¿Jack, sigues ahí?

Seis expediciones permitirán viajar al pecio del Titanic en 2021

Durante nueve horas, grupos de cinco aventureros viajarán a las profundidades del océano Atlántico para observar el naufragio más recordado de la historia, el Titanic.

El 14 de abril de 1912 se hundía el Titanic en el Atlántico Norte y con él, la opulencia hecha transatlántico. El que fuera el mayor barco de pasajeros del mundo al terminar su construcción, aún yace 110 años después en el fondo marino aunque algo deformado por los organismos que se han adherido al casco y los carámbanos de óxido que amenazan con deshacerlo por completo.

Mientras eso no ocurra, el Titanic seguirá colmando los deseos de muchos viajeros ansiosos por ver con sus propios ojos las ruinas del bote. Pues bien, en 2021 y tras 15 años sin ser visitado, un número limitado de pasajeros tendrán la oportunidad de descender a las llanuras abisales y contemplar el mítico transatlántico. Una imagen para ver una pasado intacto, ya que aún permanecen muchas de las pertenencias de los pasajeros, al igual que los salones y muebles de época.

1 / 5
Un viaje abisal

Foto: Ocean Gate Expeditions

1 / 5

Un viaje abisal

La experiencia, que dura nueve horas, comienza en la isla de Terranova (Canadá) donde grupos de cinco personas zarparán hasta las coordenadas del pecio y, después, descenderán a 4.000 metros de profundidad a bordo del Titán, el submarino que la compañía Ocean Gate Expeditions pondrá a disposición para aterrizar en las llanuras abisales del Atlántico Norte. Por el momento se tienen previstas hasta seis expediciones de este tipo, que comenzarán en mayo de 2021.

Titan, un submarino de lujo

Foto: Ocean Gate Expeditions

2 / 5

Titan, un submarino de lujo

Se trata de un submarino construido a base de titanio y fibra de carbono y diseñado por la propia NASA, en colaboración con Boeing, la empresa aeroespacial responsable de muchos de los aviones que sobrevuelan los cielos en la actualidad. Viajar a bordo de él tendrá un coste de 125.000 dólares, es decir, poco más de 100.000 euros. Un precio que no solo cubre costes, sino que también subraya la exclusividad del viaje: para hacerse una idea, existen más personas que hayan estado en el espacio que alrededor del Titanic.

Proceso de selección

Foto: Ocean Gate Expeditions

3 / 5

Proceso de selección

Por el momento ya hay inscritos 35 pasajeros dispuestos a lanzarse a la aventura, aunque la empresa ha anunciado que aún quedan algunos asientos disponibles. Pero llegar hasta el Titanic requiere algo más que dinero. Los seleccionados tienen que pre inscribirse, pasar una entrevista por videollamada con la propia empresa y realizar un entrenamiento específico para superar las adversidades técnicas, como por ejemplo, los cambios de presión.

Cousteau y cinco más

Foto: Ocean Gate Expeditions

4 / 5

Un 'Cousteau' y cinco más

La inmersión a las profundidades atlánticas va más allá de la actividad turística. Durante el trayecto, los pasajeros estarán acompañados también de varios oceanógrafos que aprovecharán el viaje submarino para escanear el fondo oceánico y el pecio para crear un modelo 3D del estado actual del Titanic. El objetivo, según Ocean Gate Expeditions es contribuir al mantenimiento del pecio, muy mermado por las condiciones a las que está expuesto.

Al borde de la desaparición

Foto: NOAA

5 / 5

Al borde de la desaparición

Si no se toman medidas, pronto el Titanic no será más que un recuerdo colectivo. En 2016, un estudio reveló que las bacterias extremófilas están devorando el casco dejando huecos enormes en su estructura. A eso hay que añadirle el desgaste producido por el óxido, las frías aguas del Atlántico y los organismos que se adhieren. De seguir así, el Titanic podría desaparecer en 15 o 20 años, por lo que estos viajes podrían salvar parte del pecio más deseado del mundo. 

Un viaje abisal

Compártelo