Y una piscina

Las playas que han marcado la historia del bikini

Esta prenda no solo ha revolucionado el baño, también ha cambiado la imagen de estos lugares.

1 / 13
iStock-530557667. Isola Bella, Taormina: una de romanos

Foto: iStock

1 / 13

Isola Bella, Taormina: una de romanos

Si se remonta hasta a las primeras pistas que existen de la creación del bikini, hay que echar mano de un famoso mosaico llamado Dieci Ragazze que se encuentra en una villa romana de la plaza Armerina, en Sicilia. Las diez mujeres que en él aparecen (aunque en el mosaico sólo se pueden observar nueve) llevan puesta una prenda que es, sin duda, un bikini. Estas chicas no estaban tomando el sol precisamente. En realidad, por lo que parece, participaban en unas competiciones deportivas. Eso no quita que la cercanía de esta domus con Taormina permita imaginarse a estas Dieci Ragazze tomando el sol. 

iStock-618651752. Bora Bora

Foto: iStock

2 / 13

La inspiración de Bora Bora

La historia salta a través de cientos de años hasta que, en 1932, un diseñador de moda francés llamado Jacques Heim ideó un traje de baño de dos piezas llamado Atome que fue presentado como “el traje de baño más pequeño del mundo”.  El modisto se inspiró en las pinturas de Tahití para idear su línea de moda de baño. En la actualidad, pensar en una playa polinesia es viajar a Bora Bora, donde no presumen de haber inspirado al bueno de Heim, pero sí que propician las horas de sol y bungalow. 

iStock-509781815. Saint-Tropez

Foto: iStock

3 / 13

Una bomba atómica en Saint-Tropez

Poco le duró la exclusividad al bueno de Jacques ya que, pocos años más tarde, en 1946, otro parisino de nombre Louis Réard lanzó el bikini, llamado así en homenaje al atolón Bikini, el de las pruebas nucleares. El eslogan de Louis era: “el bikini: una bomba atómica”. Ingenioso, sí señor. El, hasta la fecha, ingeniero automovilístico, había observado los malabarismos que las bañistas de la playa de Saint-Tropez hacían para conseguir broncearse con los trajes de baño de la época. Así pues, se puso manos a la obra.

Piscina Molitor (París)

Foto: Hotel Molitor

4 / 13

Piscina Molitor (París): El escenario del primer desfile

El resultado consistía, técnicamente, en cuatro triángulos de tela, tan minúsculos y poco pudorosos para la época, que para poder exhibirlo tuvo que contratar a una bailarina del Casino de París ya que ninguna modelo estaba dispuesta a lucir semejante traje de baño. El lugar donde se presentó fue la mítica Piscina Molitor.

iStock-155388694. Un bikini para merendar

Foto: iStock

5 / 13

Barcelona: un bikini para merendar

Si turisteando por Barcelona entra el apetito, hay que tener en cuenta que lo que en el resto de España es un sándwich de jamón y queso, en Cataluña es un bikini. Esta curiosa acepción hay que agradecérsela a la histórica Sala Bikini, en la actualidad una conocida sala de conciertos y discoteca, pero que se inauguró en 1953 como una sala de baile con terraza y minigolf. Para estar a la última, su propietario decidió importar el famoso croque-monsieur francés, que, con el tiempo, se convirtió en un clásico que acabó rebautizado como bocadillo bikini o bikini a secas, quedando ya poco, en realidad, de la receta francesa original. Aunque en el club ya no sirven comidas, si se antoja un bikini, en el barcelonés Mercat del Ninot se encuentra La Bikineria, cuyo nombre no deja lugar a dudas. Después de reponer fuerzas, no hay mejor plan que coger toalla y bañador (o bikini) y pasar la tarde en la playa de Sant Miquel, una de las más antiguas de la ciudad.

iStock-476529633. Benidorm: con la iglesia "hemos topado"

Foto: iStock

6 / 13

Benidorm: con la iglesia "hemos topado"

En el Benidorm de principios de los 60 ya se podía lucir el bikini, aunque como era de esperar, al sector católico de la época no le sentó demasiado bien el asunto. Para combatir tal inmoralidad y desvergüenza no se les ocurrió otra cosa que instalar una cruz en lo alto de la Sierra Helada. La aventura no fue fácil, pero toda la población se volcó en la misión: niños disfrazados y adultos turnándose para cargar con la cruz (y nunca mejor dicho) hasta lo que hoy día es conocido como el Mirador de la Cruz.

Cannes Bardot. Cannes: La Croisette y la Bardot

Foto: Cordon Press

7 / 13

Cannes: La Croisette y la Bardot

También en 1953, en la playa de La Croisette, en Cannes, una prácticamente desconocida y joven actriz francesa llamada Brigitte Bardot popularizó el bikini. Esta concurrida y famosa playa de la Costa Azul era el punto de encuentro de estrellas cinematográficas que acudían al Festival Internacional de Cine de Cannes. El modelo lucido por Brigitte Bardot marcó un estilo que hoy en día sigue inspirando las pasarelas de moda de baño del mundo. Hoteles de 5 estrellas, tiendas de lujo, casinos y restaurantes de muchos tenedores copan, en la actualidad, el paseo marítimo de la playa de La Croisette.

Laughing Waters: Ursula Andress contra el Dr. No

Foto: Cordon Press

8 / 13

Laughing Waters: Ursula Andress contra el Dr. No

La playa de Laughing Waters, en Jamaica, de cuyas aguas salía Ursula Andress luciendo su legendario bikini blanco con un machete bien encajado en un cinturón, fue la localización perfecta para esta inolvidable escena de la película Agente 007 contra el Dr. No. Además, esta fue la primera ocasión en la que se mostraba esta prenda en pantalla.

La paradisíaca playa de Laughing Waters y la cascada Dunn’s River, que desemboca en el mar, es hoy un lugar muy concurrido además de ser un destino escogido por infinidad de parejas para celebrar sus bodas

El padre de James Bond, Ian Fleming, se enamoró de Jamaica de tal forma que se construyó un refugio que bautizó como GoldenEye, y desde donde comenzó a escribir las novelas del agente secreto 007. Para los fans muy fans de James Bond, la casa es en la actualidad un hotel.

iStock-543698286. Papagayo (Lanzarote) y los bikinis de piel

Foto: iStock

9 / 13

Papagayo (Lanzarote) y los bikinis de piel

En 1966, en varias localizaciones de las islas Canarias se rodaba la película Hace un millón de años. Playa Papagayo en Lanzarote es una de ellas y fue donde Raquel Welch y sus comadres trogloditas se remojaban con los famosos bikinis de piel que marcaron un hito en la historia del cine y la moda. Esta playa, dentro del Parque Natural de los Ajaches, es una preciosa cala de aguas tranquilas y arena dorada. Para completar un perfecto día de playa es muy recomendable el Chiringuito de El Papagayo, situado justo antes del camino de descenso a la playa.

iStock-1129864597. Cozumel 'Illustrated'

Foto: iStock

10 / 13

Cozumel 'Illustrated'

La conocida revista Sports Illustrated fue la primera que publicó una portada con una modelo en bikini, corría el año 1964 y la elegida fue Babette March, que lucía un bikini blanco. Las fotos se realizaron en una playa de la Isla de Cozumel, en México, un paraíso con opciones para todos los gustos: arena blanca, dorada o playas con rocas volcánicas, unas espectaculares aguas turquesas y con la segunda barrera de coral más grande del mundo.

iStock-909689528. Manzanillo y 'la mujer perfecta'

Foto: iStock

11 / 13

Manzanillo y 'la mujer perfecta'

Bo Derek, su bikini y sus trencitas con abalorios fue, en 1979, un bombazo erótico-festivo al aparecer en la película 10, la mujer perfecta. Fue rodada en la playa Audiencia de México, una pequeña cala de aguas poco profundas y tranquilas rodeada de palmeras situada en Manzanillo, un encantador pueblo de la costa del Pacífico, con una naturaleza exuberante llena de montañas, ríos y lagunas y que quedó para siempre marcado por este hito. 

iStock-683969876. Venice Beach y el sueño americano

Foto: iStock

12 / 13

Venice Beach y el sueño americano

La aportación patria a este homenaje al bikini es un recuerdo al posado más esperado de todos los veranos, el de Ana Obregón y su particular inauguración de la temporada estival. Esta tradición bizarra se inicia en el año 1985 con una sesión de fotos que se localizó en Los Ángeles, en la playa de Venice. La verdad es que Ana no vestía un bikini, sino que lucía un candoroso bañador de Mickey Mouse, pero supuso el inicio de una costumbre que luego repetiría en arenales españoles. 

iStock-542822688. La Caleta no es La Habana... pero casi

Foto: iStock

13 / 13

La Caleta no es La Habana... pero casi

 

Aquí va otra de Bond, James Bond, esta vez en la playa gaditana de La Caleta. Precisamente allí, en el 2002, se rodaba la película Muere otro día. Y cómo olvidar la escena en la que Halle Berry salía del agua luciendo un bikini naranja con un cinturón en el que guardaba un machete. Sí, otra chica Bond con machete. La playa de La Caleta es la más popular y pintoresca de Cádiz. Posee un indiscutible encanto gracias a su entorno y, en particular, al Centro de Arqueología Subacuática, edificio que está literalmente sobre la arena y que en sus principios fue el balneario de Nuestra Señora de la Palma y del Real.

Ursula Andress

Las playas que han marcado la historia del bikini

Compártelo