Majamaja

El sueño de dormir en una cabaña autónoma se hace realidad en Helsinki

El proyecto MajaMaja es mucho más que un fetiche nórdico, es alojarse en una solución habitacional y vacacional sostenible y con mucho futuro.

Helsinki y su archipiélago siempre han tenido una relación estrecha que va más allá de lo meramente natural. Antes de que aquel asentamiento portuario se convirtiera en la capital del país una vez los zares tomaran control del Ducado allá por el año 1809 estas islas servían como como varadero para pescadores. Décadas antes, la creciente tensión entre las coronas suecas y rusas, provocó que estos trozos de tierra se transformaran en bastiones defensivos, en fortalezas desde donde proteger el litoral de los ataques marítimos. Y ahora, estos reductos naturales se han convertido en una especie de laboratorio para proyectos artísticos y turísticos con un claro enfoque en la sostenibilidad. Si Vallisaari el año pasado se convirtió en la sede de la bienal de arte de la ciudad, este año está de estreno Laajasalo, donde se emplaza Majamaja, un poblado de cabinas autosuficiente al que se accede por mar o por tierra gracias a los carriles bici y a los puentes que conectan la metrópolis finlandesa con este remoto paraje.

1 /4
MM2 photo by Chikako Harada

Foto: Chikako Harada. Majamaja

1 / 4

Un refugio en modo siglo XXI

Llegar en barca desde el puerto de la ciudad supone despojarse, poco a poco, de cualquier atisbo de urbanidad para arrojarse al paisaje. Justo cuando la retina deja de identificar barcos y edificios aparece la silueta de una cabina con una silueta clásica y un color oscuro que parece haber aterrizado sobre los bolos de granito que caracterizan este paraje. Conforme el rumbo se aproxima al coqueto muelle de madera el visitante comienza a comprender que no se trata de otra cabaña más. Aquí hay sofisticación, hay delicadeza, hay diseño discreto. Nada es casual. Ni siquiera coyuntural.

 

 

La explicación de todo esto está en las raíces del proyecto. Majamaja, que en finés significa algo así como “refugio-refugio”, está un grupo de diseñadores y ambiéntologos liderados por el estudio francofinlandés Littow Architectes. Todo comenzó con un objetivo: desarrollar unas viviendas prefabricadas, independientes y 100% autosuficientes. Un sueño común a muchos contemporáneos de este grupo de profesionales, pero que pocos han llegado a desarrollar hasta este punto. Y es que, por encima de todo, Majamaja es la primera obra maestra de este conglomerado de talentos. Los paneles solares y el patentado sistema de reutilización de agua que se camuflan en su exterior dan fe de los avances logrados.

MM5 photo by Chikako Harada

Foto: Chikako Harada. Majamaja

2 / 4

Menos es más

La primera impresión al cruzar sus puertas es que logra un hito: sublimar el paisaje. El hecho de enmarcarlo y exhibirlo a través de un enorme ventanal hace que se esté ante una obra de arte de la naturaleza. Como si se hubiera logrado domesticar pero sin tener que modificar el entorno.

Más allá de el efecto wow que genera el paisaje costero, lo que asombra de la cabaña es que todo está pensando para optimizar el espacio. En el pequeño hall de la entrada la mesa se descuelga de la pared, el sillón colgante de pliega al antojo del huésped y los taburetes se pueden transformar en una tabla mínima como si de un origami de papel se tratara. En la planta de arriba, la habitación es una especie de trampantojo mucho más grande de lo que parece gracias a la altura del techo a dos aguas. Y todo ello con ese toque distintivo y cálido que le da el uso de la madera. Por su parte, el baño, la cocina y la ducha se esconden tras paneles correderos. Su perfecto funcionamiento demuestra que estas cabañas autosuficientes funcionan y ofrecen las comodidades de la contemporaneidad.

MM0 photo by Chikako Harada

Foto: Chikako Harada. Majamaja

3 / 4

De concepto a alojamiento

Pero hasta aquí no se llega para admirar esta pericia técnica y arquitectónica. Se viene a dormir. Y es que, cuando Littow y compañía decidieron poner en práctica sus hallazgos optaron por crear un pueblecito en un entorno único. El proyecto de la ciudad de Helsinki de hacer accesible el frente marítimo y el archipiélago en base a unos estrictos criterios de sostenibilidad hizo el resto. El resultado, un conjunto de cabinas que se pueden alquilar como alojamiento turístico. Y es que, más allá de patentar el diseño y visitar ferias, la mejor solución para difundir el proyecto que se les ocurrió fue la de transformarlo en lo que tiene que ser: un oasis para el ocio, una sucursal del relax capaz de ubicarse en cualquier lugar del planeta. Para ello, además, se ayudan de un centro vacacional para personas mayores ubicado muy cerca cuyos empleados se encargan del limpiado de las instalaciones. Pura economía circular.

MM1 photo by Chikako Harada

Foto: Chikako Harada. Majamaja

4 / 4

Un pueblo efímero

La cabaña negra de Majamaja pronto contará con otra casita hermana que, aunque se orienta en otra dirección, está pensada para que sea el germen de una comunidad. Como en todo proyecto con ADN Suomi, el pueblo tendrá pronto una sauna que será el tercer integrante de esta aldea. El proyecto tiene previsto sumar un total de 5 módulos a corto plazo, aunque Littow y sus socios ya están negociando con otros lugares para implementar sus pueblos efímeros en diversos ecosistemas. La idea es la misma, poblar sin incidir, disfrutar sin molestar. En definitiva habitar un paisaje para que la quimera de huir de todo mundanal ruido sea una realidad.

MM2 photo by Chikako Harada