European Green Capital

Por qué Valencia será la Capital Verde Europea en 2024

Estos siete motivos son solo la punta del iceberg de años de desarrollo urbano sostenible que hacen de la capital del Turia un referente europeo.

El compromiso de Valencia con la sostenibilidad se ha visto reconocido nuevamente a nivel europeo con la designación de Capital Verde Europea 2024. El título llega después de dos años llenos de éxitos -primero fue declarada Capital Mundial del Diseño y después Capital Europea del Turismo Inteligente- gracias a su apuesta pionera por convertirse en una ciudad climáticamente neutra e inteligente en 2030 y a un modelo de desarrollo urbano sostenible. Valencia se impuso a la otra finalista, la italiana Cagliari, en una gala celebrada el pasado jueves en la actual Capital Verde Europea, Grenoble, que el próximo año pasará el testigo a Tallin.

Este galardón, dotado con 600.000 euros y promovido por la Comisión Europea desde 2010, reconoce los esfuerzos de las ciudades por mejorar el medioambiente y la calidad de vida de sus ciudadanos y visitantes mediante proyectos que están alineados con el Pacto Verde Europeo, la Estrategia de Biodiversidad 2030 de la Unión Europea o los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. En el caso de Valencia, estos son algunos de los motivos por los que se ha convertido en la nueva European Green Capital.

1 /7
Jardín del Turia. Por poseer el parque urbano más largo de Europa

Foto: iStock / Jardín del Turia

1 / 7

Por poseer el parque urbano más largo de Europa

No se puede describir Valencia sin mencionar el Jardín del Turia, antiguo cauce del río, que desde que se inauguró en 1986 como espacio verde se ha adaptado a la ciudad y a las necesidades de sus vecinos. Sus más de 120 hectáreas y 12 kilómetros de longitud, que conectan la Ciudad de las Artes y las Ciencias, prácticamente en el puerto, con el Bioparc, lo convierten en el parque urbano más largo de Europa. 

Albufera. Por la protección y creación de espacios verdes

Foto: iStock / Albufera

2 / 7

Por la protección y creación de espacios verdes

Junto al Jardín del Turia, Valencia apuesta por la protección del resto de sus espacios verdes, entre los que destacan el Parque Natural de la Albufera y la huerta periurbana, así como la creación de nuevos parques y jardines. No es de extrañar, pues, que más del 90% de los habitantes de la ciudad viven a menos de 300 metros de zonas urbanas verdes. La ciudad también ha demostrado su compromiso por mejorar la calidad del aire y restaurar los ecosistemas naturales, como la duna de la Devesa y los ecosistemas de humedales.

Plaza de la Virgen. Por la recuperación de espacios públicos

Foto: Visit Valenica / Plaza de la Virgen

3 / 7

Por la recuperación de espacios públicos

Más allá de los espacios verdes, Valencia apuesta por hacer de sus calles y plazas lugares más amables para el peatón. En este sentido, las calles que rodean el Mercado Central o la Plaza del Ayuntamiento se han peatonalizado, liberando el centro de Valencia del tráfico, algo que ya ha ocurrido en la recién estrenada Plaza de la Reina. Una iniciativa que sin duda ha influenciado en que Valencia sea Capital Verde Europea la primera vez que se postulaba para esta distinción, que hasta ahora había recaído solo en la ciudad española de Vitoria (2012), y que la convierte en referente de políticas de sostenibilidad urbana y transición ecológica.

Plaza del Ayuntamiento. Por su extensa red de carriles bici

Foto: Visit Valencia / Plaza del Ayuntamiento

4 / 7

Por su extensa red de carriles bici

Las calles de València cuentan con una red de más de 160 kilómetros de carril bici que ayuda a reducir las emisiones de CO2. La capital del Turia, que pertenece a la Red de Ciudades por La Bicicleta, invita a desplazarse pedaleando gracias a esta extensa red de carriles, pero también a su tamaño, al terreno plano y a un centro histórico que cada vez cede menos espacio a los vehículos a motor que tienen la velocidad limitada a 30 km por hora. Pero esto no es todo, ya que Valencia cuenta con otros espacios ideales para ir en bici como los Jardín del Turia, los parques y jardines urbanos, la huerta y la zona de la playa.

Playa de El Saler. Por ser pionera en certificas su huella de carbono turística

Foto: Visit Valencia / Playa de El Saler

5 / 7

Por ser pionera en certificar su huella de carbono turística

Uno de los principales motivos que ha llevado Valencia al éxito es su apuesta por reducir las emisiones de carbono del sector turístico. Entre los proyectos de mayor envergadura e impacto económico, social y medioambiental se encuentra la auditoría de la huella de carbono e hídrica de la actividad turística, que permite tomar las medidas necesarias para alcanzar la neutralidad carbónica del sector en 2025. Asimismo, es la primera ciudad europea en recibir una doble certificación UIT (ONU) e ISO para el Desarrollo Sostenible de las Ciudades.

Ciutat de les Arts i les Ciències. Por ser una ciudad cada vez más inteligente

Foto: Visit Valencia / Ciutat de les Arts i les Ciències

6 / 7

Por ser una ciudad cada vez más inteligente

Todo esto es posible gracias a las nuevas tecnologías y a la digitalización, que convirtieron Valencia en la Capital del Turismo Inteligente en 2022. Entre sus Planes de Acción Sostenible se incluyen medidas para reducir las emisiones de CO2, fomentar el uso de vehículos eléctricos, mejorar la eficiencia energética, promover opciones alimentarias sostenibles y tomar nota de los impactos en el patrimonio cultural.

Huera de Valencia. Por una transición verde justa e inclusiva

Foto: Visit Valencia / Huerta de Valencia

7 / 7

Por una transición verde justa e inclusiva

El cálculo de la huella de carbono va acompañado de los esfuerzos por potenciar la economía local y circular, desarrollando y gestionando un etiquetado de proximidad para conocer el impacto del producto sostenible, seguro y saludable. Más allá de un uso sostenible del suelo, Valencia se apoya en el potencial de la ciudad para la autogeneración energética con energías renovables y en la capacidad de los espacios naturales como la huerta, el Jardín del Turia o el Parque Natural de L’Albufera para absorber emisiones de CO2.

El espacio dedicado al peatón y la movilidad sostenible van más allá gracias al impulso de instalaciones con equipamiento especial y a la eliminación de barreras arquitectónicas, así como a los proyectos desarrollados para adaptar la oferta turística a personas con movilidad reducida.

Jardín del Turia