Conflicto Ucrania-Rusia

Rusia paraliza los préstamos de obras de arte con los museos europeos

El traslado de las obras ya cedidas se complica con las conexiones aéreas entre Rusia y Europa suspendidas.

La Sagrada Familia de Rafael no llegará a la National Gallery de Londres. Estaba previsto que se incorporara a la exposición The Credit Suisse Exhibition: Raphael, que tendrá lugar entre el 9 de abril y el 31 de julio en el museo británico, como uno de los préstamos internacionales más importantes. Sin embargo, el Ministerio de Cultura de Rusia exigió al Hermitage que detuviera el traslado, así como todos los préstamos que tenía con museos internacionales. Mientras continúe la guerra en Ucrania, se paralizan todos los traslados de obras de arte entre Rusia y Occidente. 

La Safrada Família, Rafael

La Safrada Família, Rafael

Foto: Museo Hermitage

Museo Hermitage San Petesburgo

En este contexto, el museo Hermitage de San Petesburgo ha exigido la devolución de un centenar de cuadros a Italia, que en 2021 comenzó las celebraciones del Año cruzado de los museos, por el que pinacotecas de ambos países intercambiaban sus colecciones. Entre ellas se encuentra Muchacha con sombrero de plumas de Tiziano, que pertenece a los fondos del museo del Hermitage y que estaba expuesto en el Palacio Real de Milán en el marco de la exposición Tiziano y la imagen de la mujer veneciana en el siglo XVI, así como Mujer joven de Pablo Picasso, que estaba prestado en la galería de la Fundación Alda Fendi de Roma.

Hace tan solo dos semanas, Rovigo inauguró una exposición monográfica sobre Kandinsky con prácticamente todas las obras prestadas de museos y colecciones privadas rusas. Los planes de estar abierto hasta finales de junio se ven frustrados por la necesidad de devolver las obras a Rusia. Sin embargo, la suspensión de conexiones aéreas directas entre el país y Europa, complica el transporte de las obras de arte.

Museo Hermitage San Petesburgo
Photo by Artem B on Unsplash

Todo esto ocurre en un marco en el que Moscú ha incluido a Italia en su lista de países hostiles por su reacción ante la invasión de Ucrania, que supone el fin de "todas las actividades de promoción cultural institucional con Rusia", según informó el Ministerio de Cultura en un comunicado. España también está en la lista junto al resto de países de la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Singapur, Taiwán y Suiza, entre otros.

¿Qué ocurre en España?

El Museo del Prado tiene acordados varios préstamos con instituciones rusas tanto para este año como para 2023. Según han informado en un comunicado, estos se resolverán dependiendo del desarrollo de la guerra entre Ucrania y Rusia. Además, el Prado tiene un cuadro de Juan Pantoja de la Cruz en Moscú que ahora, para regresar al Prado, se tendrá que trasladar en camión hasta Finlandia y en avión hasta Madrid, ya que los vuelos entre España y Rusia están cancelados.

Por otro lado, la sede malagueña de la Colección del Museo Ruso pasará a estar en "hibernación", lo que significa que seguirá abierto al público pero no renovará las exposiciones en abril como estaba previsto, según se acordó en el pleno del ayuntamiento. Esto ocurre después de que el Ministerio de Cultura emitiera un comunicado titulado España se suma a la imposición de medidas de veto a Rusia en el ámbito cultural y deportivo en el que una de las medidas consiste en “instar a la suspensión de los proyectos e iniciativas en curso con la Federación Rusa, así como la cancelación de aquellas que se hubieran previsto y aún estuvieran pendientes de iniciarse”.

Hermitage Ámsterdam
Foto: Hermitage Ámsterdam

Ámsterdam rompe con el Hermitage

El Hermitage de Ámsterdam también ha roto sus relaciones con Rusia por su guerra en Ucrania. En un comunicado, la pinacoteca explica que la Junta y el Consejo de Supervisión de la institución han decidido “romper los lazos” con el museo hermano en Rusia. A efectos prácticos, esta decisión supone el cierre inmediato de gran parte del museo.

Mientras Rusia detiene todos los préstamos con el resto de centros de arte de Occidente, los museos de Ucrania se esfuerzan para poner a salvo sus obras de arte en búnkers y protegiéndolas con cartones, plástico y otros materiales.