Pinceles rurales

Ras de Terra, de secadero de tabaco en La Vera a residencia para artistas emergentes

La historia de un edificio industrial convertido en un centro cultural y residencia para creativos que ya ha seducido a la UE.

Esta es una historia en la que confluyen sueños, emociones, creatividad y paisaje rural. “Creo que en un cierto momento de la vida hay que preguntarse cuál es tu propósito, que te hace feliz y que puede contribuir a hacer algo que ayude a cambiar conceptos anclados en el pasado para mejorar el futuro del planeta”, explica Mónica Sánchez-Robles: esa fue la motivación que hubo detrás de Ras de Terra, una residencia para artistas ubicada en Villanueva de la Vera, en Cáceres, que ya ha seducido a la Unión Europea y que ha montado junto a Juan Urquiola Hidalgo. “Decidimos complicarnos la vida y crear la residencia. También la madurez de la edad, la necesidad de compartir y vivir el cambio climático en primera persona, fueron claves para lanzarnos”, prosigue en su explicación a Viajes National Geographic.

 

Allí ahora mismo están trabajando Isabel Flores (galería Beatriz Pereira), Tamara García (galería Art Concept Alternative), Natasha Lelenco (galería la Doce) y Rafael Blanco (galería Modus Operandi). Cuatro artistas que desarrollan una instalación común, bajo la dirección creativa de la artista Mónica Sánchez-Robles, que se expondrá en la feria JUSTMAD, la feria internacional líder del arte emergente contemporáneo en España, que tendrá lugar del 24 al 27 de febrero de 2022 en Madrid. Los cinco integrantes de esta experiencia han sacado tiempo en su inmersión creativa para reflexionar junto a Viajes National Geographic acerca del contexto rural y cómo el conocimiento de lo local puede impulsar valores culturales, ambientales y sociales.

 

 
1 /7
dronras

Foto: Ras de Terra

1 / 7

La Vera más creativa

“El paisaje es uno de mis laboratorios de trabajo”, explica Mónica Sánchez-Robles. Tanto ella como Juan Urquiola Hidalgo querían un lugar para los dos donde encontrarse de nuevo con la naturaleza. Primero rescataron un pequeño secadero de pimentón en el que establecieron su propio pied-à-terre en La Vera. Después, rehabilitaron los 350 metros cuadrados en dos plantas del secadero de tabaco que alberga la residencia creativa. Entre ambos edificios, catalogados como patrimonio paisajístico español, un espacio de 4.000 metros cuadrados dedicado a la permacultura. A todo el conjunto lo llamaron Ras de Terra, del acrónimo Recuperación de Antiguos Secaderos.

 

Artículo relacionado

08. Vista del exterior del edificio. Foto. Joaquín Cortés

Extremoderna

Museo Helga de Alvear: un nuevo templo para el arte contemporáneo en Cáceres

 

ras de terra

Foto: Ras de Terra

2 / 7

Apuesta por la cultura

Ras de Terra es un espacio que trasciende lo meramente rural, “para mí es crear un puente, acercar lo urbano y lo rural, lo local y lo internacional, lo económico con lo creativo. Y, por supuesto, es  ayudar a la lucha por el cambio climático.Y el modo de hacerlo es apostando por la cultura en su más amplio sentido”, explica Mónica. Para los residentes se trata de una experiencia vital que les brinda la oportunidad de trabajar e investigar en relación con una comunidad localEl espacio rural no es un inconveniente para el desarrollo del arte más emergente. De hecho, como afirma, hay muchos artistas trabajando en el campo. “El arte emergente puede estar en cualquier lugar Los ritmos cambian aquí, el aire, la comida del huerto, la gente local que colabora con nosotros, es un imput enorme que te hace crear”, explica a Viajes National Geographic. 

 
living rdt

Foto: Ras de Terra

3 / 7

La Nueva Bauhaus Europea

Que la Comisión Europea haya seleccionado el proyecto Ras de Terra para convertirlo en uno de los socios estratégicos españoles de la Nueva Bauhaus Europea es todo un espaldarazo a la residencia. “Somos los primeros en España en ser partners oficiales de la New European Bauhaus, y somos los más pequeños, así que imagínate… fue una especie de revolución que nos ha colocado en el mapa y nos permite acercarnos a otras entidades, instituciones y dar credibilidad al proyecto. También implica un nivel alto de compromiso y mucho trabajo, claro”, explica Mónica. La Nueva Bauhaus Europea es una  iniciativa comunitaria ligada a los fondos de recuperación postcovid que busca impulsar la arquitectura del futuro. Su objetivo es promover sostenibilidad, inclusión y estética, y abordar los desafíos del cambio climático ayudando a quienes apuestan por nuevas formas de vida desde lo interdisciplinar.

 
 Rafael Blanco

Foto: Ras de Terra

4 / 7

Rafael Blanco: Reflexiones acerca del cambio paisajístico por la acción del hombre

Rafael Blanco (Sabadell, 1980) no ha parado de sumar reconocimientos desde que en 2007 recibiera el 2º Accésit de fotografía en el IX Certamen joven de artes plásticas de Granada. También ha sido invitado a participar en diferentes proyectos y desde 2010 dirige y comisaría Nemo Art Festival, un proyecto de arte contemporáneo que ofrece a la ciudadanía de Priego de Córdoba un acceso descentralizado a la cultura contemporánea.

Reside en Priego de Córdoba, un pueblo de la provincia de Córdoba donde el monocultivo del olivo y la huerta es el principal sustento de la mayoría de la población, por lo que sus temáticas creativas giran en torno a lo rural desde hace tres años. Sin embargo, vive con mucha motivación la experiencia de la residencia: siente que el cambiar de entorno y ver otros paisajes es algo que enriquece la inspiración, asegura.  “Sobre todo me centro en el cambio paisajístico, allí donde la transformación de la naturaleza viene impuesta por la mano del hombre y la maquinaria agrícola, generando patrones y ritmos cada vez más geométricos”, explica a Viajes National Geographic.

Con respecto a Ras de Terra, destaca la presencia de Sierra de Gredos, “intuyes de alguna extraña manera, que no sabría explicar muy bien, que aquí van a suceder cosas muy bonitas en torno a la creación artística”, dice. El resultado se podrá ver expuesto en la feria JUSTMAD, del 24 al 27 de febrero.

 
Isabel Flores. Fotografía de Paula Rosell

Foto: Ras de Terra

5 / 7

Isabel Flores: el entorno rural como potenciador de experiencias culturales

Isabel Flores (Extremadura, 1989) está acostumbrada al nomadismo: recibe su formación académica entre las Facultades de Bellas Artes de Sevilla, La Laguna, Tenerife y la universidad Mimar Sinan Güzel Sanatlar de Estambul, Turquía. Tras licenciarse, cursa máster en Pontevedra y se traslada a Berlín hasta 2016, cuando regresa a Madrid. Isabel trabaja expandiendo lo ornamental para crear espacios envolventes y transitables: la pintura fuera del marco, más allá de los límites del bastidor. 

Ella vive en Horanchos, un pueblo de aproximadamente 3500 habitantes en el sur de Extremadura, por lo que tienen el medio rural muy presente. Además, trabaja en varios proyectos que acercan el arte a zonas rurales. Sencillamente, le apasiona porque “trabajar en contacto con un entorno rural, más allá del paisaje, es una experiencia culturalmente enriquecedora, de intercambio de realidades con los habitantes del lugar”, explica a Viajes National Geographic. Cuando Isabel conoció Ras de Terra le pareció una propuesta emocionante porque, cuenta, los pueblos necesitan proyectos culturales y artísticos de este tipo que se integren en los medios rurales, “que entiendan su realidad y la lleven a la contemporaneidad y que al mismo tiempo luchen contra la despoblación”, dice exactamente a Viajes National Geographic.

 
Natasha Lelenco.Fotografía de Tomás Lijó

Foto: Tomás Lijó

6 / 7

Natasha Lelenco: La reconexión y el abordaje del territorio desde la perspectiva de la sostenibilidad

Natasha Lelenco (Moldavia, 1982) llegó a Ras de Terra algo nerviosa porque es la primera vez que participa en una experiencia tan inmersiva como esta, pero cargada de ilusión. Esta licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Cluj Napoca lleva desde 2009 en España realizando diversos trabajos de fotografía, vídeo e ilustración. Desarrolla su obra en la práctica pictórica y con una apuesta por lo figurativo. Sus nervios vienen de que su trabajo creativo ha sido en estos últimos años solitario “y una se acostumbra a ritmos y procesos que cuesta dejar de lado”, explica a Viajes National Geographic. 

Natasha afirma que el contexto rural es un potente foco de atención, ineludible en el momento actual y que toca repensar nuestras formas de vida y las formas de ocupar el espacio que tenemos desde la perspectiva de la sostenibilidad y desde lo comunitario. “Un camino lleva a la digitalización, a la virtualidad y el otro a la necesidad de asirnos a la tierra, la naturaleza y a su respecto. En este sentido, Ras de Terra ofrece un contexto idóneo a modo de laboratorio y espacio de experimentación y reflexión”, afirma.

 
 
Tamara

Foto: Ras de Terra

7 / 7

Tamara García: el medio rural permite “bajar el ritmo, pensar y crear con calma”

Al contrario que con lo que ocurre con Natasha, esta no es la primera experiencia de Tamara García en una residencia de este tipo. Ella trabaja desde lo cotidiano, lo doméstico y lo aprehendido, analizando el tejido de nuestras relaciones sociales, políticas y culturales e indagando cómo se conforman y modifican mediante leyes no escritas, costumbres y tradiciones. “Se trata de repensar los comportamientos y actitudes que nos condicionan y nos clasifican”, dice cuando explica su trabajo. Un trabajo artístico que busca dar una nueva lectura a objetos, imágenes y materiales de uso diario a través de acciones como coleccionar, acumular o reciclar. Destaca que en Ras de Terra el entorno es perfecto para trabajar, para "bajar el ritmo, pensar y crear con calma”, dice exactamente. 

 

Ras de Terra