con el palacio. Tal es así que en cada una de las habitaciones se puede encontrar un libro donde se cuentan los vínculos de cada personaje con este lugar a modo de novela, ayudando a los huéspedes a ubicarse dentro del espacio-tiempo del palacio.

Un hotel-museo

Salón principal © Helguera Palacio Boutique Antique

4 / 8

Un hotel-museo

La historia de este hotel no solo se cuenta a través de los personajes que pasaron por sus aposentos, si no que también se puede entender pieza a pieza, tela a tela y obra a obra gracias al trabajo de interiorismo y decoración de Malales Martínez Canut, del estudio Malmaca y María Mas Interiors, y parte del alma y vida de Helguera Palacio Boutique Antique. Y es que cada uno de los muebles y decoraciones que conforman este hotel han sido traídos de anticuarios de todo el mundo. También los cuadros de época y autor que cuelgan de sus paredes. Sus vajillas convertidas en piezas de colección, sus tejidos de lino, terciopelo y seda y cada uno de los pequeños detalles que pueblan sus mesas, aparadores, vitrinas y alacenas.

Un hotel-museo

Detalle del salón principal © Helguera Palacio Boutique Antique

5 / 8

Anticuario para llevar

Esta combinación de piezas ha dado lugar a un interiorismo verdaderamente inusual que ha marcado también el carácter y la vida de cada una de sus habitaciones. Gracias a Malales, las piezas traídas de todo el mundo se entremezclan con la historia del edificio y algunos de los personajes que pasaron por él para reinterpretar el ambiente palaciego europeo de hace 400 años. Y cada uno de esos nombres, con apellidos y en ocasiones con títulos nobiliarios, da vida a cada una de esas habitaciones bajo una propuesta única que combina el legado palaciego con la historia de sus piezas y los lujos más actuales.

Anticuario para llevar

Habitación Baron Puerto Rico © Helguera Palacio Boutique Antique

6 / 8

Ver, amar y adquirir

Por eso no sorprende que nada más atravesar sus puertas, el hotel se perciba como un anticuario con vida propia. Casi como un museo. Muebles y objetos traídos de todas las partes del mundo decoran cada una de las estancias, desde el hall hasta los aseos. Y es ese cuidado interiorismo, esa pasión de Malales Martínez y de su marido José Antonio Revuelta por hacer de este alojamiento un espacio singular, lo que les ha llevado a crear de este hotel un anticuario en el que los huéspedes pueden comprar en exclusiva todo aquello de lo que se enamoren, desde piezas de época y antigüedades hasta muebles contemporáneos y objetos únicos descubiertos por la interiorista en sus viajes por Europa.

Carácter cántabro

Restaurante Trastámara © Helguera Palacio Boutique Antique

7 / 8

Carácter cántabro

La experiencia Helguera no se termina de completar sin pasar por Trastámara a desayunar, comer y cenar. Y es que este restaurante ubicado en medio de la finca y con vistas a la naturaleza hace en su carta un recorrido a través de los productos cántabros de referencia: mantequilla, anchoa, trucha, leche, ternera, sobaos, pescados, mariscos y un sinfín de proveedores de cercanía de los que se sustentan de las verduras y hortalizas provenientes de la huerta. Un lugar en el que disfrutar de la gastronomía cántabra bajo el sello propio de su cocinero, José Antonio Llorente.

Momento OFF

Piscina exterior © Helguera Palacio Boutique Antique

8 / 8

Momento OFF

Otro de los puntos fundamentales de alojarse en este palacio -y no menos importantes por mencionarse el último-, es su spa con vistas a las colinas y a la naturaleza cántabra. Su piscina infinity, que se asoma directamente sobre los valles pasiegos, tiene la particularidad de que está climatizada y puede ser utilizada todo el año. Esto la convierte en un verdadero lujo y en un plus para visitar Helguera Palacio Boutique Antique en cualquier estación. A este punto de desconexión y cuidado se suma un jacuzzi, un gimnasio con máquinas alemanas de estilo vintage, sauna, hammam y una cabina doble de masaje que termina por completar la experiencia Helguera. Un lugar en el que cuidarse y desconectar entre las colinas verdes cántabras.

Momento OFF

NOTA: RBA Revistas, S.L. puede recibir una comisión por acuerdos de afiliación con tiendas online cuando un usuario realiza una compra a través de alguno de los enlaces que aparecen en esta página. Las recomendaciones sobre productos o servicios se realizan de forma independiente por nuestros editores y siguiendo criterios estrictamente editoriales. (Ver política de afiliación)