Destino reinventado

Punta Cana sin reggaeton

Nunca había sido tan fácil disfrutar del este de la República Dominicana y conocer su cultura al mismo tiempo.

A Punta Cana se la conoce por sus playas de arena blanca abrazadas por palmeras. También por ser uno de los destinos más atractivos para ir de viaje de finde curso o de Spring Break. Pero existe otra Punta Cana que se aleja de las noches de fiesta y de los días sin salir del hotel. La zona este de República Dominicana ofrece actividades culturales y naturales que permiten adentrarse en la cultura de este país caribeño. En las provincias de La Altagracia y La Romana se asoman pueblos con un impresionante legado cultural, enclaves arqueológicos de tiempos remotos y reservas con una riqueza natural envidiable. Y, en medio de todo esto, hay hoteles que se esfuerzan día tras día para sacar a la luz la cultura dominicana, por ejemplo a través de la gastronomía y los tours personalizados. Resorts como Grand Palladium Palace Resort Spa & Casino y TRS Cap Cana Hotel son el alojamiento ideal para disfrutar de este país caribeño tanto dentro como fuera del hotel. Y todo sin necesidad de salir de fiesta. 

 

1 / 12
Playa. Historia

Foto: iStock

1 / 12

Todo empezó en 1969

Hace exactamente 50 años que Punta Cana comenzó a conocerse cómo es hoy en día, lejos de los que había sido. Hasta 1969, en la zona este de República Dominicana solo había vegetación, playas y un par de pueblos pesqueros sin accesos habilitados. Fue ese año cuando un grupo de empresarios norteamericanos compraron en la zona alrededor de 50 kilómetros cuadrados​ de una tierra salvaje que los locales llamaban Yauya o Punta Borrachos. Al no ser un nombre atractivo para los fines turísticos que buscaban, se le cambió el nombre en 1970 y pasó a conocerse internacionalmente como Punta Cana. El hotel que construyeron estos norteamericanos dio el pistoletazo de salida al turismo de la zona y a la edificación de los resorts que hoy en día impulsan la economía. El viaje de sol y playa siempre ha ido por delante, pero la oferta turística se reinventa cada vez más para ofrecer al visitante actividades culturales y las mejores prestaciones hoteleras. 

 

Playa Bávaro. A la sombra de la palmera

Foto: iStock

2 / 12

A la sombra de la palmera

Pero lo primero es lo primero: las playas. No se concibe un viaje a Punta Cana sin acercarse a la costa. De hecho, los dominicanos las consideran el mejor atractivo del país y, para ellos, las salidas del trabajo son sinónimo de ver el atardecer con una cerveza bien fría desde la orilla. Junto a los espacios verdes, es el principal motivo por el que los turistas tanto nacionales como internacionales escogen este destino para pasar sus vacaciones. Desde los resorts, que cuentan con playas privadas, se puede disfrutar de los mejores amaneceres y de chapuzones a todas horas sin necesidad de salir del recinto. Y el lugar por excelencia para hacerlo es Playa Bávaro, donde están ubicados la mayoría de los hoteles más exclusivos de Punta Cana, también donde la típica postal de aguas turquesas se reproduce en tiempo real. Una costa kilométrica en la que el sonido de las olas y el vaivén de las palmeras es lo único de lo que preocuparse.

 

 

Playa Juanillo

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

3 / 12

Exclusividad en Playa Juanillo

A 30 kilómetros más al sur, ubicada en Cap Cana, Playa Juanillo le disputa el protagonismo a Playa Bávaro. ¿Por qué? Es una de las zonas más exclusivas, en la que no es necesario ni recorrer más de 5 metros para encontrar un hueco sin vecinos de toalla. Los hoteles que en la otra playa rozan la arena, aquí desaparecen. De hecho, para acceder a ella se tiene que atravesar una zona residencial privada, igual que para llegar a la mayoría de resorts, aunque el acceso es libre para todo aquél que decida acercarse. Como es necesario llegar por carretera, los hoteles proporcionan a los huéspedes transportes y todas las comodidades necesarias para disfrutar de Playa Juanillo, donde además de tumbarse en la arena, también se pueden realizar deportes como volleyball, snorkel, kayak o kitesurf.

 

Isla Saona

Foto: iStock

4 / 12

Isla Saona: un paraíso con historia

Pero si hay una costa imperdible en República Dominicana, esta es la que rodea Isla Saona. Ubicada en el extremo sudeste del país, forma parte del Parque Nacional del Este gracias a sus manglares, arrecifes de coral y exuberante naturaleza. Llegar a esta isla desde uno de los principales puntos turísticos de Punta Cana es uno de los trayectos por mar más sobrecogedores. Durante alrededor de una hora, a bordo del catamarán o el barco, se pueden apreciar las manchas de azul claro que motean el fondo del mar. Y tras un buen rato bordeando la isla, al llegar a una de las playas adaptadas a los tours y bajar desde el barco a aguas poco profundas, las estrellas de mar dejan verse en cuenta gotas. En esta zona costera es posible comer en el único restaurante de la playa, pero en el sur de la isla existe el pueblo pesquero de Mano Juan, que destaca por sus cabañas de colores. Además, está cerca de la laguna de los Flamencos. Al oeste, cerca del poblado de Catuano, la cueva de Cotubanamá es conocida porqué fue el lugar en el que el cacique taíno Cotubanamá se escondió de las matanzas de Nicolás de Ovando en el siglo XVI. 

 

 

Altos de Chavón. Una villa de estilo mediterráneo

Foto: iStock

5 / 12

Una villa de estilo mediterráneo

A menos de una hora de Punta Cana, el pueblo de Altos de Chavón se presenta como un tesoro del Mediterráneo en medio del Caribe. Entre casas de piedra y callejuelas adoquinadas, destacan el anfiteatro de estilo griego, la Casa de Campo, el Museo Arqueológico y la Iglesia de San Estanislao, una construcción de piedra ubicada en el centro de la villa y que fecha de 1979. También en el centro, el anfiteatro cuenta con una capacidad de hasta 5000 asistentes y ha albergado conciertos de artistas de la altura de Sting, Elton John o Gloria Estefan. Desde sus inicios, esta villa se ha convertido en un centro cultural para residentes, turistas y artistas de todo el mundo y cuenta con una escuela de diseño que apuesta por el diálogo y el intercambio cultural. Pero, ¿cómo apareció este pueblo en medio del Caribe? En 1976, siete años después que llegaran los norteamericanos, el arquitecto dominicano José Antonio Caro y el diseñador y cineasta italiano Roperto Coppa diseñaron este pueblo como encargo del empresario estadounidense Charles Bludhorn.

 

Iglesia de La Altagracia. Turismo religioso

Foto: iStock

6 / 12

De iglesia en iglesia

En el interior, a una media hora de la zona costera de Punta Cana, la localidad de Higüey se asoma como un centro neurálgico de República Dominicana. Fue fundada durante la colonización del país y por ella pasaron varios gobernadores y conquistadores que ordenaron la edificación de este enclave durante la consolidación de la conquista de la Española. En el siglo XVI se ordenó la construcción de una de las primeras parroquias de la zona con el Santuario dedicado a San Dionisio. Ya del siglo XX, la Basílica catedral de Nuestra Señora de la Altagracia se convirtió en el símbolo de la ciudad gracias a su original diseño de arcos. Cerca de la basílica, se pueden encontrar varios bares y chiringuitos con mesas en la avenida Altagracia. Las iglesias se han convertido en un atractivo más del país que revelan siglos de historia y arquitectura. De hecho, no hace falta ir muy lejos para encontrar alguna. En medio de Playa Bávaro, cerca del hotel Grand Palladium, se erigen iglesias como la de Jesús Maestro.

Hotel Grand Palladium. Hoteles

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

7 / 12

Hoteles a medida para descubrir la cultura dominicana

Punta Cana no se concibe sin los alojamientos exclusivos, desde donde se pueden hacer todas estas actividades y gozar de la zona sin preocupaciones. Es indiscutible que los grandes resorts tienen de todo para disfrutar de unas vacaciones de ensueño, pero si además ponen a disposición del cliente multitud de actividades para conocer República Dominicana, no hay quien se resista. Ejemplo de ello es el Grand Palladium Palace Resort Spa & Casino, ubicado en Playa Bávaro. Este hotel de 5 estrellas apuesta por la personalización de sus actividades, ofreciendo servicios de primera clase. Todo en medio de la exuberante vegetación caribeña. 

Hotel Grand Palladium. Hay algo más que el todo incluido

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

8 / 12

Hay algo más que el todo incluido

¿Cómo? Sí, se llama Inclusive Indulgence, una iniciativa arriesgada de TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts. Ya no se trata de llegar al hotel y comer y beber todo lo que se pueda, sino de disfrutar y apreciar cada una de las ofertas en su totalidad. Para conseguirlo, cuentan con una plantilla de trabajadores de la zona que está a disposición del cliente para todo lo que necesite, como también una amplia oferta de servicios para todo tipo de clientes. Ya sea en familia, pareja o con algún amigo, este resort tiene un hueco para todos. Además, salir del hotel ya no significa subirse a un autobús con 40 turistas más, sino hacerlo como uno quiera: brindan la posibilidad de organizar salidas individuales para recorrer la zona sin prisas. 

 

Habitacones. A soñar...

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

9 / 12

A soñar y relajarse

Este es un resort en toda regla. Cuenta con centenares de habitaciones y decenas de restaurantes pero, a pesar de su magnitud, no es difícil disfrutar de las instalaciones sin agobios. Y ¿qué mejor manera que empezar que tumbándose en la cama? Las suites también cuentan con sofás-cama, bañeras de hidromasaje y una terraza. Las más exclusivas gozan de las mejores vistas del mar o de piscinas semi privadas, hamacas o camas balinesas. Pero para una mayor relajación, el centro Zentropía Palladium Spa & Wellness dispone de circuitos de aguas, saunas y un servicio de masajes con reserva previa. 

TRS Cap Cana Hotel. Aún más personal

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

10 / 12

TRS: Aún más personal

Dentro del mismo recinto se encuentra la guinda del pastel: TRS Turquesa Hotelque dispone de todos los servicios de Grand Palladium Palace Resort Spa & Casino pero más exclusivos. ¿Por qué? Los huéspedes de las 372 suites de TRS cuentan con servicio de habitaciones y de mayordomía las 24 horas. Pero también destaca por otro aspecto: no acepta menores de edad. Asimismo, cuenta con una serie de restaurantes a los que solo pueden asistir los clientes de TRS. No muy lejos de Bávaro, en Cap Cana, se ubica el TRS Cap Cana Hotel, de dimensiones mucho más pequeñas. En medio de una villa costera similar a los pueblos mediterráneos, este hotel es el más exclusivo del lugar y se esfuerza para que la clientela se sienta como en casa. Desde allí, es fácil conocer la zona este de República Dominicana, sobretodo los lugares más exclusivos, como Los Establos Ciudad Ecuestre y el Campo de Golf Punta Espada.

 

 

Restaurantes

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

11 / 12

Es hora de escoger restaurante...

Todo buen hotel dispone de una gastronomía a la altura. Y TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts lo hace con el programa exclusivo Dine Around, con el que los huéspedes tienen la oportunidad de degustar nada más y nada menos que 14 restaurantes. Entre ellos, 9 son a la carta y 5 son restaurantes internacionales con islas temáticas self- service y con show cookingEntre la gastronomía internacional se encuentran mexicanos, japoneses, indios, argentinos, italianos, españoles y cocina del sudeste asiático. Recorrer el mundo sin salir del resort a través de la gastronomía nunca fue tan fácil. Pero además, esta cadena hotelera apuesta por la calidad y cuenta con chefs locales de cada lugar así como una gran variedad de productos y bebidas de todo el mundo. 

 

 

Gastronomía

Foto: TRS Hotels y Grand Palladium Hotels & Resorts

12 / 12

... y de dejarse llevar por la gastronomía

En los self-service se puede degustar lo bueno y mejor de la comida caribeña y, en especial, dominicana. El arroz con habichuelas es un clásico que no puede faltar. Tampoco los platos de carne y pescado tan característicos de la gastronomía criolla. Así que, para aquellos que cuando van a un lugar es para probar todo lo local posible, este también es su sitio. Y acompañado de una Presidente, la cerveza dominicana por excelencia, todo sabe mejor. De bebidas alcohólicas este hotel es un experto, cuenta con algunos de los mejores cocteleros y una oferta de mixología impresionante. Las noches en estos hoteles se convierten en la excusa perfecta para sentarse en bares como Hemingway, escuchar música en directo y disfrutar de la buena temperatura nocturna. A partir de estas navidades, Grand Palladium Palace Resort Spa & Casino también ofrecerá la función Chic Cabaret durante las cenas. El espectáculo está asegurado.  

Playa Bávaro

Punta Cana sin reggaeton

Seguir Viajando

Caribe

Destacado NG

Compártelo