El futuro era esto

Turismo espacial: ¿qué supone para el mundo de los viajes el éxito de SpaceX?

El lanzamiento, el pasado 30 de mayo, de la misión Crew Dragon Demo-2, es un gran paso para el viajero.

No solo los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley han hecho historia. SpaceX, dueña del vehículo comercial que lo hizo posible, es la primera empresa privada en marcar un hito espacial. Las hazañas del ingenio humano y los logros científicos han escrito, en mitad de una crisis sanitaria mundial, una nueva página en la era espacial, pero también en la de los viajes.

SpaceX

Foto: SpaceX

SpaceX

Todo salió bien. El éxito en la primera parte de la misión espacial que mandó a los dos astronautas de la NASA hasta la Estación Espacial Internacional en un vehículo comercial de una empresa privada ha demostrado que el proyecto funciona tal cual se diseñó, logrando, incluso, un acoplamiento automatizado. ¿Es el comienzo de las experiencias turísticas en el espacio? Empresas privadas como SpaceX, Virgin Galactic o Blue Origin lo tienen claro: la respuesta es sí.

No son teorías ni elucubraciones; tras el éxito obtenido, SpaceX ya ha anunciado una asociación con Space Adventures (empresa especializada en turismo espacial) para el primer viaje turístico espacial. Y aunque no ha trascendido el precio del viaje, la primera incursión turística podría tener lugar a lo largo de 2021 y el programa está ya definido: Los primeros viajes se llevarán a cabo con la misma cápsula (vehículo) en el que despegaron el pasado sábado 30 de mayo los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley, que no se acoplará a la EEI sino que permanecerá en órbita, tal y como confirma un comunicado emitido por SpaceX, compañía fundada por Elon Musk: “Esta misión histórica allanará el camino de los vuelos espaciales para todos los que sueñan con ellos”. Y los que puedan pagarlo, claro.

SpaceX

Próximas vacaciones en la luna

Render: SpaceX

Y así, después de que medio planeta permaneciera en vilo pendiente del lanzamiento emitido por la NASA en su canal de YouTube, nos ubicamos en el comienzo de un floreciente negocio comercial en vuelos espaciales humanos que no se limitará a un solo proveedor, sino que abrirá oportunidades para un tremendo crecimiento en la industria comercial de vuelos espaciales. El espacio es el límite para las empresas privadas que ven un nuevo mercado más allá de la estratosfera; a su favor tienen que sus pasajeros no están dispuestos a viajar en low cost. Así pues, a la par que empresas como SpaceX seguirán contribuyendo al lanzamiento de astronautas profesionales de la NASA para proyectos en el espacio, también se apunta a desarrollar un nuevo negocio aeroespacial para pasajeros menos profesionales, pero deseosos de nuevas experiencias.

Sentimientos espaciales

La empresa de Elon Musk no está sola. El CEO de Virgin Galactic, George Whitesides, también ha expresado su apoyo al lanzamiento, y a las implicaciones para la industria del turismo espacial a través de un comunicado, en el que destaca la realidad de lo que está sucediendo: “Hay un sinfín de oportunidades y posibilidades emocionantes a partir de este hito, como que los astronautas comerciales o los investigadores académicos puedan experimentar el espacio de una manera más asequible a bordo de SpaceShipTwo, o que puedan viajar hasta la Estación Espacial Internacional en el Crew Dragon (la cápsula de SpaceX) o el Starliner de Boeing, otro de los jugadores de este tablero espacial.

Habitación con vistas

Render sobre la separación del transbordador de su cohete. 

Render: SpaceX

Un nuevo turismo de lujo

Definitivamente el hito de SpaceX afianza un paso más para el turismo espacial, ya que ahora cualquier persona (con un alto patrimonio económico, eso sí) puede desde ya cumplir el deseo de salir del planeta y entrar en órbita, algo que si bien hasta ahora se veía como una excentricidad propia de los millonarios, hoy aglutina diferentes empresas privadas dispuestas a competir para hacerlo realidad. El mundo entero ha podido seguir esta semana, y en tiempo real, como se cumplía el mayor hito, hasta la próxima fase, de los viajes espaciales, donde las naves propiedad de compañías privadas, en lugar de organismos gubernamentales, envían astronautas y turistas al espacio orbital.

Que el espacio es el nuevo objeto de deseo de los millonarios no es nada nuevo, aunque el turismo espacial sí lo es, y esto es una ventaja de la que muy sabiamente se han apropiado las compañías estadounidenses, que todo indica que liderarán el camino en el futuro de los viajes espaciales. Por ahora, la expectación es máxima y la propia SpaceX ya ha anunciado que ha vendido el primer billete a la luna. Y a pesar de que parece evidente que SpaceX tiene una ventaja significativa sobre sus competidores en la industria espacial comercial, Richard Branson con Virgin Galactic o Jeff Bezos con Blue Origin sueñan con hasta ofrecer hoteles espaciales, algo que, visto lo visto, no suena ya tan disparatado. La atracción de la gravedad es más evidente que nunca.

Compártelo